49.- Aquella tarde llovió

[Visto: 800 veces]

Aquella tarde llovió.
El viento azotando,
el agua inmunda,
el hielo granizo;
la estufa tenue,
las manos frías
la mirada triste.

Te fuiste el día aquel
muy lejos,
te perdiste en la distancia
y en su agrazo,
te meció en sus brazos
pleno de caricias
el tiempo artero…

Esperó aún hoy un milagro;
Dios quisiera ser
para cambiar el tiempo,
para hacer tan solo una cosa,
a la manera mía,
sólo tú podrás
entenderme,
las ojeras,
los cabellos canos,
los cabellos que se escapan,
el bigote marchito…

Sonríe, sonríe otra vez,
como cuando jugabas conmigo
entre tus brazos,
cuando caminabas conmigo
tomándome de la mano,
por tiempos lejanos…

Vayamos juntos,
burlemos el tiempo,
ignoremos la distancia,
borremos del mundo
la palabra lejos,
matar para siempre
lapalabra tiempo,
ser juntos
el uno para el otro,
como siempre,
en la materia,
en la no materia,
como amigos,
olvidemos los años,
olvidemos lo ocurrido,
recuerda solo
que eres mi padre
y yo tu hijo.

***

En verdad
estás muy lejos.
pero también estás muy cerca,
hoy te quiero como nunca
y no sé porqupe será;

La vida nos jugó sucio,
tal vez pasó eso,
¿acaso nosotros
no hacemos nuestra vida?

juntemos nuestras manos,
hagamos un paraíso
o huestro Hado,
Tánatos, Hades e Hipnos
tan solo son marbetes,
somos nosotros
uno solo,
por eso es
incomprensible
una manera
de quererse
que nunca
podrá eliminarse.

Vivir divagar
entre borrones,
garabatos y palabras,
por eso te escribí
algún día
que mi vida
es tan solo
un refugio entre paradigmas…

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *