Vida de Jorge Chávez Dartnell

Hijo de Manuel Chávez Moreira y de María Rosa Dartnell, Jorge Chávez nació el 13 de enero de 1887. Durante sus años de juventud, que los transcurrió en Europa, Jorge siempre prefirió el deporte y las actividades que pudieran brindarle emoción: intervino en carreras de autos y destacó en fútbol y en atletismo, llegando a ser campeón de 400 metros planos y de 1.200 metros en carreras de fondo. Su mayor pasión, sin embargo, fue la aviación. Egresó en 1910 de la Escuela Violet de electricidad y mecánica industriales con su título de ingeniero e inmediatamente se inscribió en la escuela de aviación fundada por los hermanos Henri y Maurice Farman, quienes habían construido varios modelos de aviones. Obtuvo el brevete nº 32 y su primer vuelo lo realizó en Reims, logrando mantenerse en el aire durante 1 hora y 42 minutos. Luego participó en varias competiciones aéreas: Biarritz, Niza, Tours (en ésta logró cubrir una distancia de 142 kilómetros), la semana de Lyon, Budapest, Rouen y Champagne.

En julio de 1910 se decidió por el monoplano Bleriot y en los balnearios ingleses de Bournemouth y Blackpool alcanzó el récord de altura con 1.755 metros. Luego volvió a batir el récord mundial de altura en Issy-Les-Moulinreaux, llegando a volar a 2.652 metros, como un ensayo para un proyecto aún mayor: participar en la travesía de los Alpes. Es justo reconocer que todas estas prácticas las realizó Chávez con la debida preparación y apoyo profesional; además, está probado que poseía las condiciones físicas (talla, peso, contextura) ideales para la práctica de la aviación; además, siempre se planteó problemáticas en el campo aeronáutico y con frecuencia sugería modificaciones en su avión. En noviembre de 1910 participó, finalmente, en una prueba que consistía en un vuelo de Suiza a Italia con el paso de los Alpes por el cuello de Simplón. Hubo tres concursantes, uno de los cuales –de nacionalidad italiana- fue eliminado por no presentarse a tiempo; el otro, un norteamericano, debió retirarse tras dos intentos fallidos. El único que quedó fue Jorge Chávez, quien con su monoplano Bleriot partió en 23 de setiembre de Briga (Suiza), cruzó los Alpes por el Paso de Simplón y llegó al valle de Domodossola (Italia): ¡había logrado la hazaña! Sin embargo, a punto de aterrizar, a 5 metros de altura, las alas del Bleriot se desprendieron y doblaron, y el aparato se precipitó al suelo por la parte delantera.

Se descubrió poco después que una pieza de unión entre el fuselaje y un ala presentaba señales de una rotura anterior y había sido reparada de forma defectuosa con clavos. El heroico piloto sufrió la fractura de ambas piernas, no por su culpa o por falla del motor, sino por la endeble y mal arreglada armazón de un primitivo monoplano de principios del siglo XX. Quedaron intactas la cola, los timones y las ruedas de bicicleta; las alas no se deformaron mayormente. Chávez, gravemente herido, fue conducido al hospital de Domodossola mientras recibía mensajes de felicitación por su hazaña de personalidades como el Rey de Italia y el Presidente de Francia.

Por aquellos años, su proeza sólo era comparable con la del vuelo de Lindbergh que unió Estados Unidos con Europa. Lo cierto es que Chávez no perdió la conciencia ni tuvo lesiones internas, solo fracturas en las piernas y algunas contusiones en el rostro. Sin embargo, tuvo una larga agonía debido a un shock traumático y hemorrágico causado por una fuerte caída a baja altura; era insuficiente su sangre circulante al desangrarse por las fracturas de las piernas. Dado el nivel de la medicina de entonces, no era posible efectuarle una transfusión que hubiera sido salvadora; solo le suministraron purgantes y se le hizo beber café y un poco de champagne. Se dice que clamaba por líquido. Durante su agonía pronunció, según Luigi Barzini, frases entrecortadas como: “la altitud, la altitud”, “el motor, el motor”, “quiero levantarme”. Parece que sus últimas palabras fueron: “No, no, yo no me muero”, pero la versión de Juan Bielovucic ha sido la más difundida: “¡Arriba… más arriba todavía!”. El poeta italiano Giovanni Pascoli concluyó una elegía en su nombre de esta manera: “Cae con su gran alma sola siempre subiendo. ¡Ahora sí, él vuela!”.

El 27 de septiembre de 1910 había concluido la vida de este gran peruano. Dicen que en Domodossola, en incesante procesión, llegaban numerosas personas desde toda Italia para darle la última despedida, mientras se preparaban sus restos para enviarlos a París. Un amultitud, vestida de negro, llenaba las calles y ventanas de la pequeña ciudad, en todo el trayecto hasta la estación del ferrocarril. Detrás del féretro, avanzaban su anciana tía y su hermano Juan. El tren cruzó el Simplón y llegó a París el 1 de octubre. Después de las honras fúnebres realizadas en la iglesia de San Francisco de Sales, en la calle Brèmontier de París, a cargo del padre Martinet y del abate Pagas, el cortejo pasó por los boulevares de malesherbes y Huasman y la avenida de La República, llegando al cementerio del Padre Lachaise, donde sus restos fueron depositados en el mausoleo de la familia Chávez. Los sentidos discursos fueron pronunciados por el Secretario de la Embajada del Perú en Francia, Francisco García Calderón, y León Barthou, a nombre del Aero Club de París.

Sus restos fueron repatriados al Perú en 1957. El 12 de septiembre de ese año, antes de embarcarse sus restos a nuestro país, en la iglesia de Saint Pierre de Chaillot de París, se realizó una misa de réquiem, con el ataúd cubierto con la bander adel Perú; asistieron los hermanos del héroe, el Jefe de Protocolo de la Cancillería de Francia, un edecán del Presidente y miembros de la colonia peruana. Sus restos hoy reposan en la plaza mayor de la escuela de oficiales de la F.A.P. en Las Palmas en Lima.


Jorge Chávez Dartnell


Inauguración del monumento a Jorge Chávez en Lima (1937)

Puntuación: 3.87 / Votos: 32

Comentarios

  1. Elena María Delgado-Béjar escribió:

    Estimado Juan Luis,

    Felicitaciones antes que nada por la documentada y clara presentación de tu trabajo de investigación acerca de nuestro héroe.

    Me encantaria la más pronta oportunidad de reunirnos. Si caso te parece bien.
    Nuetsra Asociación viene trabajando incansablemnete en lograr la más fantástica celebración del Centenario de su Hazaña. Indudablemente tu aporte sería de gran valor para nosotros.

  2. cristina escribió:

    la vida de jorge chavez es muy interesante y bonita siempre querre saber de su vida

  3. hector cáceres escribió:

    magnífica y resumida reseña, admiro en Chávez su dedi cación su eficiencia y aún más el hecho de ser tan joven, a la edad que nuestros jóvenes solo piensan en discotecas y zapatillas he aquí un técnico a carta cabal dispuesto a empujar la actividad que aún hoy sigue en desarrollo, maravillosa aviación; un técnico peruano aunque dudo que haya conocido el Perú, quizá añguien pueda aclararme este punto, gracias

  4. Claudia escribió:

    Alguna vez Jorge Chavez demostro interes en ser Peruano? Que documentacion hay de esto? Hablaba espanol?

  5. WILLY RIVERO escribió:

    No estoy seguro donde nació Jorge Chavez en Perú o en la embajada de Perú en Francia y recuerdo a ver leído que el nunca conoció suelo peruano quien me podría aclarar esa versión

  6. Luis Gondo escribió:

    El 13 de Junio de 1887, los esposos Manuel Gaspar y María Rosa, se encontraban en su domicilio, ubicado en la calle Jouffroy No.23 de la ciudad de París junto con sus tres primeros hijos. Estando ambos esposos sentados en la sala de la casa departiendo amenamente, de pronto María Rosa, que se encontraba embarazada esperando la venida de su cuarto hijo, sintió las primeras contracciones, señal que el alumbramiento estaba próximo a producirse. Manuel Gaspar, preocupado esposo, hizo llamar al médico para la atención necesaria de su esposa. Después de tensa espera y cuando el reloj de la habitación marcaba las 10 de la noche del día 13 de Junio de 1887, el médico anunció el nacimiento, de manera natural y sin complicaciones, de un bebé de sexo masculino. Los padres, felices con el nuevo acontecimiento familiar que acababa de producirse en el hogar y luego de las demostraciones de cariño mutuo, intercambiaron propuestas de nombres, hasta que al fin acordaron que a su cuarto hijo deberían darle los nombres de Jorge Antonio. Fue así que el día 16 de Junio de 1887, el nacimiento de Jorge Antonio quedó asentado en el Acta de Nacimiento 2026, que fue registrada por el Adjunto del Alcalde, Oficial de Estado Civil del décimo séptimo distrito de París, Don Jacques Philippe Auguste Goené, actuando como testigos Emile Althaus de 58 años y de Jules Coquillard de 47 años, quienes dieron fe del nacimiento de Jorge Antonio Chávez Dartnell ocurrido el día 13 de junio de 1887 a las 10 de la noche. Posteriormente, con el Acta de Nacimiento 2026, los padres del niño se acercaron, con los respectivos testigos, al Consulado del Perú en París, Francia, para inscribirlo como peruano nacido en el extranjero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*