Reparación a Jesús en el Santísimo Sacramento – San Pedro Julián Eymard

REPARACIÓN A JESÚS EN EL SANTÍSIMO SACRAMENTO

“Adore y visite a Jesús, abandonado y desamparado
por los hombres en Su Sacramento de Amor.

El hombre tiene tiempo para todo
a excepción de las visitas a Su Señor y Dios,
que está esperando y anhelando
en el Santísimo Sacramento.

Las calles y lugares de entretenimiento
están llenos de gente;
la Casa de Dios está desierta.
Los hombres huyen de ella;
tienen miedo de ella.

¡Ah! Pobre Jesús!
¿Esperabas tanta indiferencia de los que has redimido,
de parte de Tus amigos, de Tus hijos, de mi parte?

Simpatice con Jesús, que se entregó
en Su Sacramento de Amor
mucho más ignominiosamente insultado, escarnecido, y crucificado
que en el Huerto de los Olivos, en Jerusalén y en el Calvario.

Aquellos a quienes Él tiene el más honrado, amado,
y enriquecido con sus dones y gracias
son los mismos que le ofenden más
por su indiferencia.

Presente con esta intención todo lo que ha sufrido
durante el día o la semana
y ofrézcala para que Jesús sea amado y adorado por todos.

Debido a que nosotros mismos somos incapaces de expiar tanto mal,
nos unimos a los méritos infinitos de nuestro Salvador Jesús.

Reciba Su Sangre Divina
a medida que fluye místicamente de Sus Santas Llagas,
y ofrézcala al Padre
en perfecta expiación por los pecados del mundo.

Tome Sus sufrimientos
y Su oración en la Cruz
y pida al Padre Celestial
perdón y misericordia para todos.

Una su reparación
a la de la Santísima Virgen
a los pies de la Cruz o el altar,
y del amor de Jesús por su Madre Divina
lo obtendrá todo.”

San Pedro Julián Eymard

 

Acompaña a Jesús en el Sagrario más cercano 10 minutos diarios. La Adoración Eucarística es tan efectiva como la oración diaria y constante para crecer espiritualmente.

¡NO RECIBAS A JESÚS EN LA MANO!

Puntuación: 5 / Votos: 1

Deja un comentario