SONIDOS de la PLURALIDAD UNIVERSAL PERUANA I.

 

El título y espíritu de estos párrafos, a algunos podría parecer lindar con el libelo, pero no lo es. Una patria como la nuestra, resulta plural – universal y a la vez muy peruana. Muchas cosas nos convencen de ello, cada día.   Una muestra eminente de lo afirmado, es entre muchos otros,  el trabajo del talentoso creador, productor y músico peruano: TONY SUCCAR. Y a las pruebas me remito.

Basta ver los conciertos que ofrenda al mundo entero, este gran compatriota,  para convencernos de la universalidad de su genio y de lo maravillosa que es nuestra patria que le dio origen, pues como decía José María Arguedas:el Perú es una fuente infinita para la creación y se debe perfeccionar los medios para entender este país infinito mediante el conocimiento de todo cuanto se descubre en otros mundos(…)No, no hay país más diverso, más múltiple en variedad terrena y humana; todos los grados de calor y color, de amor y odio, de urdimbres y sutilezas, de símbolos utilizados e inspiradores[1].

Eso es lo que fluye de peruanos como TONY SUCCAR, a quien he conocido recién hoy, únicamente por medio de una noticia periodística y seguidamente viendo sus conciertos en los Estados Unidos de Norteamérica, a través de Youtube.

Peruanidad y universalidad bien ensambladas, en la obra de este gran artista y arreglista,  demuestran que el PERÚ es una vibrante y fecunda síntesis  de culturas, que posibilita el surgimiento de perspectivas artísticas rotundamente plurales y por ello mismo radicalmente humanas y humanistas.

Porque la pluralidad peruana tiene diversos componentes. Cada uno de ellos con elementos muy propios, valiosos y originales. Pero una perspectiva integradora de tan diversas culturas e influencias, como la que desarrolla SUCCAR, es de suyo digna de emulación y del mayor elogio.  Porque SUCCAR nos permite comprender que todas las vertientes culturales, razas e idiosincrasias, finalmente no solo pueden integrarse sino también complementarse e incluso  armonizar en grado sumo, aspirando a lo sublime  y con ello dar origen a esa dimensión mayor  de la experiencia humana que conocemos como Arte (apasionado y por ende: verdadero).

NOTAS

[1] Discurso de JOSE MARÍA ARGUEDAS,  en el acto de entrega del premio “Inca Garcilaso de la Vega”, en Lima, Octubre de 1968. Conocido generalmente con el nombre  de NO SOY UN ACULTURADO.

Puntuación: 5 / Votos: 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*