Archivo por meses: marzo 2010

Doble secuestro (penúltima parte)

[Visto: 828 veces]

(viene de la parte seis)

Coco llora. Sigue sin poder entender quién o quienes están detrás de su secuestro: no tenía problemas con su familia, tampoco con sus amigos. “No lo entiendo”, sigue repitiéndose entre sollozos mientras en su pensamiento aparecen las caras de sus amigos caídos. Luego, de una espera prolongada, la puerta de la cocina se abre nuevamente. Un tercer enmascarado sale junto con Equis y Uno y se para frente al rehén.

“¿Y quién eres tú?”, pregunto el joven con tono furioso. “Llámame Simple, aunque eso no interesa”, dijo el desconocido. Con voz firme aunque calmada, fue raro que reconociera que había sido un error que Julio terminara muerto. “Lo importante es que cooperes, ahora que ya sabes las consecuencias”, dijo el desconocido. Acto seguido le dio el celular para que llamara a sus padres.

Como Coco se negara, Simple le apuntó a la sien y preguntó de nuevo: “¿Llamas?”. Coco estaba aterrado, marcó el número y les avisó a sus padres la tensa situación en que estaba. Alejando el aparato del joven, Simple explicó: “dentro de dos horas volveré a llamar y quiero que tengan el dinero”. Cortó y mandó a Uno a que trancara la puerta principal.

Una hora más tarde, el capitán Gómez y su equipo arribaban a la zona. La policía del lugar, con mucho sigilo, había penetrado en los alrededores. Una casa frente a la secuestrada era el punto de reunión de las autoridades responsables. Los datos también estaban a la orden, tal vez dos o tres sospechosos, y probablemente 5 rehenes. Los disparos de hace un rato fueron señalados y el extraño movimiento de un enmascarado hacia la puerta principal.

El contacto con los familiares de Coco no se había perdido pero no sabían cómo utilizar eso a su favor. Vinatea sugirió que les dijeran a los padres del joven que confirmaran el dinero, utilizarían ese tiempo para distraer a los plagiarios mientras comenzaba el operativo. “Hecho”, aprobó Gómez, “tú y Machado comandarán la entrada”. Mientras sus agentes se preparaban junto con los otros integrantes del escuadrón, el capitán pidió un rifle. “Esta locación es buena”, indicó Gómez posicionándose como francotirador.

Cada minuto que pasó hasta esa llamada el silencio imperó. Una vez que los hombres encargados de la interceptación dieron el visto que se realizaba la llamada, Gómez anunció: “Procedan”. Machado y Vinatea ganaron la puerta y verificaron que estaba trancada. Pidieron una carga explosiva. Se alejaron un poco y la detonaron. La onda expansiva destrozó algunos vidrios de la sala.

El fuego graneado empezó a abundar mientras los agentes entraban por la cochera. Subieron por la escalera y apuntaron al sospechoso. Éste se encontraba detrás de Coco y lo amenazaba con su pistola. “Aléjense”, gritó el sospechoso sin el pasamontañas. “Basta, Beto, ¡basta!”, gritó Coco atemorizado. Una bala del francotirador atravesó la sala…

(continúa) Sigue leyendo

En el Día Internacional de la Mujer: Los mismos desafíos pero una renovada esperanza

[Visto: 706 veces]

Un nuevo Día Internacional de la Mujer tiene hoy lugar y, buscando por la web, encontré la información de una encuesta elaborada por el Grupo de Opinión Pública de la Universidad de Lima en la capital (realizada los días 13 y 14 de febrero), con cifras muy interesantes que recoge el diario El Comercio.

Para empezar, si bien la mayoría de encuestados responde que si bien subsiste la discriminación contra la mujer (84.5%) y que la peruana sigue siendo una sociedad machista (88.8%), hay una sensación de mayor logro en la igualdad de oportunidades para ambos géneros (82.8%). A pesar de ello, continúa siendo el hogar la actividad donde más destaca el sexo femenino (36.4%), seguido de los deportes (21.1%) y los negocios (14.7%).

En contraste, la violencia familiar sigue siendo el principal problema que afronta la mujer en nuestro país (43.3%) –a pesar que la mayoría de los entrevistados discrepa con haber sufrido violencia física (82.7%) o psicológica (74.3%) de su pareja-, además de la falta de educación (16.7%) y embarazos no deseados (11.4%). Estas sensaciones permanecen pese a que, en el mismo estudio, los encuestados señalan una igualdad de oportunidades en la educación (73.8%) y menores prejuicios para los temas sexuales (58.2%).

Resultados que me llevan a opinar que, pese a todas las respuestas que señalan que la situación de la mujer en el Perú ha mejorado, aun queda mucho trabajo de concientización para verlas en una completa dimensión. No sólo son madres, esposas, amigas, compañeras. También personas que día a día se esfuerzan por darles a más mujeres la esperanza que, tan igual como los hombres, si tienen los mismos sueños y objetivos, también tengan las mismas oportunidades en cualquier campo de vida en el que se desarrollen. Sigue leyendo

La noche del apagón

[Visto: 706 veces]

Y de pronto, la luz se fue. Se convirtió en una incomodidad tremenda porque no había terminado de guardar el archivo en la computadora. Nos dijeron a todos para salir del edificio. Si bien algunas luces de emergencia alumbraban la salida, los transportes no paraban en las esquinas repletas de involuntarios pasajeros. Los segundos que siguieron comenzaron a hacerse confusos entre las personas que comenzaban a caminar.

Rubén fue uno de ellos. Se adentró por unas calles solitarias y oscuras donde la luz no había vuelto. Era una oscuridad tan extraña, que de sólo ver la luz de los autos al transitar por las calles parecía reflejar sus luces a demasiada potencia. Entonces, él se paró un momento para tocarse los ojos que se sentían muy deslumbrados. Apenas apartó las manos, escuchó raros ladridos.

Rubén volteó a ver y se encontró con que, a cierta distancia, un par de lobos con las cabezas deformes querían entrar a unas casas. Pero luego olieron sus pasos, y voltearon en su dirección. Espantado, él corrió a todo lo que dieran sus piernas mientras los animales empezaban la feroz persecución. Corrió y siguió corriendo, hasta que alcanzó una avenida iluminada por los faros en aquella negra noche.

Cesaron los extraños ladridos y Rubén viró otra vez la cabeza en dirección a sus perseguidores. Los lobos habían desaparecido. En su lugar sólo había un par de jóvenes que se agachaban por el cansancio y no comprendían por qué. Él siguió caminado bajo la luz de los faros un buen rato hasta que se topó con otra zona oscura.

Pudo ver que la confusión había dado paso a los gritos y esporádicas ráfagas de armas de fuego. No entendía por qué sucedía, pero no le quedaba otra opción más que dirigirse hacia allí, ya que en un parque cercano se encontraba su casa. Así que, armándose de valor, Rubén ingresó corriendo en esa zona oscura y otra vez sus ojos empezaron a experimentar aquella inesperada molestia.

A pesar de ello, no paró y se acercó lo suficiente a su casa. Quiso abrir la puerta con la llave que tenía en el bolsillo pero alguien no dejaba pasar. Intentó empujar la puerta y extender el brazo, pero tuvo que retroceder cuando la cerraron con fuerza. “No te dejaré pasar, bestia”, gritó su hermano, mientras Rubén quedaba anonadado con la sorpresiva respuesta.

Se retiró un par de metros de la entrada y gritó hacia el segundo piso, a ver si lo podían oír y cambiar de actitud. Se abrió una ventana pero no espero lo que venía. Unas balas atravesaron su cuerpo a toda velocidad y Rubén cayó sobre el pavimento, mientras recordó aquella profecía que de niño le contaron: “el día que la luz se apague, manténganse en casa unidos porque, si están afuera en la oscuridad, nadie los reconocerá”. Sigue leyendo

Comisión Luízar entrega su informe final sobre actividades de ‘chuponeo’ de BTR

[Visto: 1095 veces]

Tras varios meses, el lunes 1 la comisión especial encargada de investigar la interceptación telefónica realizada por Business Track (BTR) votó por mayoría (3-2 por voto dirimente y una abstención) su informe final. El presidente de dicho grupo, Oswaldo Luízar, señaló que el documento es un tanto diferente al que se filtró a la prensa la semana pasada debido a las modificaciones en las recomendaciones y conclusiones.

Según la información recogida por El Comercio, el informe sostiene que hay indicios de que Andrick Service S.A. y BTR, de forma planificada y organizada, habrían hecho interceptaciones telefónicas y electrónicas; además que esta última también habría cometido lavado de activos.

También señala que Alex Kouri habría contratado a BTR para “chuponear” al entonces presidente regional del Callao, Rogelio Canches; que el ex ministro Francis Allison estaría involucrado en las labores de lavado de activos de BTR, al igual que mentir sobre sus cuentas bancarias ante el grupo investigador; y que la entonces presidenta del Congreso, Mercedes Cabanillas, no sustentó debidamente los trabajos de barrido electrónico que hizo BTR durante su gestión.

Igualmente, dicho documento recomienda que el artículo 162 del Código Penal, que tipifica la interceptación como delito, sea modificado, así como enviar el informe a la Subcomisión de Acusaciones constitucionales y la Comisión de Ética para que investigue a los congresistas mencionados en él.

También que, si de lo documentado contra las personas que formaron parte de dicha organización delictiva (Elías Ponce y otros empleados de BTR así como el periodista Pablo O´Brien) se concluye que cometieron algún delito, dicha información se derive al Ministerio Público para que realice las labores pertinentes.

La labor de la comisión, que habría gastado cerca de S/. 245 mil en 15 meses –principalmente en sueldos de asesores-, ha sido duramente cuestionada y algunos de sus integrantes podrían incluso terminar denunciados por difamación. Sin embargo, el pleno del Congreso tiene la última palabra cuando se vote la aprobación o rechazo de su informe. Sigue leyendo

Doble secuestro (parte seis)

[Visto: 794 veces]

(viene de la parte cinco)

El capitán Gómez, sentado tranquilo en su escritorio, no imaginaba el repentino alboroto que venía. Vinatea entró de pronto en su despacho y le hizo saber la mala noticia: “Acaban de llamar los padres del chico secuestrado”. Contó que los plagiarios habían pedido un millón de rescate y que cada tres horas matarían un rehén si no le entregaban el dinero.

“Además, el carro que buscamos ya apareció”, agregó para indicar que el joven estaba en el mismo lugar que el auto. “La policía en el sur recibió un anónimo”, finalizó. “Llama a Machado y Cabrera, que vayan armados”, señaló Gómez, “el operativo va a comenzar”.

En la casa de playa, las tres se hicieron eternas. Equis consultó su reloj y decidió marcar el número de los padres. “Y bien, ¿tienen el dinero?”, preguntó algo sereno. Sin embargo, paulatinamente, su rostro acabó en una desesperada mueca al escuchar la negativa. “¿Acaso no entienden que la vida de su hijo está en mis manos?”, terminar por gritar furioso. Cerró el celular un momento y le ordenó a Uno que fuera al cuarto.

Su secuaz sacó a rastras a uno de ellos. Era Julio, quien estaba con las manos amarradas detrás de la espalda y un trapo en la boca. Llamó de nuevo y gritó: “¡Escúchenlo!”. Julio se identificó y empezó a pedir ayuda. Coco no lo podía ver porque su silla se encontraba de espaldas a su amigo, pero se agitaba desesperado. “¡Déjenlo, déjenlo!”, trató de defenderlo.

Pero Equis ya lo tenía decidido y, apuntando a Julio, disparó dos balas que aniquilaron su cráneo. “El próximo es su hijo”, y cortó la llamada. Coco empezó a llorar amargamente: “¿por qué?”, le inquirió a su plagiario. “Esto no se suponía que fuera así”, fue lo único que dijo el asesino. De súbito, el celular empezó a sonar y la misteriosa voz del otro lado dijo: “Vengan”. Equis y Uno cerraron tras de sí la puerta de la cocina.

(continúa) Sigue leyendo