Archivos Mensuales: julio 2013

INCIDENCIA TRIBUTARIA EN LA REORGANIZACIÓN DE SOCIEDADES

Categoría : Impuesto a la Renta

[Visto: 7901 veces]

El incremento de la economía peruana en los últimos años, no solo ha traído un extraordinario crecimiento de varios sectores sino que ha dado como consecuencia la aparición de un rubro empresarial: la fusión de empresas en sus dos versiones: fusión por absorción y fusión por constitución.
Y es que en efecto, en las economías modernas, las empresas para ser competitivas deben de sumar no solo sinergias sino potencialidades comunes, pues las suma de experticias puede traer capacidades para entrar a nuevos mercados y no solo eso sino que, en muchos casos, se estimula la economía de escala disminuyendo y optimizando la forma y fondo en cómo se atienden nuevos y mayores mercados. En el Perú, al igual que en muchos países de Latinoamérica las fusiones empresariales son aún un tema nuevo e incipiente, pues la mayoría de las empresas son de corte familiar y por lo tanto los capitales son cerrados lo que no permite una valoración de las acciones.
En el presente trabajo abordamos desde el ámbito contable como tributario la reorganización de sociedades, para lo cual exploraremos las implicancias tributarias y contables de la misma. La razón de esta exploración radica en la necesidad de establecer un marco sobre el cual los empresarios y especialistas y personas dedicadas a las fusiones empresariales puedan establecer parámetros indicadores de conveniencia tributaria y contables, pues al final de las decisiones estas implicancias pueden o no definir el negocio.

I. DESDE EL PUNTO DE VISTA DEL IMPUESTO A LA RENTA:

De conformidad con lo señalado por el texto del artículo 104º del TUO de la Ley del Impuesto a la Renta (en adelante LIR), una vez que se ha producido la reorganización de sociedades o empresas, las partes intervinientes pueden optar, en forma excluyente por los siguientes tres regímenes:

• Numeral 1 del artículo 104º de la Ley del Impuesto a la Renta:

Si las sociedades o empresas acordaran la revaluación voluntaria de sus activos, la diferencia entre el mayor valor pactado y el costo computable determinado de acuerdo con el Decreto Legislativo N° 797 y normas reglamentarias estará gravado con el Impuesto a la Renta. De este modo, los bienes transferidos, así como los del adquirente, tendrán como costo computable el valor al que fueron revaluados.
En caso de haberse optado por este régimen las empresas o sociedades que se reorganicen, deberán pagar el Impuesto por las revaluaciones efectuadas, siempre que las referidas empresas o sociedades se extingan. La determinación y pago del Impuesto se realizará por cada una de las empresas que se extinga, conforme a lo dispuesto en el numeral 4, inciso d) del artículo 49º del Reglamento de la LIR.
Para efectos informativos, el literal d del numeral 4) del artículo 49º del Reglamento de la LIR precisa que de manera excepcional se deberá presentar la Declaración Jurada Anual del Impuesto a la Renta, a los tres meses siguientes a la fecha de entrada en vigencia de la fusión o escisión o demás formas de reorganización de sociedades o empresas, según las normas del Impuesto, respecto de las sociedades o empresas que se extingan. En este caso el Impuesto a la Renta será determinado y pagado por la sociedad o empresa que se extingue conjuntamente con la declaración, tomándose en cuenta, al efecto, el balance formulado al día anterior al de la entrada en vigencia de la fusión o escisión o demás formas de reorganización de sociedades o empresas.

“Leer más”

Suscripción

Ingrese su correo electrónico para notificarlo de las actualizaciones de este blog:

230 subscribers