Categoría: General
Publicado por: a20068015
Visto: 58878 veces
Nosotros, autores de los artículos presentes en esta página Web, somos un grupo de compañeros estudiantes de Ciclo Inicial de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Nuestro objetivo es exponer, ampliar nuestros conocimientos sobre uno de los tantos problemas de nuestra sociedad peruana y tener conciencia de un fenómeno social: la inseguridad ciudadana. Esta inseguridad impide el progreso y desarrollo del Perú (aspecto social, educativo, cultural y político). Al presentar estos artículos, esperamos que los lectores (tanto sociedad civil como personajes de la política) se interesen por la seguridad de la población peruana. Nuestra calidad de vida puede mejorar con esfuerzo y trabajo de todos los ciudadanos.
Nuestro blog se inicia con la definición del problema y continúa con sus causas, consecuencias, sus posibles soluciones y una entrevista realizada a un especialista del Instituto de Defensa Legal del Perú, Nancy Mejía. Además, agregamos fotografías que muestran la realidad, en cuanto a la seguridad, de nuestro Perú. Todo este trabajo es producto del esfuerzo, ahínco y responsabilidad de cada uno de los integrantes que conformamos este grupo.
Es importante, para nosotros, agradecer a la especialista en seguridad ciudadana, Nancy Mejía, la entrevista fue fundamental y pieza clave para la realización de estos artículos; a nuestro profesor Héctor Velásquez, por su permanente supervisión y dirección en el trabajo; y de ante mano, a las personas que se interesen en la lectura de nuestros artículos.

Bibliografia
1. Landáez, Nelly
Inseguridad ciudadana. En :
http://www.servicio.cid.uc.edu.ve/derecho/revista/cuestloc3/3-9.pdf,
39/10/06, 10:30 a.m. horas.

2. “Inseguridad ciudadana”
2004 Instituto de Defensa Legal. En Ideele.
htt://idl.org.pe/idlrev/revistas/167/167%20cBi%20seguridad.pdf,
26/10/06, 20:31 horas.

Categoría: General
Publicado por: a20068015
Visto: 261788 veces
La inseguridad ciudadana se define como el temor a posibles agresiones, asaltos, secuestros, violaciones, de los cuales podemos ser víctimas. Hoy en día, es una de las principales características de todas las sociedades modernas, y es que vivimos en un mundo en el que la extensión de la violencia se ha desbordado en un clima generalizado de criminalidad. A continuación, presentamos la vertiginosa transición de la delincuencia en el país y las causas que originan esta incertidumbre en la sociedad.1

Entre las causas de inseguridad que se detectan, está el desempleo que vive una gran cantidad de personas; las personas que atentan contra los bienes y la integridad física de los ciudadanos lo hacen, frecuentemente, por no tener un empleo estable que les garantice ingresos suficientes para mantener a su familia.

También, se identificó a la pobreza como otra causa que puede generar agresividad y que causa, además, altos índices de delincuencia que, generalmente, se ubican en las zonas marginales de la ciudad.

La falta de educación es otra causa. La escasa (y, muchas veces, inexistente) educación de los ciudadanos genera delincuencia, agresividad y, por supuesto, inseguridad en aquellas personas que se mantienen al margen, pero que son los que sufren las consecuencias de esta situación.

Asimismo, la cultura tan pobre de nuestra población genera altos índices delictivos y de agresividad contra las personas. Puede afirmarse que, cuanta menos educación y cultura tengan las personas, más propensas a la delincuencia y al crimen serán.2

En conclusión, la inseguridad ciudadana puede ser superada si el Estado crea un sistema educativo que disminuya las cifras de deserción escolar que inciden en la criminalidad, y que, además, ofrezca oportunidades laborales a todos los sectores de la sociedad.


1 BASOMBRÍO, Carlos. “¿Linchamientos o soluciones?” . En: Ideele, N° 176. pp. 51-54.

2 LANDÁEZ, Nelly. “Inseguridad ciudadana”. En: http://www.servicio.cid.uc.edu.ve/derecho/revista/cuestloc3/3-9.pdf. 30/10/06 10:30 a.m. horas

Bibliografía:

Basombrío, Carlos
2004 ¿Linchamientos o soluciones?. En Ideele, Nº 176. pp. 51- 54

Landáez, Nelly
Inseguridad ciudadana. En : http://www.servicio.cid.uc.edu.ve/derecho/revista/cuestloc3/3-9.pdf,
39/10/06,10 :30 p.m horas
Categoría: General
Publicado por: a20068015
Visto: 70521 veces
Caminar por las calles de Lima ya no es tan fácil como era antes. Ahora, es común que, al despedirnos, nos digamos “ten cuidado”. Nadie está exento de ser víctima de un asalto y esto genera un miedo constante. En el siguiente artículo, trataremos las consecuencias de la inseguridad ciudadana.

La persona o institución que sufre un robo se ve privada de lo que es de su propiedad, lo que causa daño al patrimonio de personas, empresas, instituciones y del propio país. A veces, esto ocurre con violencia. Se genera un clima de desconfianza, desesperanza y desánimo, de manera que la persona que es víctima de un robo se cuida más y toma medidas más estrictas y excluyentes en perjuicio de los que no roban. Esto encarece los costos de la vida, pues obliga a instalar medidas de seguridad que implican contratación de pólizas de seguro, contratación de infraestructura de seguridad (paredes, rejas, cerraduras, etc.), contratación de personal, creación de áreas de seguridad en las instituciones y de instituciones de vigilancia en el país, entre otras medidas de protección.

Por otra parte, en el caso del abuso sexual, no solo sufren los acosados, sino también los agresores, los testigos, los padres, las madres, los hermanos, los familiares: en definitiva, la sociedad entera. Los testigos de la violación padecen bloqueos emocionales, intelectuales y alteraciones de conducta que les pueden llevar a un final funesto. Sus sufrimientos no son transitorios y pueden desafiar un desarrollo futuro normal. El abuso sexual acarrea desconfianza en la víctima, además de originar conciencia de culpa y vergüenza en ella, pues, en cierta medida, queda la culpa inconsciente de haber incentivado dicho acto.

Además, en el caso de los secuestros o raptos, el acto delictivo tiene como consecuencia la violación física y psicológica. Los secuestradores juegan con los sentimientos de los familiares de sus víctimas al amenazarlos con la muerte de estos, si no pagan por el rescate. Asimismo, los delincuentes abusan físicamente de sus víctimas si estas no son rescatadas.

En conclusión, la seguridad ciudadana es un bien público que el Estado debe garantizar y proteger. Enfrentar la violencia y fomentar la seguridad, por tanto, es manifestar la voluntad de conseguir un mejor desarrollo para nuestro país.

Bibliografía:

1. Basombrío, Carlos
“¿Linchamientos o soluciones?”. En: Ideele. Número 176,
pág 51 – 54



2. “Radiografía de la violencia”
2003 http:// www.gh.profes.net/especiales2.asp?id_contenido=44583
31/10/2006, 10:50 am.
Categoría: General
Publicado por: a20068015
Visto: 34062 veces
Somos concientes de que la inseguridad ciudadana incide negativamente en el desarrollo social, cultural, económico y educativo de nuestro país. Por eso se tiene que encontrar, con urgencia, medidas que solucionen esta problemática. La policía, en conjunto con los gobiernos locales, y, también, la sociedad civil tienen que trabajar para proponer y hallar dichas medidas. En el siguiente artículo, nosotros, como parte de la sociedad civil, expondremos algunas soluciones que podrán disminuir la gravedad del problema. En esta ocasión, basaremos nuestras soluciones en los ámbitos social, educativo y policial.

En el ámbito social, nos centraremos en cuatro puntos. En primer lugar, se encuentra el programa de resociabilización de jóvenes de la calle. Este consiste en otorgar opciones laborales, culturales o sociales que incentiven un adecuado uso del tiempo libre en los jóvenes. Por eso, estas opciones deben de ser atractivas, que recreen y tengan sentido integrador. En segundo lugar, está el ofrecimiento de oportunidades laborales para la población penal. Si se capacita a un ex interno este puede trabajar con las habilidades despertadas en la capacitación y, así, no caerá otra vez en la delincuencia y criminalidad. En tercer lugar, está la información para la participación. La población debe tener acceso a encuestas y estadísticas sobre la inseguridad ciudadana. “Tener una amplia disponibilidad de información contribuye a perfeccionar la política desarrollada en materia de seguridad ciudadana”1. En cuarto lugar, se encuentra la existencia de un centro de asistencia a las víctimas para que se les pueda brindar ayuda psicológica, dependiendo del nivel de violencia. Como afirma el Instituto de Defensa Legal: “El desarrollo de la problemática victimológica y la asistencia interdisciplinaria de las víctimas sirve para atenuar graves consecuencias que ocasionen los delitos tanto el aspecto individual, como el familiar y el social”.

En el ámbito educativo, el sistema actual en el Perú no consta de métodos que enseñen a los niños desde pequeños a no resolver sus riñas de manera violenta. Es bueno, sin importar su edad, inculcar a los niños el respeto hacia los demás para, así, convivir en armonía en la sociedad. También, es necesario combatir la deserción escolar, pues esto vincula a los jóvenes a no asistir a las escuelas y darse al abandono (punto de inicio de la violencia juvenil en las calles).

Y, por último, en el ámbito policial, se les debe dar importancia a dos aspectos. En el primer aspecto, está la descentralización jurisdiccional y geográfica. Esta se refiere a separar por niveles de gravedad los delitos cometidos en determinados lugares y circunstancias: no se puede imponer con una misma pena a alguien que robó y a otro que mató. En el segundo aspecto, se debe observar una clara división de funciones de los policías. Nuestro sistema de seguridad debe separar adecuadamente las funciones y estar debidamente dirigido y vigilado por un especialista en dicho aspecto.

En conclusión, la seguridad ciudadana es un bien público que el Estado debe garantizar y proteger. Es cierto que no hay estadísticas concretas que muestren el incremento o disminución de la seguridad ciudadana, pero este es un tema que no solo acontece en el Perú, sino también se da en toda Sudamérica. Por ello, las medidas para erradicarla deben ser cautelosas y no caer en soluciones inmediatistas, y, a su vez, negativas.

1 Instituto de Defensa Legal. Puntos básicos para un programa de seguridad ciudadana. http://www.seguridadidl/org.pe/puntosc.htm, 26/10/06, 23:00 horas.

Bibliografía

1. Caviglia, Franco
2002 “Puntos básicos para un programa de seguridad ciudadana”.
Seguridad ciudadana.
http://www.seguridadidl/org.pe/puntosc.htm, 26/10/06, 23:00
horas.

2. “Inseguridad ciudadana”
2004 Instituto de Defensa Legal. En Ideele.
htt://idl.org.pe/idlrev/revistas/167/167%20cBi%20seguridad.pdf,
26/10/06, 20:31 horas.

Categoría: General
Publicado por: a20068015
Visto: 15899 veces
Inseguridad ciudadana: “Los comités distritales son una posible solución ante esta problemática”


La inseguridad ciudadana es un problema que relaciona los aspectos social, cultural, económico, educativo y político de un país. En los últimos años, la inseguridad ha ido creciendo y, con eso, el constante reclamo a las autoridades, por parte de la sociedad, para que trabajen contra la expansión de este problema. Pero no solo basta con reclamar, sino que debemos estar bien informados y tener conocimiento (causas, consecuencias y posibles soluciones) de esta problemática: el fenómeno de inseguridad ciudadana no diferencia estratos sociales. Por eso, en el siguiente artículo, para ampliar nuestros conocimientos, presentamos algunos puntos principales de una entrevista realizada a la señora Nancy Mejía, que es investigadora y especialista en el tema del Instituto de Defensa Legal del Perú.

La señora Nancy Mejía recalca que el problema de la inseguridad ciudadana tiene altos índices en Lima (Perú). En los análisis realizados, se halló que, por ejemplo, los chicos que consumen drogas son propensos a delinquir por su necesidad de tener dinero para mantenerse en el vicio. Así mismo, mencionó que era falso que solo los pobres roban, pues los ladrones existen, también, en los altos cargos (los corruptos). Mientras que los poderosos no dejen de ser corruptos, no todos lo son, el problema de la delincuencia no va a terminar.

La especialista señaló que existe un mecanismo para combatir la inseguridad ciudadana y se llama CONASEV (Comisión Nacional de Empresas de Servicio). Este mecanismo consiste en que se forme comités distritales que regulen y trabajen para evitar la delincuencia en cada distrito. Esto demuestra que la responsabilidad no solo recae en la policía, sino en toda la ciudadanía. Los comités distritales, en su totalidad, lamentablemente, no funcionan correctamente por su fuerza insuficiente. Pero hay ecepciones como los comités en el distrito de Surquillo que han logrado que ex delincuentes se inserten, nuevamente, a la sociedad y se reformen (prestan servicio a la comunidad). Otra forma de solucionar la delincuencia en la ciudad es que se imparte una correcta educación que inculque valores tanto en pequeños como en jóvenes. Nos preguntamos si es una opción tomar la justicia por nuestras propias manos. Ante esta interrogante, la señora Nancy Mejía declara que no es necesario llegar a esos niveles de violencia. Sin embargo, a veces, es inevitable ya que en provincias lejanas, donde es difícil acceder a la Policía, teniendo al delincuente en las manos de los pobladores enardecidos, optan por lincharlo y castigarlo.

Como grupo, estamos de acuerdo con el expuesto por la especialista Nancy Mejía. El conjunto de hechos y delitos que ocurren en las calles por donde transitamos tiene que disminuir. Tomemos en cuenta que la inseguridad ciudadana tiene secuelas graves como el desempleo y la falta de solidaridad social. No podemos permitir que Lima se convierta en una ciudad donde reine la delincuencia.

Para concluir, enfatizaremos ciertos puntos importantes ya abordados en este artículo. Debemos tener presente que la inseguridad ciudadana alcanza niveles altos en nuestro país. Además, la corrupción influye de manera determinante en la solución del problema. Ante esta ola de delincuencia, se ha creado los comités distritales para fomentar la seguridad y confianza (necesitan estar mejor organizados). La sociedad civil suele echar esta carga a la policía. Lo que se debe hacer es juntar estas fuerzas para combatir la delincuencia y, por último, no es bueno tomar la justicia por nuestras propias manos. Esto genera más delincuencia y retraso en el país.


Bibliografia

1. Landáez, Nelly
Inseguridad ciudadana. En :
http://www.servicio.cid.uc.edu.ve/derecho/revista/cuestloc3/3-9.pdf,
39/10/06, 10:30 a.m. horas.

2. “Inseguridad ciudadana”
2004 Instituto de Defensa Legal. En Ideele.
htt://idl.org.pe/idlrev/revistas/167/167%20cBi%20seguridad.pdf,
26/10/06, 20:31 horas.