Archivo por meses: agosto 2016

ADECUACIÓN DEL FORMULARIO VIRTUAL N° 1666 PARA LA DECLARACIÓN DE GANANCIAS DE CAPITAL Y OTRAS RENTAS

[Visto: 2340 veces]

Resolución de Superintendencia N° 206-2016/SUNAT

(Vigencia 01.09.2016)

 Obligados a utilizar el Formulario Virtual N° 1666:

a) Las sociedades administradoras de los fondos de inversión, las sociedades titulizadoras de patrimonios fideicometidos y los fiduciarios de fideicomisos bancarios, por retenciones a sujetos domiciliados y no domiciliados en el país sobre rentas:

(i) de la segunda categoría por atribución de utilidades, rentas o ganancias de capital, excepto las utilidades por dividendos; y,

(ii) de la tercera categoría devengada proveniente de redenciones o rescates realizados con posterioridad al cierre del ejercicio.

b) Las sociedades administradoras de fondos mutuos de inversión en valores y las administradoras privadas de fondos de pensiones –por los aportes voluntarios sin fines previsionales–, por retenciones a sujetos domiciliados y no domiciliados en el país sobre rentas:

(i) de la segunda categoría provenientes de ganancia de capital y de enajenación, redención o rescate de acciones; y,

(ii) de la tercera categoría provenientes del comercio y la ganancia de capital y los ingresos por operaciones habituales.

c) Las instituciones de compensación y liquidación de valores o quienes ejerzan funciones similares por las retenciones correspondientes a rentas:

(i) de fuente peruana y fuente extranjera de sujetos domiciliados y no domiciliados.

Se procede a sustituir el anexo de la Resolución de Superintendencia Nº 012-2011/SUNAT por el anexo de esta resolución y señala que la estructura del archivo plano que se detalla en el referido anexo debe utilizarse para las declaraciones que se presenten a partir del 1 de setiembre de 2016, independientemente del periodo al que correspondan estas, incluso si se trata de declaraciones rectificatorias.

ASPECTOS TRIBUTARIOS DE LAS ASOCIACIONES SIN FINES DE LUCRO

[Visto: 25608 veces]

El Art. 2º inciso 13 de la Constitución Política del Perú reconoce el derecho de toda persona a asociarse y de constituir fundaciones y diversas formas de organización jurídica sin fines de lucro, sin autorización previa y con arreglo a la ley.

En base a ese reconocimiento constitucional, las asociaciones sin fines de lucro reciben un trato diferenciado en nuestro ordenamiento tributario con relación a otro tipo de contribuyentes, sustentado en el hecho que las mismas no ejercen actividad empresarial y dada la función social que desempeñan necesitan de la realización de actividades que les permitan sostenerse para proceder a la consecución de sus fines.

En el Perú, las personas jurídicas sin fines de lucro se encuentran básicamente reguladas por el Código Civil, y las personas jurídicas lucrativas (a las que comúnmente se alude como “empresas”), se encuentran reguladas por la Ley General de Sociedades.

A continuación, vamos a desarrollar el Tratamiento tributario de las entidades sin fines de lucro, ya que la SUNAT ha puesto atención a las entidades sin fines de lucro con clara tendencia a una mayor y exigente fiscalización, pues ha detectado a la fecha que existen muchas asociaciones sin fines de lucro que son favorecidas por las exoneraciones tributarias, siendo la principal problemática que las ONG que se constituyen como entidades sin fines de lucro sin cumplir con esa finalidad, pues buscan lucrar, por lo que la SUNAT pretende controlar dichas simulaciones, así como también la recepción de donaciones, el encubrimiento de gastos no deducibles, la distribución indirecta a los socios de una asociación sin fines de lucro, mediante la disposición de los ingresos para pagar sueldos de los asociados, el reparto del patrimonio pese a que los resultados deben ser destinados para los fines para los que fueron creadas. En efecto, en el Perú se vienen creando asociaciones sin fines de lucro con la finalidad de liberarse de obligaciones tributarias o para desviar rentas u obtener créditos o deducciones que no son permitidas en los regímenes generales.

I.-Concepto de entidad sin fines de lucro:

Una Organización sin fin de lucro es una entidad que no tiene como finalidad un beneficio económico para los integrantes, sino que la ausencia de una finalidad lucrativa de estas entidades debe entenderse como una limitación para distribuir beneficios generados por actividades económicas entre los directivos, asociados, administradores o trabajadores de la entidad no lucrativa, sea de manera directa o indirectamente.

Las entidades sin fines de lucro pueden adoptar la forma jurídica de asociación, fundación, mutualidad o cooperativa (las cooperativas pueden tener o carecer de ánimo de lucro), las organizaciones sin ánimo de lucro suelen ser organizaciones no gubernamentales (ONG), y por lo general reinvierten el excedente de su actividad en obra social para la cual fueron creadas.

Existen varias formas, pero una de las formas más comunes es la asociación la cual se encuentra definida por el artículo 80° del Código Civil como una organización estable de personas naturales o jurídicas, o de ambas, que a través de un fin no lucrativo.

Debemos tener en consideración que la constitución de una asociación no supone necesariamente que se encuentre beneficiada con al goce de incentivos o beneficios tributarios, los cuales describiremos a continuación respecto al Impuesto a la Renta y el Impuesto General a las Ventas.

Sigue leyendo

QUÉ SE DEBE CONSIDERAR PARA DEDUCIR COMO GASTO LAS TRANSACCIONES CON SUJETOS NO DOMICILIADOS

[Visto: 6311 veces]

En un mundo tan globalizado como el que vivimos, las operaciones comerciales entre agentes económicos situados en distintos países se hace cada vez más intensa y fluida. En ese sentido, los agentes económicos empiezan a relacionarse y a tener intercambios comerciales que terminan en generación de riqueza. Riqueza que debe tributar con el  Impuesto a la Renta.

El propósito de este informe es dar a conocer algunos aspectos que giran en torno a la deducibilidad de gastos, en los que incurriría una empresa domiciliada en nuestro país, a raíz de la celebración de determinados negocios jurídicos con sujetos “no domiciliados”; para efectos de la Ley del Impuesto a la Renta (LIR); y si es que existe alguna condicionante para la toma del referido gasto como tal.

  1. Ámbito de aplicación de la Ley del Impuesto a la Renta

 De conformidad con la Norma XI del Título Preliminar del Código Tributario, se tiene que “Las personas naturales o jurídicas, sociedades conyugales, sucesiones indivisas u otros entes colectivos, nacionales o extranjeros, domiciliados en el Perú, están sometidos al cumplimiento de las obligaciones establecidas en este Código y en las leyes y reglamentos tributarios. También están sometidos a dichas normas, las personas naturales o jurídicas, sociedades conyugales, sucesiones indivisas u otros entes colectivos, nacionales o extranjeros no domiciliados en el Perú, sobre patrimonios, rentas, actos o contratos que están sujetos a tributación en el país”.

Tal como se aprecia, el Estado delimita su potestad tributaria al imponer tributos, lo cual queda de manifiesto en el artículo 6º de la LIR. Así tenemos que, en el caso de contribuyentes no domiciliados en el país, de sus sucursales, agencias o establecimientos permanentes, el impuesto recaerá sólo sobre las rentas de fuente peruana.

Sigue leyendo