De búhos y noches interesantes

[Visto: 582 veces]

Pedro se animó a ir y yo le dije que yo podría a partir de las 7 pm. Quedamos ese viernes (21 de abril) en vernos en la casa, aunque otros detalles retrasaron nuestra partida a la “Noche de la filosofía”. ¿Vamos a la Casa de la Literatura o al Centro Cultural? Terminamos yendo al segundo, con mucho ánimo y expectativa, quien lo dijera, “una noche de la filosofía, qué locos para haber pensado una cosa así, primera vez que se hace, creo”; “Interesante que la PUCP se plantee algo así en sus 100 años”, fueron nuestros comentarios.

Nos sorprendió encontrar a mucha gente joven en el público que caminaba indistintamente por los distintos pisos del edificio del Centro Cultural. No es que hubiera demasiado público en todo el local pero se llenaban normalmente las aulas destinadas a cada presentación en simultáneo, en las cuales se podía contar entre 40 a 50 personas. Era admirable para el propio ponente que ya a las 11 pm mencionaba “esperaba tener unas 10 personas de público” o “pensé que mi presentación iba a ser un monólogo”.

Estuve en unas cinco ponencias, suficiente para recorrer una diversidad de temas como el periodismo y una reflexión vinculada a Sócrates. El psicoanálisis y la filosofía, vinculada a la reflexión sobre el tiempo y una exposición fotográfica de varios autores que se realiza también en el mismo Centro Cultural, la misma que alcanzamos a ver algo rápido, pero interesante en la comprensión diversa sobre el tiempo (desde la fotografía) y sus lugares comunes y obvios en nuestro lenguaje (como que todos siempre estamos hablando en un tiempo pasado, presente o futuro).

Recorrimos la opción de la amazonía, las poblaciones indígenas y la filosofía, desde la cual se apuntó que mejor es hablar de cosmovisiones y paradigmas antes que de filosofía, si bien desde ellas se puede situar o encaminar pensamientos filosóficos. También estuvimos en temas de filosofía y política en los tiempos modernos, así como lo referente a la llamada “posverdad” que nos pareció interesante de modo especial.

La posverdad está referida a aquellas opiniones que se plantean como válidas, más allá de si se corresponde o no con hechos objetivos que las validen. Lo que termina imponiéndose como válido es la afirmación que se hace sobre algo y la fuerza subjetiva que provoca en los receptores de las mismas que la dan cómo válida o la aceptan tal cual (a pesar de que no se corresponda con algo verdadero).

Se puso ejemplos tan evidentes como que en la última campaña electoral de los EE.UU., Donald Trump (actual presidente en ejercicio), hizo en varias ocasiones afirmaciones totalmente fuera de lugar como afirmar (más de una vez) que el entonces Presidente Obama era el fundador del llamado “Estado Islámico” (organización que actúan en el oriente medio y que está catalogado de terrorista). O que en las redes sociales se difundiera y tuviera eco en cerca de 1 millón de personas la noticia de que el Papa Francisco apoyaba la candidatura de Trump. En fin, es un tema (la “posverdad”) para seguir abordando.

Como cierre de la “noche de la filosofía” terminamos viendo una película coreana (“Goksun” o El Extraño), a la cual caímos por azar y, si teníamos algo de sueño a la 1 am, ya no nos permitió pestañear, porque se trataba de una película bastante cargada de acción, terror y misterio, reflexión sobre las creencias y el tema del mal en el mundo… Fue una noche muy interesante y agradable. Esperemos se repita.

Guillermo Valera Moreno
Magdalena del Mar, 23 de abril de 2017

Puntuación: 5 / Votos: 2

Un pensamiento en “De búhos y noches interesantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *