Archivo por meses: diciembre 2010

Mariposas Blancas.

[Visto: 847 veces]

Salía temprano por las mañanas. Sentía el calor quemar como todos los diciembres que he vivido, casi todos. La vereda comenzaba a arder sorda, la gente vestía ligera. Salía aún algo de frío, de nubes y de rezagos de invierno. Pero las mañanas comenzaban con fuerza, con luz, y con sigilo.

Desde hace dos semanas, mientras cruzaba la segunda calle que me lleva hacia San Miguel, las flores crecieron débiles. Yo caminaba presurosa como todas las mañanas, con mucho de sueño encima, con el primer despertar de las siete de la mañana, con los cinco soles de siempre en el bolsillo. Sentía mis labios romperse y mientras repasaba con mi lengua sus contornos, vi como un puñado de mariposas blancas se acercaron a mi, jugaron entre mis piernas y me siguieron un par de pasos más allá.

A la mañana siguiente, pensando probablemente en algún examen por dar o en algún pendiente por terminar, mi mismo puñado de mariposas apareció por entre las mismas avenidas que yo casi siempre cruzo, el sol apenas prendía y la vida en sí misma parecía sonreír. Habían pasado dos días apenas y algo me sembraba temor en el alma a pesar de las buenas noticias en mi vida.

Ayer pasé casi el día fuera entre buses y noticias de hospitales. Sentadas a la mesa, nací una sonrisa en la genuflexión de mis pobres tías, de mis padres y todos alrededor. Una cruz ajena me rozaba la espalda, la energía de aquella absurdidad reciente y la sinrazón de verse impotentes me hicieron ser muy humana y muy pequeña a la vez.

Mañana es lunes, no sé si andaré los mismos pasos que todas las mañanas, mi cuerpo sacude tensión y preocupación, mis pensamientos sólo van dirigidos a la vida y al éxito entre mis seres más queridos, más no a la esterilización de la motivación: mis mismas mariposas que anunciaban la muerte, quizás puedan sobrevolar en ese entonces mis manos, mi pelo, quizás me deje llevar por ellas. Quizás anuncien la calma de todo este momento, toda la zozobra. Quizás solo me deje llevar…

ps. Mariposas blancas sobrevuelan mi ánimo ahora, perdido en esta inmensa noche..

Sigue leyendo