Es posible construir la paz

[Visto: 758 veces]

A veces me pregunto cómo podemos nacer de nuevo a éste mundo, donde los avances tecnológicos no nos han traído soluciones apropiadas a la convivencia mundial. Decimos estar mejor comunicados con los celulares de última generación, la internet que fluye cada vez con más potencia, las tablets y lap tops que cada vez se encuentran más portátiles y dinámicas. Sin embargo, no llegan a todos, pese a que se han extendido y la juventud pugna por su acceso cada vez mayor y generalizado. Se puede decir que estamos cada vez más interconectados.

Pero los problemas centrales al mundo, al país o a nuestra región, no siempre están presentes en esas idas y vueltas de la comunicación. Algunas temáticas sí, pese a ser en algunos casos materias de controversia (diversidad sexual, migraciones, derechos de los niños/as, aborto, etc.). Algunos ya se han ido incorporando desde hace varios lustros, como la pobreza, el medio ambiente o género, al punto que parecieran que se hubieran domesticado en algunos aspectos y están presentes pero no se avanza necesariamente en resolverlos.

Otros temas más críticos son los relativos a las guerras, puesto que se piensa a veces que son temas de “orden interno” a los países que involucra. O el terrorismo internacional, se ve como un tema de “especialistas” o sólo resolvible por las grandes potencias, como si la sociedad civil no pudiera hacer nada o no fuera materia de su incumbencia. Sin embargo, dichos temas –como todos los temas que atañen a personas especialmente, involucran poblaciones- no pueden estar ausentes de nuestras preocupaciones.

Hoy, por ejemplo, la guerra existente en Siria nos atañe, así no lo queramos aceptar. Debiera afectarnos, con la sola noticia de tanta muerte de población civil que se justifica de tan diversas maneras… (ya va llegando al medio millón de personas). O no nos importa porque esta ISIS presente (el llamado “Estado Islámico”); porque son parte de una oposición beligerante que ha roto las reglas de juego “democráticas”; porque están usando gases tóxicos “prohibidos”… Uno se pregunta, ¿no debiera la guerra misma prohibirse? ¿Es válida cuando se defiende unos intereses y no otros? ¿Por qué en ella no concuerdan criterios comunes EE.UU., Rusia y China? ¿La ONU?

Realmente debiéramos desde la sociedad civil levantar una gran cruzada mundial que exija a todos los implicados “Alto a la guerra en Siria. Alto a las guerras.” Ojalá todos los países lo pudieran convertir en una política de Estado, al menos en América Latina. No puede ser posible que no nos afecte la muerte de tantas personas, civiles y no civiles. Es que ya llega la hora de decirnos BASTA de guerras como forma de resolver conflictos y diferencias. O como forma de imponer intereses y poderes geopolíticos. Como forma de hacer negocio con la pólvora y toda la carrera armamentista que engrosa los bolsillos de tan pocos (“¿empresarios?”).

Necesitamos ser más razonables en nuestro mundo. Hacer uso de las nuevas tecnologías para crecer en bienestar de toda la población y no de unos pocos. Cada ser humano es alguien tan respetable como mis padres, mis hijos o mis amigos/as. Nadie sobra todos somos necesarios, debemos hacernos necesarios e integrarnos.

Guillermo Valera Moreno
Magdalena del Mar, 24 de Abril de 2017

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *