28 julio, 2018

Presentación

Para la historia, el cómputo del tiempo es indispensable para que las sociedades puedan tener un recuerdo ordenado de su pasado y puedan ubicar las causas y las consecuencias del actuar humano. De allí, la importancia de construir una línea de tiempo que nos permita seguir, en forma ordenada, los procesos históricos que han dado lugar a la sociedad actual.

Sin embargo, esto no basta si nos limitamos a una cronología. Es necesario insertar estas fechas en un panorama más amplio que nos lleve de lo local a lo nacional, continental y mundial porque no podemos quedarnos en las individualidades. Además, debemos establecer enlaces con imágenes que nos ayuden a hacer más visibles personas, paisajes, objetos y situaciones que nos permitan identificarnos e identificar a los demás en el tiempo y en el espacio.