La República Aristocrática: el retorno de Pardo y la crisis del civilismo

Tras la caída de Billinghurst, el civilismo volvía a controlar el proceso electoral y una convención de partidos designó al ex-presidente José Pardo y Barreda como candidato presidencial común. Su triunfo estaba descontado. A Benavides sólo le quedó llamar a elecciones en 1915 y convertirse en aquel tipo de militar que encabeza un golpe para preservar los intereses de la oligarquía, anticipo de lo que serían luego Sánchez Cerro, Benavides y Odría.

El segundo gobierno del hijo del fundador del civilismo (1915-19) no pudo repetir las buenas intenciones del primero pues ahora el proyecto de su partido se había agotado como opción política, además, las repercusiones de Primera Guerra Mundial ocasionaron un malestar social por el derrumbe de los precios de las exportaciones afectando toda la economía latinoamericana. La situación pudo estabilizarse uno o dos años más tarde, sin embargo, el costo de vida se había duplicado entre 1914 y 1918, mientras los salarios se mantenían estancados.

Por ello, estos años estuvieron marcados por la violencia política y uno de los hechos más visibles fue la presión del movimiento obrero apoyado por los estudiantes universitarios. En 1919 una ola de paros laborales culminó en una huelga general que paralizó Lima. Las demandas eran la jornada general de las 8 horas de trabajo y la reducción del costo de vida. Las calles de la capital se convirtieron en un sangriento campo de batalla entre los huelguistas y la policía. Incluso ciertos sectores de la clase media simpatizaron con los huelguistas y se unieron a ellos en las calles. Mientras el civilismo se tambaleaba en el poder, Leguía se preparaba para darle la estocada final. Los demás partidos acusaban también una crisis muy seria al no interpretar los sentimientos de los nuevos actores sociales. El edificio elitista y antidemocrático diseñado por el civilismo se desmoronaba.


José Pardo y Barreda

Puntuación: 4.4 / Votos: 15

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *