El hombre en la capucha (capítulo cuatro)

[Visto: 683 veces]

(viene del capítulo anterior)

La clase había terminado pero en la mente de Jano nunca comenzó: sentía que necesitaba hablar con Mirella, aunque sea un par de palabras. La joven ya se iba, así que tuvo que correr un poco para alcanzarla…

– Mirella, hola.
– Hola.
– ¿Podemos hablar?
– No tenemos nada que hablar…
– Te debo una explicación.
– ¿Y se supone que ahora debo escucharla? Cuando te di la oportunidad no la dijiste.
– Fue para protegerte.
– ¿Y decírmelo ahora me protegerá? Ahórrate las palabras.

“¿Interrumpo algo?”, escucharon detrás. Era Yancarlo, viendo a Mirella. “No es nada Yanca, ¿nos vamos?”, lo distrajo la joven. Mientras ella caminaba, Ramírez miró desafiante a Jano, pero él ni se inmutó durante todo el tiempo que ellos se alejaron. “Sorry man, debí contártelo antes”, confesó Neto, que lo había alcanzado. “Normal, tío”, tranquilizó Jano a su amigo y luego le pidió un favor: “¿y sabes donde conseguirme unas ‘pastillas’?”.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *