Archivo por meses: marzo 2017

Obligación del trabajador de presentar Declaración Jurada donde señale las remuneraciones y retenciones que le hayan efectuado

[Visto: 683 veces]

Conforme a lo indicado en la Única Disposición Complementaria Transitoria del Decreto Supremo N° 033-2017-EF, mientras que no entre en vigencia la Resolución de Superintendencia de Sunat a que se refiere el primer párrafo del inciso c) del artículo 41° del Reglamento de la LIR, las remuneraciones y retenciones deberán ser acreditadas por el trabajador sólo con declaración jurada. Es decir, cuando un empleado se cambia de trabajo, a su nuevo empleador sólo le tendrá que entregar una DJ donde señale las remuneraciones y retenciones que le hayan efectuado, incluso tendrá que señalar si se le procedió o no a efectuar la devolución de la renta de quinta categoría, ello con la finalidad de que el nuevo empleador sepa cómo afrontar la proyección de renta de quinta que tendrá que afectuar desde el mes del inicio de las labores del empleado hasta el 31 de diciembre de dicho ejercicio.

Aprueban Reglamento del Decreto Legislativo N° 1257 que establece el fraccionamiento especial de deudas tributarias y otros ingresos administrados por la SUNAT

[Visto: 1076 veces]

DECRETO SUPREMO

Nº 049-2017-EF

EL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA

CONSIDERANDO:

Que, mediante el Decreto Legislativo N° 1257 se estableció el fraccionamiento especial de deudas tributarias y otros ingresos administrados por la SUNAT;

Que, la sexta disposición complementaria final del Decreto Legislativo N° 1311, precisó y modificó la extinción de deudas tributarias regulada en el artículo 11 del Decreto Legislativo N° 1257;

Que, la segunda disposición complementaria final del Decreto Legislativo N° 1257 señala que mediante decreto supremo, refrendado por el Ministro de Economía y Finanzas, se dictan las normas reglamentarias y complementarias necesarias para la correcta aplicación de lo dispuesto en él;

De conformidad con lo dispuesto por el numeral 8) del artículo 118º de la Constitución Política del Perú y la segunda disposición complementaria final del Decreto Legislativo N° 1257;

DECRETA:

Artículo 1.- Aprobación del Reglamento del Decreto Legislativo N° 1257

Apruébese el Reglamento del Decreto Legislativo N° 1257, que establece el fraccionamiento especial de deudas tributarias y otros ingresos administrados por la SUNAT; que consta de un (1) título preliminar, tres (3) títulos; diecinueve (19) artículos y cuatro (4) disposiciones complementarias finales, los cuales forman parte integrante del presente decreto supremo.

Artículo 2.- Refrendo y vigencia

El presente decreto supremo es refrendado por el Ministro de Economía y Finanzas y entra en vigencia al día siguiente de su publicación.

Dado en la Casa de Gobierno, en Lima, a los nueve días del mes de marzo del año dos mil diecisiete.

PEDRO PABLO KUCZYNSKI GODARD

Presidente de la República

ALFREDO THORNE VETTER

Ministro de Economía y Finanzas

Sigue leyendo

TRATAMIENTO TRIBUTARIO DE LOS GASTOS VINCULADOS AL PERSONAL

[Visto: 872 veces]

 

Uno de los más grandes elementos que componen una empresa es su personal, todo el grupo humano que trabaja para ella para alcanzar un único fin-que la empresa avance en el mercado y transcienda en el tiempo-, razón por la cual las empresas invierten en su personal constantemente. Sin embargo, se tiene que tomar en cuenta que esa inversión de dinero que hacen las empresas tiene un impacto tributario que tiene que ser detenidamente observado para no cometer ningún error que pueda causarle a la empresa un perjuicio fiscal en el transcurso del tiempo.

A continuación vamos a desarrollar la incidencia tributaria y su manejo de los gastos vinculados al recurso humano de la empresa, así como sus condiciones y limites indicados en el artículo 37° de la del Texto Único Ordenado (TUO) de la Ley del Impuesto a la Renta, aprobado por Decreto Supremo N° 179-2004-EF (LIR).

  1. Diferencia entre remuneración y renta de quinta.

La remuneración es todo lo que percibe el trabajador por sus servicios prestados y que representa una ventaja o beneficio patrimonial para él y su familia, sin tener en cuenta la condición, el plazo o la modalidad de entrega[1], salvo que, ciertamente, se encuentre excluido.

