Archivo por meses: noviembre 2010

20 soles.

[Visto: 769 veces]

Yo no tengo miedo de la muerte, solo me aterra el no verte al final de mi vida..


Mientras nadaba aquel día, pude ver el fondo del agua. Mi pecho golpeó suave con una profundidad escasa de concreto, y el azul de los bordes me hizo perder ideas en esos breves aletazos. Ahora estaba sóla. Ahora ya no tenía cual siempre los veinte soles que siempre caían a mis manos en cada visita: ahora estaba sola, cabritando por este mundo y sendero escogidos a mi antojo. Mi abuela (Eva) ya no estaba, no estaban sus manos suaves y tersas, ni su sonrisa al contarme (pícara) sobre nombres y lugares que nunca conocí. Ya no estaba ella para verme aunque sea de soslayo en su cariño diferente y lejano. Mi abuela Eva ya no estaba, y el día en que comencé a lograr las cosas que ella ansiaba ver en mí, una gruesa lágrima triste me invadió el pecho. La vida es un balance de todo, dicen. Si por un lado desbordas de alegría, tienes un recoveco junto de pesar que te hace sentir humano. Cual Vallejo a Dios: “tú no tienes Marías que se van”.

El agua me cubría el cuerpo. Mis brazos se extendían chapoteando sin agilidad. Ahora cada sol ganado es el esfuerzo de mis propios pasos y mis (in)seguridades. Cuanto daría por ver a mis dos abuelas sentadas una al lado de otra, riéndome con ellas, comiendo con ellas, hablándoles, cogiendo sus manos… llorando. Como ya dije antes a mí me han cortado el cuerpo, me ha golpeado la lluvia y me han quitado el amor de mi abuela Sabina, que fue como mi madre. No tengo (ya) temor de este vaivén de minutos y rostros, nada me asusta del hombre. Solo la furia del mundo me haría languidecer, además de olvidar hablar mi propia lengua, quizás enceguecer. Ya lo dije antes, mi vida está diferente. El nuevo año aproxima, el cuerpo cimbrea su esfuerzo y mi cansancio se esconde en mis días. Llego a cama, mi pecho oprime un par de ideas, sonrío, mis libros mirándome todos, pongo mi brazo debajo de mi cabeza y así, dibujo, como diría la canción, estelas en el mar.

“Cuando yo haya triunfado por completo, tú tendrás tu lugar en mi Olimpo, como yo tengo un lugar en tu casa” – Gérard Labrune

Sigue leyendo

Sí.

[Visto: 539 veces]

Hace dos semanas mi cuerpo se constreñía en mis costillas y todo pasado se avecinaba lejano, porque apenas podía respirar. Eso me hizo recordar también la vez en que, casi un mes ya, me ahogaba sin poder hacer mucho. En ése entonces, era un hombre cualquiera el que me escuchaba toser, mis pulmones se retorcían buscando oxígeno, mis ojos se hinchaban, mi pecho cerraba. Sin embargo, un golpe certero en el tórax hizo que mi voz saliera a flote. Sí: pude vivir para contarlo.

Conocí a H.P. y a J.C. una tarde cualquiera. Aquella noche, cumpleaños del primero, salimos a celebrar. Allí estábamos a la mesa los tres, riéndonos, bailando luego, conversando de todo lo que el ánimo diera para hablar. Hacia primera mañana, el frío me relamía las costillas, sin embargo sentir a H.P. cerca intentando despertarme, J.C. ausente, el sigilo de lo vivido… hizo que durmiera largo y tendido el domingo entero sucedido a esa noche.

El viernes conseguí también lo que deseaba. Y dentro de esos deseos mediáticos, conversar con alguien aquella tarde, mientras él sonreía despacio… me hizo pensar más de la cuenta.

En fin, momentos cortos. No hay mucho por decir ahora. Sigue leyendo

Hora libre de minutos.

[Visto: 508 veces]

Escribí una carta. Mi mundo se consume en frases que no van más allá de las frases prehechas. Me sorprende la inconmesurabilidad de la vorágine del ser humano.

Tengo dos cafés pendientes. Un libro medio abierto. Un presagio de primavera ausente, que me dice que quizás pronto todo sea diferente.

Las costillas me duelen. Señal de algo será. Sigue leyendo