Crimen en la calle Indiferencia (capítulo final)

[Visto: 583 veces]

(viene del capítulo anterior)

Pero se detiene al llegar a la esquina. Piensa que descubrirían pronto el cadáver. Vuelve al auto y saca la llave del contacto. Ahora puede abrir la maletera, y coloca no sin algo de esfuerzo el cuerpo de Jorge dentro. “Práctico y sencillo”, se dijo el desconocido mientras se colocaba nuevamente el casco y huye en la moto.

Jorge, a punto de fallecer, recuerda la pregunta que le hizo a su primo al despedirse: “¿este favor saldará mi deuda contigo?”. “Por supuesto”, oyó en aquella imagen cada vez más borrosa del oficial abriéndole la puerta de su despacho. Su cuerpo no fue descubierto sino hasta una hora después que llegó la policía, cuando los peritos notaron sangre salir de la maletera. Fue entonces que llegó el encargado de la investigación, el capitán Rodríguez.

Uno de los oficiales se le acercó, detallándole el hallazgo de los tres cuerpos. “Murieron casi a la misma hora”, señaló el oficial, “posiblemente se trate de un asunto de celos”. “Muy probable”, dijo Rodríguez. Se animó a preguntar si había algún testigo del hecho. “No, nadie vio ni oyó nada. Extraño”, comentó el perito al retirarse. El capitán miró el cadáver de Jorge. Y a su oído susurró: “Lo siento, no era suficiente”. Alejándose del taxi, una malévola sonrisa esbozó.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *