Archivos Mensuales: noviembre 2020

LAS NUEVAS REGLAS PARA EL RECONOCIMIENTO DEL INGRESO Y GASTO DESDE EL PUNTO DE VISTA TRIBUTARIO

[Visto: 72 veces]

  1. Introducción:

 El reconocimiento del ingreso y el gasto desde el punto de vista tributario, es uno de los puntos medulares al momento de la determinación del impuesto a la renta empresarial. Y, siempre se tenía muchas dudas al respecto. Teníamos opiniones de la Administración Tributaria respecto al reconocimiento del ingreso, criterios del Tribunal Fiscal contrarios a dichas opiniones, y al final los perjudicados eran las empresas, porque se encontraban en contexto de incertidumbre tributaria, que al final le ocasionaba inconsistencias que le producían un costo adicional.

En ese contexto, el 13 de septiembre del 2018, el Ejecutivo publicó el Decreto Legislativo N°1425, vigente desde el 01 de enero del 2019, el cual, modifica el artículo 57° del TUO de la Ley del Impuesto a la Renta (LIR), regulando un concepto de devengo jurídico.

Sin embargo, desde la aplicación de este devengo tributario, se ha encontrado algunos problemas aplicativos, ya que en ciertas situaciones se producen divergencias con el devengo contable.

En las siguientes líneas, vamos a desarrollar el devengo jurídico, su divergencia con el devengo contable y casos prácticos.

2.- Reglas generales:

 El inciso a) del artículo 57° de la LIR señala tres reglas generales que deben ser analizadas primero cuando se tenga una operación:

2.1.-Hechos Sustanciales:

La Exposición de motivos indica que esta definición es muy similar a la que se recoge en la LIR chilena según la cual se entiende por renta devengada a aquella sobre la cual se tiene un título o derecho independientemente de su actual exigibilidad y que constituye un crédito para su titular. Es el derecho a obtener el beneficio o variación patrimonial cuando se realizan los hechos jurídicos acordados en el contrato; es decir cuando se ejecuten. En ese sentido se diferencian si se trata de enajenación de servicios, prestación de servicios, servicios de ejecución continuada, entre otros.

En este punto, lo podemos señalar es que debemos tener cuidado con lo que se acuerde en los Contratos. Ej.: Dos empresas acuerdan un préstamo con Intereses Compensatorios y Moratorios. En la realidad, solo se aplican los compensatorios; por lo tanto, contablemente no se reconocen, pero bajo la definición del devengo tributario sí.

“Leer más”

TRATAMIENTO TRIBUTARIO DE LOS GASTOS Y COSTOS EN EL NUEVO CONTEXTO DEL COVID 19-SEGUNDA PARTE

[Visto: 149 veces]

  1. La depreciación de los bienes del activo fijo durante el Estado de Emergencia:

 En esta situación de pandemia, muchas empresas han estado paradas durante meses. Sus activos fijos (maquinaria y equipo) no han estado funcionando o los inventarios se han visto perjudicados. Bajo este contexto, podemos decir que, respecto a propiedad planta y equipo, se debe considerar evaluar y revelar de acuerdo a lo establecido por la NIC 16, los efectos en los estados financieros de la paralización obligatoria de las plantas de producción de la empresa (por la pandemia del COVID-19) y considerar lo siguiente:

  • La depreciación de un activo que se mide por el método lineal, se contabilizará aún si éste es utilizado por debajo de su capacidad normal o si se ha dejado de utilizar; sin embargo, conforme lo indicado en la NIC 2, el Costo Indirecto de Fabricación sólo se puede asignar al costo de producción, cuando se está a capacidad normal. Caso contrario, se entiende que aquel Costo Indirecto de Fabricación que se encuentra en una situación en que la empresa no está a capacidad normal (por cuestiones externas como el COVID-19), entonces ese costo afecta gasto (será gasto deducible).
  • Mientras que, para los activos medidos bajo el método de depreciación en función del uso (unidades producidas), y cuando no tenga lugar ninguna actividad de producción, la depreciación es nula; es decir, se tendrá que dejar de depreciar contablemente, y tributariamente no habrá reconocimiento de gasto.

La recomendación en este caso, es que la empresa tiene que estar bien documentada, evaluar en qué situación está cada uno de los activos de la empresa y sustentar nuestro cargo por depreciación tributaria.

Tomemos en cuenta que contamos con el Decreto Legislativo N° 1488 donde se ha dado un régimen de depreciación excepcional (es como una depreciación acelerada)[1].

Cabe precisar que, la depreciación imputada a cuenta de resultados por aplicación de la NIC 16, a través del método lineal, podría diferir del gasto por depreciación aceptado para efectos tributarios, generando un impuesto diferido.

“Leer más”

Suscripción

Ingrese su correo electrónico para notificarlo de las actualizaciones de este blog:

230 subscribers