De ganadores y responsabilidades asumidas

aqpEstas elecciones presidenciales han arrojado varios ganadores, no sólo PPK. Los analistas coinciden que hay varios, como por ejemplo Veronika Mendoza y Alfredo Barnechea. La primera porque se proyecta como una prometedora figura política de izquierda, candidata presidencial para el 2021 y que, incluso, ya empieza a generar rechazos y temores a través de las redes virtuales. El segundo porque también se erige como el representante de una derecha moderna que, ojalá, termine desplazando al derechismo mercantilista y ramplón que hasta ahora existe. Finalmente, en ese recuento de figuras personales, no puede negarse que otra  ganadora es la propia Keiko, puesto que ha demostrado que su proyecto político es, hoy, el más  fuerte e importante del país, lo que la obliga a ser una de las grandes protagonistas en los próximos  cinco años.

Leer más

De paradojas y realidades

Nuestppkro historial político no deja de sorprendernos por sus paradojas: ad portas de nuestro accidentado bicentenario republicano, estamos por elegir al sesentavo presidente, el cuarto de un proceso ininterrumpido de democracia; sin embargo, la inestabilidad y el miedo vuelve a atacarnos repitiendo así esa constante que hace que cada proceso electivo en nuestro país sea de desesperanza y vacío.

Leer más

La dinastía agustina

jmEl actual clima político ha introducido el término dinastía para referirse al cuarto mandato fujimorista y un posible quinto, según confesión expresa del hijo del dictador. El ingreso de ese concepto ha servido para advertirnos de todo el daño que se cierne en nuestro país si entregamos todo el poder a quienes mejor expresan lo contrario a democracia, legitimidad y honestidad. Sin embargo, temo que lo dinástico es una costumbre y estilo muy usual en la mediana institucionalidad nacional; es decir, grupos políticos que se encaramelan con el poder y cuyos gobiernos terminan atravesados por la incompetencia y la corrupción. Donde mejor puede observarse eso es en el espacio universitario y en especial en la UNSA.

Leer más

Los 100 días de Rohel

rohelRohel Sánchez, nuevo rector de la Universidad Nacional de San Agustín, concluyó  con los 100 días de gracia, de perdón que la sociedad concede a toda autoridad que por primera vez asume el mando o conducción de una institución pública. Quizá el tiempo es demasiado corto, pero así son las reglas: 100 días para que la nueva autoridad demuestre que sabe gobernar o  aprenda, se empape y empiece  a mandar según lo prometido en campaña. Pasados esos 100 días, los gobernados esperan resultados o, por lo menos, señas que algo está cambiando.  Pasados los 100 días, los perdedores o enemigos políticos de siempre vuelven a la carga sacando sus garras y atacando para que la nueva administración caiga o se hunda. 100 días para saber si la nueva autoridad está atravesada por la inexperiencia, mediocridad, falta de rumbo o total ignorancia en gestión. ¿Cuál es el arqueo de estos 100 días de Rohel?

Leer más

Culpables del mamarracho

jdArtículo 42.- Conducta prohibida en la propaganda política: Las organizaciones políticas, en el marco de un proceso electoral están prohibidas de efectuar la entrega, promesa u ofrecimiento de dinero, regalos, dádivas u otros obsequios de naturaleza económica, de manera directa o a través de terceros, salvo aquéllos que constituyan propaganda electoral, en cuyo caso no deberán exceder del 0.5% de la UIT por cada bien entregado como propaganda electoral. Esta conducta se entiende como grave y será sancionada con una multa de 100 UIT que será impuesta por la ONPE en un plazo no mayor de 30 días. Dicha prohibición se extiende a los candidatos a cualquier cargo público de origen popular, y será sancionado por el Jurado Nacional de Elecciones con la exclusión del proceso electoral correspondiente”.

Leer más

Plata, plagios y pedos

aAsí como en cualquier parte del mundo, en nuestro país cada proceso electoral tiene su propio sello o marca. Así como anteriores elecciones son recordadas por el “millón de empleos o “la gran transformación”, el imaginario social ya sentenció que el actual proceso electoral es de “la plata y plagio como cancha”. La mejor prueba de que eso es así es que ya llevamos dos semanas con el mismo tema (y parecen venir más),  olvidándonos, como siempre, que cada proceso electoral sirve, fundamentalmente, para exponer y debatir las propuestas que debieran, por lo menos, ilusionarnos con un país mejor para los próximos cinco años.

Leer más

1 3 4 5 6 7 98