Idiotez edil

Creo que a cualquiera que esté ad portas de festejar su cumpleaños, y sabiendo que a dicha fiesta llegarán varios invitados, propios y extraños, le preocupa los arreglos de su casa, lugar donde mayormente se lleva a cabo el agasajo. Digo cualquier persona con sentido común o un mínimo de razón… menos a nuestro alcalde provincial quien, definitivamente, está afectado de idiotez edil.

Leer más

Concurso literario

Serán mil doscientos, le dije a Jenny, quien recibía los trabajos de los primeros postulantes al II Concurso literario de El Búho. Lo dije, confieso, en broma, pero resultó premonitorio: el día del cierre, jueves 31 de julio, como estipulaban las bases, cientos de concursantes hacían cola desde las oficinas del semanario hasta la calle. Mabel, entre confusa y alegre, ordenaba ampliar las horas y los escritorios de recepción de sobres y renegaba conmigo diciéndome que qué hacía yo en Yura conferenciando sobre desarrollo humano en lugar de estar participando del éxito de nuestro segundo concurso literario.

Leer más

Aclaración

Recibí la llamada estando en Lima y en plena conferencia sobre los Derechos Humanos. ¿Has visto el video?, me preguntaron. De qué hablas?, respondí. Ya te mando la dirección. Corte. En la noche abrí mi correo y allí estaba la dirección. Apunté la flecha, manito, click. Aparecí en youtube: un video me tildaba de patriota por estar denunciando los doctorados bamba (léase, falsos) de la Universidad Nacional de San Agustín.

Leer más

Lecturas recientes

Lluvia después de mi caída y réquiem para Darfur.– Porfirio Mamani Macedo, paisano y exiliado voluntario en París, cada cierto tiempo nos sorprende con una nueva producción poética que, religiosamente, nos hace llegar para saber qué ánimo inspira su más reciente trabajo. En este caso, por ejemplo, Mamani trasluce sus nostalgias, añoranzas de migrante bajo algún chubasco de la Ciudad Luz.

Leer más

Sexo en la ciudad

Sex and the city fue una de las series televisivas más afamadas de inicios del presente siglo. Allí se retrataba al nuevo personaje de la sociedad cosmopolita: la mujer bella, exitosa; aquella que puede prescindir del hombre y que habla abiertamente del sexo como una de sus necesidades vitales. Los seguidores de la serie se contaban por miles, las feministas convirtieron a Carrie, Charlotte, Samantha y Miranda en sus iconos, y la academia, especialmente los seguidores de la teoría de género, hicieron del programa un referente obligatorio.

Leer más

1 2