Skip to main content.

Artículos con la etiqueta educar con jesus


ESPECIAL DE NAVIDAD 2012

navidad 2012 especial krouillong karla rouillon gallangos no recibas la eucaristia en la mano niño jesus


Es 25 de Diciembre y Jesús ha nacido, siendo Dios se ha hecho hombre para abrirle el Cielo a los hombres. El ha traído muchas bendiciones para ti y tu familia. Asiste a la Santa Misa y agradécele al momento de arrodillarte ante el altar. Este es el verdadero y auténtico sentido de la Navidad. ¡ Navidad es Jesús !


* * * * *

"En los Coros de las Catedrales y de los Monasterios, se canta el 24 de Diciembre, con pompa inusitada, en el Oficio de Prima, el anuncio oficial de la Navidad del Señor, que trae el Martirologio" (Don Andrès Azcarate, O.S.B.) y que textualmente dice así:

"En el año 5199 de la Creación del mundo,
cuando al principio creó Dios el cielo y la tierra;
en el 2957 del diluvio;
en el 2015 del nacimiento de Abrahán;
en el 1510 de Moisés y de la salida del pueblo de Israel de Egipto;
en el 1031 de la unción del rey David;
en la semana 65 de la profecía de Daniel;
en la Olimpíada 194;
en el año 752 de la fundación de Roma;
en el 42 del imperio de Octavio Augusto;
estando todo el orbe en paz;
en la sexta edad del mundo:
Jesucristo, Dios eterno e Hijo del eterno Padre,
queriendo consagrar al mundo con su misericordiosísimo Advenimiento,
concebido por el Espíritu Santo,
y pasados nueve meses después de su concepción,
nació, "hecho Hombre, de la Virgen María, en Belén de Judá",


(Se arrodillan todos los circunstantes, y prosigue el cantor en tono más agudo) :

"Navidad de Nuestro Señor Jesucristo según la carne".

* * * * *


ORÍGEN DE LA FIESTA DE NAVIDAD


Fuente: EWTN

Entre las fiestas que explican el misterio de Cristo, fuera del ciclo pascual tenemos las fiestas de Navidad y Epifanía. Hoy existen con dos nombres diversos: la del 25 de diciembre, Navidad y la del 6 de enero, Epifanía. La distinción y coexistencia de ellas data de finales del s. IV y principios de s. V.

Al principio, en la primera mitad del s. IV las dos fiestas eran una única celebración de Encarnación del Verbo, pues mientras este misterio se celebraba en Oriente el 6 de enero con el nombre de "Epifanía", en Occidente el Natalis Domini (nombre que le daban en Roma) era celebrado era el 25 de diciembre.

El día de Navidad aparece en Roma en el documento llamado Cronógrafo Filocaliano que data de 336. Tratándose de un calendario litúrgico parece cierto que la indicación no sea una simple muestra histórica sino el dato de una fiesta en cuanto se considera que las demás fiestas parten del 25 de diciembre.

Fuera de Roma, en África, el nacimiento es atestiguado ya por Optato de Milevo (360 A.D.) festejando también la adoración de los magos con la fiesta del 25 de diciembre. En Oriente la fiesta del nacimiento comienza a aparecer al final del siglo IV, En el 380 Gregorio Nacianzeno la introduce en Constantinopla (In Sancta Lumina, PG 36, 349). Un discurso tenido el 20 de diciembre por San Juan Crisóstomo, en ese tiempo sacerdote de Antioquía, nos informa que la primera vez en el año 386 se celebra el nacimiento en aquella ciudad el 25 de diciembre como fiesta distinta de la Epifanía (del 6 de Enero) que era una fiesta venida de Roma.

Pero ¿realmente el nacimiento de Cristo fue el 25 de diciembre? Según la tradición que encontramos en el tratado Solstitis et aequinoctitis (s. IV) Jesús sería concebido en el mismo día y mes en que sería muerto, o sea el 25 de marzo; por lo tanto el nacimiento caería el 25 de diciembre. Mas esta tradición parece que no está en el origen de la fiesta y más bien sería una tentativa de explicación sobre una base de misticismo astrológico muy en boga en ese tiempo.

Otra explicación que históricamente parece más probable es la que ve en la fiesta del nuevo sol, o sea la Natalis Invicti, como se decía entonces. El culto al sol estaba en gran auge por el mitracismo y fue de una última gran ofensiva contra el cristianismo precisamente en el siglo IV. Así fue un gran honor para los emperadores del siglo tercero, entre ellos Aureliano, quien erigió un gran templo en honor al sol en Roma en campo Marcio, teniendo como símbolo el sol, por la gran ofensiva continuada bajo Aureliano el Apóstata (335). La fiesta por excelencia del sol fue así el solsticio de invierno en cuanto representaba la anual victoria del sol sobre las tinieblas y caía el 25 de diciembre.

El cronógrafo (el 354) señala el nacimiento de Cristo, el 25 de diciembre en el mismo día que el calendario civil señalaba Natalis Invicti.

Inspirada por las escrituras y por las circunstancias ambientales, la simbología de la luz y del sol como referencia a Cristo fue muy desarrollada y consagrada por los cristianos. Podemos citar algunos textos bíblicos como el salmo 18 "Ha hecho del sol su morada", "resurgirá para nosotros el sol de justicia" (Mal 4, 2), "Vendrá a visitarnos el sol, símbolo de Cristo y el mismo rezar vueltos hacia el oriente estaba difundido entre los cristianos en el momento en que se celebraba el nacimiento astronómico del sol, en presentar también al verdadero sol: Cristo."

San Jerónimo queriendo explicar que el nacimiento de Cristo debe ser celebrado el 25 de diciembre dice: "Hasta aquel día (25 de diciembre) crecen las tinieblas y desde aquel día disminuye el error y viene la verdad. Hoy nace nuestro sol de justicia" ( Sermón, in Anecd. Mared III 2, 297). Y San máximo de Turín (mitad del s. IV) afirma: "Es un cierto Y tiene razón en este día el nacimiento de Cristo vulgarmente dicho el nuevo sol ... Con gusto aceptamos este modo de hablar porque con el nacimiento del Salvador resplandece no sólo la salvación del género humano, sino también la luz del sol" (Sermón 2, PL. 57, 537).


* * * * *


"Es Navidad y hoy se nos da la oportunidad perfecta para dar amor a todos, ayudar a los que lo precisan y con ello posibilitar una transformación en el mundo. Hoy es el día para comenzar a sembrar tu semillita y con ella siembras un nuevo día. ¡ Feliz Navidad !"


* * * * *


ANA CATALINA EMMERICH: VISIÓN DE LA NATIVIDAD


"He visto que la luz que envolvía a la Virgen se hacía cada vez más deslumbrante, de modo que la luz de las lámparas encendidas por José no eran ya visibles. María, con su amplio vestido desceñido, estaba arrodillada con la cara vuelta hacia Oriente. Llegada la medianoche la vi arrebatada en éxtasis, suspendida en el pecho. El resplandor en torno a ella crecía por momentos. Toda la naturaleza parecía sentir una emoción de júbilo, hasta los seres inanimados. La roca de que estaban formados el suelo y el atrio parecía palpitar bajo la luz intensa que los envolvía. Luego ya no vi más la bóveda. Una estela lumi­nosa, que aumentaba sin cesar en claridad, iba desde María hasta lo más alto de los cielos. Allá arriba había un movimiento maravilloso de glorias celestiales, que se acercaban a la Tierra, y aparecieron con claridad seis coros de ángeles celestiales. la Virgen Santísima, levantada de la tie­rra en medio del éxtasis, oraba y bajaba las miradas sobre su Dios, de quien se había convertido en Madre. El Verbo eterno, débil Niño, estaba acostado en el suelo delante de Maria".


navidad la natividad de jesus krouillong karla rouillon gallangos no recibas la eucaristia en la mano


»Vi a Nuestro Señor bajo la forma de un pequeño Niño todo luminoso, cuyo brillo eclipsaba el resplandor circundante, acostado sobre una alfombrita ante las rodillas de Maria. Me parecía muy pequeñito y que iba creciendo ante mis ojos; pero todo esto era la irradiación de una luz tan potente y deslumbradora que no puedo explicar cómo pude mirarla. La Virgen permaneció algún tiempo en éxtasis; luego cubrió al Niño con un paño, sin tocarlo y sin tomarlo aún en sus brazos. Poco tiempo después vi al Niño que se movía y le oí llorar. En ese momento fue cuando María pare­ció volver en sí misma y, tomando al Niño, lo envolvió en el paño con que lo había cubierto y lo tuvo en sus brazos, estrechándole contra su pecho. Se sentó, ocultándose toda ella con el Niño bajo su amplio velo, y creo que le dio el pecho. Vi entonces en torno a los ángeles, en forma huma­na, hincándose delante del Niño recién nacido para adorarlo.


»Cuando había transcurrido una hora desde el nacimiento del Niño Jesús, Maria llamó a José, que esta­ba aún orando con el rostro pegado a la tierra. Se acercó, prosternándose, lleno de júbilo, de humildad y de fer­vor. Sólo cuando María le pidió que apretase contra su corazón el Don sagrado del Altísimo, se levantó José, recibió al Niño entre sus brazos, y derramando lágrimas de pura alegría, dio gracias a Dios por el Don rebido del Cielo.


»María fajó al Niño: tenía sólo cua­tro pañales. Más tarde vi a Maria y a José sentados en el suelo, uno junto al otro: no hablaban, parecían absor­tos en muda contemplación. Ante María, fajado como un niño común, estaba recostado Jesús recién naci­do, bello y brillante como un relámpa­go. "iAh, decía yo, este lugar encierra la salvación del mundo entero y nadie lo sospecha!"...


He visto en muchos lugares, hasta en los más lejanos, una insólita alegría, un extraordinario movimiento en esta noche. He visto los corazo­nes de muchos hombres de buena voluntad reanimados por un ansia, plena de alegría, y en cambio, los corazones de los perversos llenos de temores. Hasta en los animales he visto manifestarse alegría en sus movimientos y brincos. Las flores levantaban sus corolas, las plantas y los árboles tomaban nuevo vigor y verdor y esparcían sus fragancias y perfumes. He visto brotar fuentes de agua de la tierra. En el momento mismo del nacimiento de Jesús brotó una fuente abundante en la gruta de la colina del Norte...


»A legua y media más o menos de la gruta de Belén, en el valle de los pastores, había una colina... en las faldas de la colina estaban las chozas de tres pastores... Al nacimiento de Jesucristo vi a estos tres pastores muy impresionados ante el aspecto de aquella noche tan maravillosa; por eso se quedaron alrededor de sus cabañas mirando a todos lados...


»Entonces vieron maravillados la luz extraordinaria sobre la gruta del pesebre... mientras los tres pastores estaban mirando hacia aquel lado del cielo, he visto descender sobre ellos una nube luminosa, dentro de la cual noté un movimiento a medida que se acercaba. Primero vi que se dibuja­ban formas vagas, luego rostros, y finalmente ol cantos muy armonio­sos, muy alegres, cada vez más cla­ros. Como al principio se asustaran los pastores, apareció un ángel entre ellos, que les dijo: "No temáis, pues vengo a anunciaros una gran alegría para todo el pueblo de Israel. Os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo, el Señor. Por señal os doy ésta: encontraréis al Niño envuelto en pañales, echado en un pesebre". Mientras el ángel decía estas palabras, el resplandor se hacía cada vez más intenso a su alrededor. Vi a cinco o siete grandes figuras de ángeles muy bellos y luminosos... oí que alababan a Dios cantando:

"Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad".

Más tarde tuvieron la misma aparición los pastores que estaban junto a la torre. Unos ángeles también aparecieron a otro grupo de pastores cerca de una fuente, al Este de la torre, a unas tres leguas de Belén... los he visto consultándose unos a otros acerca de lo que lleva­rían al recién nacido y preparando los regalos con toda premura. Llegaron a la gruta del pesebre al rayar el alba."


Anna Catalina Emmerich nació en Alemania en 1774 de familia muy pobre; tuvo una vida de continuas enfermedades agravadas al quedarse inválida por un accidente. En los últimos años de su vida, hasta su muerte en 1824, recibió las visiones de la vida de Cristo, de la Virgen María y de la vida después de la muerte, así como otras videncias de sucesos que acontecerían tiempo después como el Muro de Berlín, el Concilio Vaticano II, etc. Con sus visiones en la mano descubrió Reynolds los restos de la ciudad de Ur de Caldea, y la recién descubierta morada de la Virgen en Efeso resultó ser también tal como ella la había descrito. Del mismo modo se descubrieron en 1981 los pasadizos bajo el Templo de Jerusalén, que Ana vio al contemplar el misterio de la lnmaculada Concepción de María, dogma que no sería proclamado por la Iglesia hasta treinta años después de la muerte de esta vidente.
2003-07-07 Anuncian su próxima beatificación.
2003-12-08 «María es mucho más bienaventurada porque ha creído en Cristo que por haberlo engendrado físicamente»- y, sin embargo, llevan dentro un carga inmensa de fe, de razón, de vida y de siglos, que bien podría causar un encendimiento de amor en un corazón abierto. S.S. Juan Pablo II – Magno – Vat.


MAS VIDEOS SOBRE LAS VISIONES DE ANA CATALINA EMMERICH

LA VIDA DE LA VIRGEN MARIA Y SAN JOSE

LA AMARGA PASION DE CRISTO

* * * * *

ESCUCHA AQUI PROGRAMAS DE EWTN SOBRE LA NAVIDAD

* * * * *

"Honraré la Navidad en mi corazón y procuraré conservarla durante todo el año" - Charles Dickens (1812-1870)

Cuarto Domingo de Adviento

Estamos en el cuarto domingo de adviento y ya no falta nada para el Nacimiento del Niño Jesús.

En este cuarto domingo de adviento debemos reflexionar sobre los propósitos de cambio que hemos realizado desde que comenzó el Adviento, y debemos pensar que las cosas buenas que hemos hecho en estas tres semanas son el regalo que le vamos a hacer al Niño Jesús en Navidad.

Si vemos que hemos hecho poco o nada, tenemos una semana más para arreglarlo y no llegar a Navidad con las manos vacías, y si hemos hecho mucho, podemos regalarle al Niño Jesús mucho más.

Como regalo para el Niño Jesús tú puedes escribirle la relación de cosas buenas que has realizado en estos días de Adviento y contarle en una carta cómo has dejado atrás los malos hábitos y cómo -con mucho esfuerzo- ahora eres un niño más bueno y colocarlo en tu nacimiento.

Espero que en esta Navidad lleguemos todos llenos de regalos para darle al Niño Jesús.

Recuerda que Dios te ama y quiere que estés en el Cielo con Él algún día, la mejor manera de hacerlo: "No hacer nada que Jesús no hubiera hecho."

Colorea y diviértete pensando en la Navidad y en la pronta llegada de Jesús y ofrécele un propósito para esta cuarta semana de adviento.


Karla Rouillon
Lima-Perú


cuarto domingo de adviento navidad krouillong karla rouillon gallangos no recibas la eucaristia en la mano navidad colorea con jesus


Descarga la imagen para colorear

COLOREA CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO[283clicks]
Comparto con ustedes este Calendario para el Tiempo de Adviento ideal para que todos, niños y adultos, aprendamos a tener un propósito para cada día y así cambiar los malos hábitos y adquirir virtudes, mientras esperamos el Nacimiento del Niño Jesús.

calendario tiempo de advientos propositos intenciones krouillong karla rouillon no recibas la eucaristia en la mano


DESCARGAR CALENDARIO[873clicks]
Primer Domingo de Adviento

El Primer Domingo de Adviento es el primer domingo del Calendario Litúrgico y da inicio a las cuatro semanas anteriores a la Navidad: el Nacimiento de Jesús.

Todos empezamos a pensar en la Navidad y a esperarla con deseos de mejoras, espirituales más que materiales, y sobre todo con promesas de cambio a nivel personal.
Le ofrecemos a Dios un cambio de hábitos, dejamos lo malo atrás, nos compremetemos a no volverlo a hacer y le prometemos vivir nuestra vida cada día mejor, siempre con el ejemplo de Jesús.

Recuerda que Dios te ama y quiere que estés en el Cielo con Él algún día, la mejor manera de hacerlo: "No hacer nada que Jesús no hubiera hecho."

Colorea y diviértete pensando en la Navidad y en la pronta llegada de Jesús y ofrécele un propósito para esta primera semana de adviento.

Karla Rouillon
Lima-Perú


colorea primer domingo de adviento


Descarga la imagen para colorear

COLOREA PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO[461clicks]
Fiesta de Jesucristo Rey del Universo`

Ultimo domingo del tiempo ordinario que cierra el año litúrgico, la fiesta de Jesucristo Rey del Universo.

Recuerda que Dios te ama y quiere que estés en el Cielo con Él algún día.

Colorea y diviértete pensando en Él y en el Cielo al que algún día llegarás si eres bueno contigo, con Él y con los demás.

colorea jesucristo rey del universo krouillong karla rouillon


Descargar la imagen en archivo

COLOREA JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO[287clicks]