Archivo de la etiqueta: merengue

El Niágara en bicicleta

[Visto: 1063 veces]

Juan Luis Guerra

Me dio una sirimba un domingo en la mañana
cuando menos lo pensaba
caí redondo, como una guanábana, sobre la alcantarilla
será la presión o me ha subido la bilirrubina
Y me entró la calentura
y me fui poniendo blanco como bola (d)e naftalina
me llevaron a un hospital de gente (supuestamente)
en la emergencia, el recepcionista escuchaba la lotería
(¡treinta mil pesos!)
¡alguien se apiade de mi!
grité perdiendo el sentido
y una enfermera se acercó a mi oreja y me dijo:
“tranquilo, Bobby, tranquilo”
Me acarició con sus manos de ben gay y me dijo:
“¿qué le pasa, atleta?”
y le conté con lujo de detalles lo que me había sucedido
Hay que chequearte la presión
pero la sala está ocupada y, mi querido
en este hospital no hay luz para un electrocardiograma
Abrí los ojos como luna llena y me agarré la cabeza
porque es muy duro
pasar el niágara en bicicleta
No me digan que los médicos se fueron
no me digan que no tienen anestesia
no me digan que el alcohol se lo bebieron
y que el hilo de coser
fue bordado en un mantel
No me digan que las pinzas se perdieron
que el estetoscopio está de fiesta
que los rayos x se fundieron
y que el suero ya se usó
para endulzar el café
Me apoyé de sus hombros como un cojo a su muleta
y le dije: “¿qué hago, princesa?”
y en un papel de receta me escribió muy dulcemente:
(mi princesa, ¿qué va a ser de mí?, uh…)
“lo siento, atleta”
Me acarició con sus manos de ben gay y siguió su destino
y oí claramente cuando dijo a otro paciente:
“tranquilo, bobby, tranquilo”
Bajé los ojos a media asta y me agarré la cabeza
porque es muy duro
pasar el niágara en bicicleta
No me digan que los médicos se fueron
no me digan que no tienen anestesia
no me digan que el alcohol se lo bebieron
y que el hilo de coser
fue bordado en un mantel
No me digan que las pinzas se perdieron
que el estetoscopio está de fiesta
que los rayos x se fundieron
y que el suero ya se uso
para endulzar el café
[improv.]
No me digan que me va cayendo
de tanto dolor
no me digan que las aspirinas
cambian de color

Desapareció mi Especialista un jueves por la mañana
cuando menos lo pensaba
dejando paredes de expedientes, alrededor de su escritorio
será la presión o me ha subido la bilirrubina

Y me puse a recordar
mi primer día de trabajo en esta oficina
me enviaron a un Juzgado con gente (supuestamente)
donde en Despacho el Provisional resolvía lo que quería
(¡trescientos expedientes!)

¡Alguien se apiade de mi!
grité perdiendo el sentido
y la Jefa de Personal me miro a los ojos y me dijo:
“Tranquilo, Doctor, tranquilo”

Me meció con promesas de ayudarme pronto y me dijo:
“¿Qué le pasa, Doctor?”
y le conté con lujo de detalles lo que me había sucedido

Hay que conseguir un trabajador
pero ninguno esta disponible y, mi querido
en esta Oficina no hay presupuesto para un nuevo contrato.

Abrí los ojos como luna llena y me agarré la cabeza
porque es muy duro
pasar el Niágara en bicicleta

No me digan que los técnicos se fueron
no me digan que no tienen asistentes
no me digan que los especialistas se perdieron
y los auxiliares del concurso
son pa’ los Juzgados del Futuro.

No me digan que los auxiliares se perdieron
que el Jefe de Odicma está de fiesta
que los jueces rectos se fundieron
y que el toner ya se usó
para endulzar el café

Me apoyé de sus hombros como un cojo a su muleta
y le dije: “¿Qué hago, princesa?”
y en un papel reciclado me escribió muy dulcemente:
(mi princesa, ¿qué va a ser de mí?, uh…)
“Lo siento, Doctor”

Me acarició con sus manos de mecer y siguió su destino
y oí claramente cuando dijo a otro colega:
“Tranquilo, Doctor, tranquilo”

Bajé los ojos a media asta y me agarré la cabeza
porque es muy duro
pasar el Niágara en bicicleta

No me digan que los técnicos se fueron
no me digan que no tienen asistentes
no me digan que los especialistas se perdieron
y los auxiliares del concurso
son pa’ los Juzgados del Futuro.

No me digan que los auxiliares se perdieron
que el Jefe de Odicma está de fiesta
que los jueces rectos se fundieron
y que el toner ya se usó
para endulzar el café

[Improvisación]

No me digan que me van cayendo
con los de control
no me digan que con las visitas
todo va mejor

No me digan que me van trayendo
una solución
no me digan que me están meciendo, oh no…

Aquí va la versión 2014

Se llevaron a mi Especialista un martes por la mañana
cuando menos lo esperaba
dejando paredes de expedientes, alrededor de su escritorio
será la presión o me ha subido la bilirrubina

Y me puse a recordar
mi primer día de trabajo en esta oficina
me enviaron a un Juzgado con gente (supuestamente)
donde los provisionales no resolvían porque no querían
(¡trescientos expedientes!)

¡Alguien se apiade de mi!
grité perdiendo el sentido
y el Presidente de la Corte me miro a los ojos y me dijo:
“Tranquilo, Doctor, tranquilo”

Me meció con promesas de ayudarme pronto y me dijo:
“¿Qué le pasa, Doctor?”
y le conté con lujo de detalles lo que me había sucedido

Hay que conseguir una reemplazante
pero ninguno esta disponible y, mi querido
en esta Oficina no hay presupuesto para un nuevo contrato.

Abrí los ojos como luna llena y me agarré la cabeza
porque es muy duro
pasar el Niágara en bicicleta

No me digan que los técnicos se fueron
no me digan que no tienen asistentes
no me digan que los especialistas se perdieron
y los auxiliares del concurso
son pa’ los Juzgados del Futuro.

No me digan que los auxiliares se perdieron
que el Jefe de Odecma está de fiesta
que los jueces rectos se fundieron
y que el toner ya se usó
para endulzar el café

Me apoyé en sus palabras como un cojo a su muleta
y le dije: “¿Qué hago, Presidente?”
y mirándome compasivo me dijo muy amablemente:
(Presidente, ¿qué va a ser de mí?, uh…)
“Lo siento, Doctor”

Me estrechó la mano luego de mecerme y siguió su destino
y oí claramente cuando dijo a otro colega:
“Tranquilo, Doctor, tranquilo”

Bajé los ojos a media asta y me agarré la cabeza
porque es muy duro
pasar el Niágara en bicicleta

No me digan que los técnicos se fueron
no me digan que no tienen asistentes
no me digan que los especialistas se perdieron
y los auxiliares del concurso
son pa’ los Juzgados del Futuro.

No me digan que los auxiliares se perdieron
que el Jefe de Odecma está de fiesta
que los jueces rectos se fundieron
y que el toner ya se usó
para endulzar el café

[Improvisación]

No me digan que me van cayendo
con los de control
no me digan que con las visitas
todo va mejor

No me digan que me van trayendo
una solución
no me digan que me están meciendo, oh no…

 

Sigue leyendo

Me enamoro de ella

[Visto: 663 veces]

Juan Luis Guerra y 4:40

Yo era de un barrio pobre del centro de la ciudad,
ella de clase alta pa’ decir verdad,
montada en un mercedes, automatico, dos puertas,
yo rodando en una trate con un pie adentro y otro afuera…

Ella en la Pedro Enriquez, yo estudiante de la UASD;
ella summa cum laudem, yo suma dificultad…

Pero el amor se viste de lino y de franela,
y cada día que pasa yo me enamoro de ella…

Me enamoro de ella, me enamoro de ella,
de sus ojos claros, de su risa bella,
me enamoro de ella, me enamoro de ella,
de sus ojos claros, de su risa bella,
me enamoro de ella…

Ella en un club de tenis, yo aveces juego billar,
ella almuerza en el Lina, yo en un comedor social;
tiene en su residencia un sauna, una piscina,
en mi pension dos cubetas para mojarme la vida;
ella en bienes raíces hereda la capital,
yo tengo que hacer magia para trabajar…

Pero el amor se anida y no sabe de cuentas,
y cada día que pasa, yo me enamoro de ella…

Me enamoro de ella, me enamoro de ella,
de sus ojos claros, de su risa bella,
me enamoro de ella, me enamoro de ella,
de sus ojos claros, de su risa bella,
me enamoro de ella…

Esta historia se escribe sin principio ni final,
ella estando en sus buenas y yo siempre estando mal…

Pero el amor se viste de lino y de franela,
y cada día que pasa yo me enamoro de ella…

Me enamoro de ella, me enamoro de ella,
de sus ojos claros, de su risa bella,
me enamoro de ella, me enamoro de ella,
de sus ojos claros, de su risa bella,
me enamoro de ella…

Si ella cediera un poco mi vida fuera ideal,
bájate de esa nube y deja de soñar…

Pero el amor se viste de lino y de franela,
y cada día que pasa yo me enamoro de ella…

Me enamoro de ella, me enamoro de ella,
de sus ojos claros, de su risa bella,
me enamoro de ella, me enamoro de ella,
de sus ojos claros, de su risa bella,
me enamoro de ella…

Me enamoro de ella, me enamoro de ella,
de sus ojos claros, de su risa bella,
me enamoro de ella, me enamoro de ella,
de sus ojos claros, de su risa bella,
me enamoro de ella…

 

Sigue leyendo