Las normas laborales tienen una definición concreta sobre la remuneración, el artículo 6º de la Ley de Productividad y Competitividad Laboral (LPCL) señala que es remuneración “para todo efecto legal el íntegro de lo que el trabajador recibe por sus servicios, en dinero o en especie, cualesquiera sean la forma o denominación que se les dé, siempre que sea de su libre disposición”. A ello, habría que agregar lo expresado en el artículo 10º del Reglamento de la Ley de Fomento del Empleo (LFE), aprobado por Decreto Supremo Nº 001-96-TR: “El concepto de remuneración definido por los artículos 39º y 40º de la Ley –hoy artículos 6º y 7º de la LPCL–, es aplicable para todo efecto legal, cuando sea considerado como base de referencia, con la única excepción del Impuesto a la Renta que se rige por sus propias normas”.

A partir de lo expuesto en la LPCL y el Reglamento de la LFE, podemos apreciar que estamos ante una definición genérica y amplia sobre los alcances del concepto remunerativo y que se aprecia en la mayoría de las legislaciones en América Latina[2] . Así, las prestaciones que percibe el trabajador deben ser calificadas, en principio, dado el concepto “totalizador” y la “vis atractiva”[3] o la concepción total y comprensiva de cuantos beneficios perciba como contraprestación de sus servicios, como remunerativas. Si existiera alguna duda sobre los alcances de un concepto que percibe el trabajador, debería privilegiarse por el carácter remunerativo del mismo.

De la misma manera en la LIR, tenemos una definición genérica de renta tributaria, la cual la encontramos en el literal a) del artículo 34º de la LIR. En efecto, este precepto indica que son rentas de quinta categoría de los trabajadores dependientes los “sueldos, salarios, asignaciones, emolumentos, primas, dietas, gratificaciones, bonificaciones, aguinaldos, comisiones, compensaciones en dinero o en especie, gastos de representación y, en general, toda retribución por servicios personales”.

De ello se desprende que como parte de la retribución de quinta categoría están comprendidas: las gratificaciones ordinarias y extraordinarias, las vacaciones y la distribución de utilidades obligatoria que deben entregar las empresas, entre otros.

En suma, la definición de “remuneración” para fines laborales ha sido diseñada para determinar la afectación o no de esta a beneficios sociales, mientras que la tributaria tiene un carácter más amplio, no siendo determinante el carácter remunerativo o no de un concepto, en tanto que la Ley del Impuesto a la Renta solo alude a este para definir si califica o no como renta de quinta categoría.

En el aspecto tributario, también encontramos una definición bastante genérica que comprende una serie de conceptos expresamente como sueldos, salarios, bonificaciones –curiosamente, no aparece el término remuneración–, etc., y una cláusula genérica que importa la inclusión de los conceptos que el trabajador percibe por los servicios prestados –se rescata el carácter contraprestativo de las rentas e importa una expresión de la regla general del artículo 1º de la propia LIR sobre rentas que se derivan del trabajo-. Se debe destacar la apuesta de la LIR por contar con una definición genérica de renta, siendo los conceptos excluidos las condiciones de trabajo y las exoneraciones e inafectaciones que, ciertamente, tienen menor alcance que el previsto en las normas laborales.

  1. Conceptos no Remunerativos:

 En materia laboral, los importes entregados a favor de los trabajadores se clasifican como conceptos remunerativos y no remunerativos, a efectos del cálculo de beneficios sociales.

En el artículo 19° de la Ley de Compensación por Tiempo de Servicios se hayan descritos los principales conceptos no remunerativos, y todos estos tienen como común denominador no incidir en el cálculo de beneficios sociales ni en el de las remuneraciones asegurables para determinar tributos y aportes legales, toda vez que no le permiten un enriquecimiento permanente al trabajador.

Entre los conceptos que no califican como remuneración tenemos:

Concepto no remunerativo Renta de Quinta Categoría
1 La asignación o bonificación por educación, tanto con motivo de la educación del trabajador como de sus hijos. Cualquier desembolso educativo que no sea capacitación.  Sí
2 Asignaciones o bonificaciones por cumpleaños, matrimonio, nacimiento de hijos, fallecimiento y aquellas de semejantes naturaleza. No
3 Montos entregados al trabajador para el cabal desempeño de sus labores, o con ocasión de sus funciones, tales como movilidad, viáticos, vestuario y todo lo que razonablemente cumpla tal objeto. No
4 La alimentación proporcionada directamente por el empleador, que tenga la calidad de condición de trabajo por ser indispensable para la prestación de los servicios. No
5 Indemnizaciones laborales No
6 La compensación por tiempo de servicios No
7 Gratificaciones extraordinarias u otros pagos recibidos ocasionalmente, a título de liberalidad
8 Aguinaldos

 

Como se puede visualizar la naturaleza remunerativa o no remunerativa no necesariamente tendrá relevancia en el cálculo de impuestos, a menos que la normativa expresamente lo señale, ya que en el plano tributario no necesariamente se presenta el mismo efecto, puesto que las reglas que determinan el Impuesto a la Renta de los trabajadores se rigen bajo otros parámetros.

Sigue leyendo