REFLEXIONES SOBRE LA VIII CUMBRE DE LAS AMÉRICAS

Cumbre ensombrecida por investigaciones, ausencias y el ataque a Siria                       

El Perú, en su calidad de anfitrión de la VIII Cumbre de las Américas, propuso como tema central de la Cumbre: “Gobernabilidad democrática frente a la corrupción”, esto con la finalidad de tratar los efectos de la corrupción en la institucionalidad democrática, la gobernabilidad y los objetivos de desarrollo sostenible adoptados por la comunidad internacional en la Agenda 2030. A partir de los resultados obtenidos en este diagnóstico, se planteó tratar esta temática desde tres ejes diferenciados: a) Gobernabilidad democrática y corrupción, b) Corrupción y desarrollo sostenible, y c) Aspectos de cooperación, institucionalidad internacional y alianzas público privadas.

Este tema central, era más que apropiado, teniendo en cuenta el escándalo Lava Jato y sus vinculaciones directas con la mayoría de gobiernos de los países participantes, los mismos que de alguna manera generaban una mala sensación en cuanto a los resultados que se esperaban lograr y esto debido a que más que propuestas de solución concretas que permitan luchar contra la corrupción, se preveía discursos vacíos, sin ningún tipo de autoridad ni legitimidad por parte de las autoridades de gobierno, las cuales en la actualidad están inmersas y/o con investigaciones por delitos de corrupción de por medio.

Las ausencias de Trump, Maduro y la tragedia en Siria

La decisión del presidente estadounidense Donald Trump de no asistir a la Cumbre de las Américas, fue desalentadora para los líderes de América Latina y el Caribe. Esta ausencia ha sido percibida como la confirmación de la prolongada indiferencia de Trump hacia la región. Que Trump no participe en la cumbre ha reducido las expectativas de que Estados Unidos y América Latina encuentren un modo de lidiar con el único tema donde parece haber interés común: el desastre que rodea a Venezuela. La profunda crisis venezolana se ha convertido, aunque tarde, en una preocupación para casi todas las naciones del continente. Si bien es cierto asistió el vicepresidente Mike Pence, para los presidentes latinoamericanos no era lo mismo que conversar directamente con el presidente estadounidense, como lo habían hecho en cumbres pasadas”. Extraído de The New York Times.

Por otro lado la ausencia de Nicolás Maduro, terminó también por quitarle el “morbo” mediático que se esperaba en la cumbre. Particularmente considero que fue un acierto que no participe, sobre todo por el circo que genera a su alrededor y los impases que se hubiesen podido presentar entre los gobiernos asistentes. 

Otro lamentable hecho que a mi parecer también opacó de cierta forma el evento internacional de Lima, tuvo que ver con la respuesta de Estados Unidos, Francia y Reino Unido y su ataque concertado a Siria contra el régimen de Bashar Al Asad, una semana después de un presunto ataque químico el 7 de abril en la ciudad de Duma. Una tragedia mundial que –conociéndose o no del tema a profundidad- se ha repercutido en todas las redes sociales a nivel mundial.

CONCLUSIÓN:

Si bien es cierto resultó saludable que los mandatarios participantes en la VIII Cumbre de las Américas de Lima acordaran proclamar el Compromiso de Lima, centrado en un pronunciamiento contra la corrupción en la región. Los hechos concretos son que, salvo dos o tres excepciones —Uruguay, Chile y tal vez Costa Rica—, ningún país de América Latina ha logrado evitar no estar inmerso en casos de corrupción. El esquema “plug and play” de corrupción, que fue implementado por Odebretch, en donde se llegaba a un país y se operaba a través de dos mecanismos: a) Financiamiento electoral y b) Contratación pública; son los que han traído un perjuicio enorme y es en ese punto donde los gobiernos deben incidir con mayor precisión, más allá de la importancia del fortalecimiento de los órganos de control institucional y ciudadano, y asimismo de la necesidad de una urgente renovación de la clase política a nivel latinoamericano.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*