Entre Emi y Rodri: una chica llamada Giuli (capítulo dos)

[Visto: 617 veces]

(viene del capítulo anterior)

Al día siguiente, Rodrigo llamó a Emilia pero sólo le respondía la casilla de voz. Pensando que entendería la noticia pero que necesitaba tiempo, él no intentó de nuevo. Al cabo de una semana, sin embargo, el hecho de no mandarle avisos lo tenía medio preocupado. Así que decidió escribirle a su correo electrónico: no obtuvo respuesta.

El asunto se ponía feo al ver que las clases a las que ambos asistían tenían una ausente notoria. Pasó otra semana más, y Rodrigo la llamó otra vez. Peor: sonaban dos timbradas y cortaban al otro lado. Finalmente, más tarde aquel mismo día, le envió un SMS. “Emy, sorry x no aberlo dixo ants, spero ke stes bien y t acuerds d studiar. Rodri”, redactó antes de teclear “send”.

Y al instante después, se estaba arrepintiendo. “¿Por qué lo escribí?”, se dijo contrariado, “si está de veras interesada en pasar las evaluaciones, pues Emi debería llamarme”. “Creo que eso es todo”, se resignó y empezó a caminar con rumbo a la salida. En pleno trayecto se encontró con su enamorada.

Ella lo besó efusivamente, pero era como si besara una pared. “Estás raro”, le comentó Giuli, “¿sucede algo?”. “No, qué va, todo bien”, intentó disimular Rodrigo su desgano, “vámonos”. Volvieron a caminar hacia la salida. Tras unos cuantos pasos, el aparato empezó a vibrar en su bolsillo. Rodrigo respondió. “¿Dónde estás, Rodri?”, era la voz desesperada de Emilia…

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *