El fuego celeste (capítulo final)

[Visto: 738 veces]

(viene del capítulo anterior)

Miguel se abalanzó contra el guardia, pero Nimes se desvaneció en la bruma sólo para atacarlo de forma brutal. El joven era empujado por una fuerza incontenible que lo levantaba del piso y lo arremolinaba en medio de la niebla. Finalmente cayó pesadamente sobre el piso, golpeándose de forma durísima la rodilla. Su grito desgarrador remeció la tétrica y silente noche.

Nimes recobró su forma humana, y se acercó a paso lento pero seguro hacia el joven. Lo levantó agarrándolo del cuello. “Este es tu final”, indicó el falso guardia, listo para el golpe de gracia. Sin embargo, una voz lo detuvo: “Espera”, dijo Carla arrodillándose ante su presencia. Juntó sus manos y le rogó que le perdonara la vida a su enamorado.

El asesino, entonces, recordó el gesto de su amada, y soltó al muchacho. Avanzó hacia la Carla, que mostró un inusitado coraje en medio de esa escena de horror. El brillo del dije empezó a aumentar a medida que Nimes se acercaba cada vez más. Nimes tomó el accesorio en su mano y le preguntó a Carla si estaba dispuesta a hacer un sacrificio.

“Sí”, respondió ella sin dudar. En ese momento la luz del dije los envolvió por completo unos segundos y luego desapareció. “¡Carla!”, la llamó Miguel en su intento por caminar. Pero ella no lo escuchó: sólo reflejó una mirada de amor hacia Nimes. Él la abrazó con fuerza: “Esposa mía”. “Esposo mío. Ya no volverás a estar solo”, habló el espíritu dentro del cuerpo de Carla.

El longevo mago volteó hacia Miguel, decidió curarlo y le entregó el dije que aún brillaba. “Para que recuerdes siempre el sacrificio que un día ella hizo para salvar tu vida”, dijo con una triste solemnidad. Luego tomó de la mano a su esposa, y ambos saltaron en el fuego celeste, el mismo que empezó a consumirlos y se apagó rápidamente, mientras el joven lloraba incontenible ante la pérdida de su enamorada.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *