LÓGICO FIN DE UN AVENTURERO RAPAZ

Alejandro Toledo Manrique, pese a sus orígenes humildes, no fue nunca un luchador social como Evo Morales, por ejemplo. La suerte lo ayudó para salir muy joven a estudiar a Norteamérica, donde alcanzó algunos éxitos que a su retorno al Perú utilizó para encandilar como economista a ciertos sectores sociales, ayudado por una apropiada presencia mediática. Luego aprovechó la coyuntura que ofrecía la fuerte oposición al gobierno autoritario y corrupto de Alberto Fujimori para empezar una carrera política que, a río revuelto, lo llevara a la ansiada Presidencia de la República.

Mi inicial conocimiento acerca de él, fue bastante negativo. Ya había comenzado como visitante de las redacciones de los periódicos para hacerse entrevistar sobre materia económica, apoyándose en el prestigio que exhibía de haber estudiado en Harvard. Sus ambiciones políticas no las podía disimular. Se hizo conocido, pero de allí no pasó por un tiempo.

Un día conversando con el entonces Decano del Colegio de Abogados de Lima – cuyo nombre me reservo – amigo mío hasta ahora, me contó un problema que después sería un escándalo nacional y hasta internacional: la paternidad negada de su hija ZARAÍ TOLEDO OROZCO. Me dijo mi amigo Decano que había visto varias veces visitar a Toledo, en las oficinas que el Colegio ofrece a los abogados que no tienen Estudio o alguna urgencia, a un ex magistrado a quien por no haber cedido a presiones políticas lo habían sacado del P. Judicial, lo que lo obligó a ejercer la defensa libre para subsistir. Como amigos le preguntó cuál era la razón de sus visitas, a lo que el letrado le reveló que lo defendía en un caso de paternidad, pero que Alejandro se había encaprichado en NEGARLO, pese a los consejos en contrario del letrado el que, finalmente, dejó de defenderlo. Mucho después ya en carrera política, producido el escándalo, siguió negándolo mil veces, de acuerdo a otras tantas versiones para justificar una canallada. Esta ya es historia bien conocida – para los informados – pero desde entonces, evaluando lo que significa una acción de esta naturaleza moral, vi en los gestos maníacos con los que quiere poner énfasis a sus palabras, dibujarse los rasgos de un patán. Puede mentir – y ahora sabemos, robar – sin dejar de sonreír o fingir ira. Al final del camino, ya sin alternativa, reconoció a su hija Zaraí con el mismo entusiasmo como cuando la había “negado”. Y añadió que: “se sentía orgulloso de ella”. La cereza que faltaba al pastel.

Cierto que participó – con buenas compañías – en la Marcha de los Cuatro Suyos, como cierto es que contó con la torpe y a la vez maquiavélica colaboración de Montesinos al infiltrar la marcha para generar grave violencia y terminar con el incendio del Banco de la Nación con 6 vigilantes en su interior y cuyas causas más verosímiles apuntaban más bien a la acción de los Servicios Especiales. Posteriormente en juicio seguido a Montesinos se le condenó por la muerte de los vigilantes. (De todo esto hay informes técnicos que nuestros opinólogos deberían leer). Montesinos quiso así reeditar una versión criolla del incendio del Reichstag por Goering para culpar a los comunistas, pero en el Perú faltó un Hitler y todo salió al revés.

Probablemente Toledo ha sido uno de los presidentes que más escándalos ha protagonizado. En su momento nos ocupamos de ellos, por ejemplo: Cuando siendo ya candidato se hizo el “secuestrado”, pero luego todo quedó claro: simplemente había pasado un día de orgía desde las 8 de la mañana (¿?) hasta la noche, en el Queen y el Melody, conocidos hoteles para parejas. Una simple investigación periodística dejó en evidencia – con pruebas – que don Alejo “disfrutó” con mujerzuelas de baja estofa, incompatible con un futuro presidente de la República. Para hilaridad de los hombres de mundo nocturno limeño, el “play boys” de Cabana, no pagó en dólares o soles sino en ¡especie! Una conocida farmacia limeña entregaba productos de tocador y ropa interior a una veterana que todos vimos en TV, no tenía un aspecto presentable ni con una “madame” de clase “C”. Esa noche, terminado el “secuestro”, regresó a su casa y le abrió la cochera nadie menos que Eliane y unos pocos periodistas a quienes dijo “achorado” como siempre, que “No había pasado nada”. Comentando los hechos con una amiga inteligente me dijo: “¿Y tú crees que este chabacano a carta cabal, si así comienza cómo irá a ser si llega a la Presidencia?” Premonitorias palabras. Como sabemos luego vendría: “La hora de Cabana”, que llego la “hora que me da la gana”. Al respecto, cuando vino el Presidente de la UNESCO a Lima estaba programado un homenaje en el que el Presidente lo condecoraría. Citaron a Palacio de Gobierno a las 2 de la tarde pues luego habría un almuerzo. Los invitados eran los Rectores, intelectuales, artistas notables y diplomáticos. Dieron las 4 de la tarde y Toledo no llegaba. Por fin se inició el acto y vino la otra parte de la comedia. Todo un problema para ubicar nuestras mesas. En la mía estaba Elvira de la Puente, congresista, un General (r) y luego sale llegando Allan Wagner, muy atento él, pero inmediatamente me dije: ¿Cómo el Canciller de la República, puede estar en esta mesa cuando debería estar en la mesa de Honor? ¿Dónde diablos está la gente de Protocolo? Soto voce, se lo dije a Elvira y ella le comunicó al Canciller. Él contestó: “No sé, aquí me han puesto”. Solo después de un buen rato vinieron a llevarlo.

Sin embargo la comedia no terminó. Al “Cholo Sagrado” se le ocurrió hacer de presentador. Tomó el micro y – entre otras cosas – pidió que el famoso guitarrista nacional Raúl García Zárate, quien era uno de los invitados, tocara una composición para “divertimento” de la asistencia. Cortésmente el ilustre músico dijo que no había llevado su guitarra. Toledo pidió que alguna debía haber en Palacio. En efecto, al momento trajeron una de esas que usaba Alan sin duda para cantar “Yo soy el Rey” festejando cuando le llegaba algún sencillo. El hecho bochornoso vino cuando luego de probarla, el famoso concertista dijo que ese instrumento “no servía” y lo devolvió. Toledo entonces quiso ensayar algunos bordoneos para que no le faltara nada al papelón. Lamentablemente aquellos se repitieron como cuando besó en la cara a la Reina Sofía y pese a las críticas volvió a repetir el despropósito en España dando lugar para que su Majestad le retirara el rostro según fotografías muy difundidas. Así como esa sacando con sus manos sucias el hielo para ponerlo en los vasos de Whisky de los invitados. Todo un retrato en persona de lo que es, en gran medida, un país no adolescente, sino decadente.

Pero hasta aquí el “personaje” – genio y figura – ahora luego de terminar un mandato con una desaprobación infamante, sale a luz lo peor de sus aficiones ya no por el alcohol, las drogas, mujerzuelas de baja ralea, etc. sino su codicia por el dinero mejor si es mal habido. Ecoteva y ahora Odebrecht. No importa si para justificar sus latrocinios hubiese tenido que implicar a la anciana de su suegra, no tan santa como pareciera. Y apoyado férreamente por la convenida y cómplice de Eliane – símil de Nadine – una más interesada en el Poder y el dinero que no parecía al comienzo. No es una especulación descaminada, indagar seriamente cuánto ha contribuido ella y Josef Maiman, con el “Yiddish Connetión” o la “Kosher nostra”, esta última homóloga de la “Cosa Nostra” siciliana, entidades vigentes de la Mafia mundial, siempre ligada a los grandes negociados protagonizados por algunos gobernantes. Es, además, una organización idónea para conseguir, silencios, retractaciones, encontrar o desaparecer testigos. Constituyen también – por si haya dudas – la última instancia para cerrar un caso por falta de pruebas, de acusado o de juez. No olvidemos si revisamos algunos detalles que desde ya, se habían tomado algunas previsiones. Por ejemplo, el Jefe de Seguridad de Toledo, no era un miembro de nuestras FF.AA o Policiales del Perú, sino el israelí Avrahan Dang On que ahora sabemos ha sido, además, un eficiente hombre de confianza para hacer de operador en el ir y venir de cuentas bancarias. Y no era el único en Palacio. Los israelís – según como se les mire – no tienen buena fama o muy buena para ciertos trabajos sucios de alto nivel. Y Maiman – viejo amigo de Toledo – lo que le debe sobrar son contactos para este tipo de operaciones a nivel mundial.

Al cerrar esta nota me entero de la Orden de Captura dispuesta por el juez. Por fin un magistrado con agallas. También escuché declaraciones deplorables del abogado Benítez – un prontuariado del caso de la Centralita y demás latrocinios y crímenes del Álvarez de la Región de Ancash – lo cual nos coloca ante un caso insólito: los delincuentes se están defendiendo entre delincuentes. ¿Y los abogadazos no se animan? O están renunciando a las defensas. En tanto, ustedes ya saben quiénes deberán poner las barbas en remojo.

Escrito por:

Doctor Sigifredo Orbegoso V.

 

Puntuación: 5 / Votos: 1