El fuego celeste (capítulo tres)

[Visto: 656 veces]

(viene del capítulo anterior)

“Bu, esa historia no dio miedo”, dijo Miguel haciendo reír a todos los presentes. Uno de los muchachos preguntó quién tenía otra historia para pasar el rato. Así que Carla se animó y, sujetando el dije de su cadena, empezó a contar:

“Hubo hace mucho tiempo un muerto viviente llamado Nimes Ieru. Este había sido antes un mago trastornado, que había sido castigado por los dioses porque convirtió la noche en día y revivió a numerosos muertos, sólo para demostrarle a los inmortales el inmenso poder que poseía. Como consecuencia de ello, se le condenó a pasar una eternidad enmendando su error. Y se dice, que las noches muy negras y frías, en donde la luz parece desaparecer, es porque Nimes Ieru anda detrás de nuevas almas que completen su cuota sangrienta…”

Entonces, alguien tocó la puerta y los gritos nerviosos saltaron en el grupo. Era el viejo guardia, que regresaba con las cobijas y un par de linternas. “Vaya hombre, ya era tiempo”, habló Miguel reponiéndose del susto, “¿y el profesor?”. “Me envió donde ustedes mientras él seguía buscando lo demás”, dijo el hombre canoso. Aceptando la respuesta, Miguel le pidió a su enamorada que continuara con la historia pero ella mintió: “y bueno, esa es la historia”.

Como no veía en los ojos de Jerónimo señal que la situación fuera a cambiar, Miguel le pidió al grupo que intentaran descansar un poco. Aprovechó ese momento para acercarse a Carla y preguntarle por qué no terminó la historia. “Tú sabes que no soy buena narrando relatos”, dijo ella, “además la historia se haría increíble si mencionara que el dije era la fuente de su poder”. Se sintió aliviada que justo hubiera llegado el guardia, haciendo un giro terrorífico a su aburrida narración.

De pronto, escucharon otra vez aquellos horribles gritos y la confusión se expandió entre los estudiantes. “Este ya no es un lugar seguro”, casi gritó Jerónimo, “hay que huir”. Horrorizados por la afirmación del guardia, los alumnos salen en tropel del edificio…

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *