Lugar, senda y aporte

[Visto: 350 veces]

Iniciamos un año muy significativo como Iglesia y país. Desde la Iglesia, por lo que el Papa Francisco nos ha sugerido como año de la Misericordia, siendo un llamado especial a revisar nuestra vida ¿vivimos la misericordia, somos misericordiosos? Tanto como experiencia de gratuidad, de lo que recibimos de Dios, de ese amor infinito por el que somos personas y nos hacemos (tenemos la posibilidad de serlo y de desarrollarlo); así como experiencia de lo que damos de nosotros a los demás, de lo que somos capaces de compartir y de servir.

Como país, porque tenemos un proceso electoral en curso que cambiará a las principales autoridades de gobierno, tanto al Presidente como al Congreso de la República. Terminaremos haciéndonos parte del proceso aunque sea sólo (para muchos) ir a votar en la fecha que corresponda; seguro podremos aprovecharlo un poco mejor en informarnos más al respecto, desarrollar mejor nuestra conciencia de país y los caminos que pueden ser más adecuados (y ayudar a otros a ello). Caminos que normalmente toman su tiempo y no se resuelven en el corto plazo.

Discernir ambas dimensiones en nuestro caminar del 2016 nos ayudarán a tener mejores luces y herramientas para nuestras labores, empezando por hacernos responsables por cada ámbito, sentirnos parte de ellas y viendo lo que Jesús, Dios, el Espíritu Santo nos puede señalar como lugar, senda y aporte especial. Con profundo sentido de esperanza en nuestras propias capacidades (las de cada uno) y las que sumadas a otros y otras podrán hacer posible de potenciar, de ayudarnos a crecer, de vencer en esas pequeñas y grandes batallas cotidianas.

Quizás por eso me agrada esa costumbre comunitaria que llamamos “Fiesta de los Deseos” y que celebramos particularmente en mi comunidad (CVX Siempre), normalmente en la primera quincena de enero. Motivo para encontrarnos, festejar, llenarnos de deseos que nos inspiren el año que se inicia, bailar, reír, comer y un largo momento de gracia. Es grato que coincida en una fecha como la que conmemora el bautizo de Jesús, marcado por esa misma gratuidad de Dios hacia todos, hacia nuestro mundo, en el que se hizo uno más para recordarnos, entre otras cosas, que cada uno somos Él en tanto seres humanos y constructores de humanidad centrada en el amor.

Es bueno que tengamos momentos que nos recuerden y nos ayuden a vivir la gratuidad en nuestra vida. Al final de cuentas, todo (o mucho) lo hemos recibido; aunque tenemos también la posibilidad de agradecerlo, aportando lo propio con la propia vida que nos toca encaminar en cada caso, sabiendo o siendo conscientes que somos también presas de nuestros propios egoísmos, pequeños intereses, temores y afanes. En ese camino podemos situar seguro lo que recibimos como posibilidad de formación. La que ya llevamos a cuesta con nuestra propia experiencia, lo ya aprendido. Y lo que se nos abre a nuevas posibilidades. Tal como lo es, sin duda, una experiencia como la del Curso Latinoamericano de Formación Magis.

Estuvimos en la Eucaristía de envío de la nueva “promoción” que inicia su fase intensiva en Guadalajara (México). Qué bueno, qué dulce compromiso, qué motivación para dar mejor testimonio de nuestro ser iglesia, como iglesia misericordia, con especial mirada en los pobres (los que más nos necesitan) y los jóvenes. Qué oportunidad para conversar sobre nuestras diversas realidades latinoamericanas y ayudarse a pensar sobre cómo lograr (y aportar desde cada uno) a tener gobiernos más justos, menos corruptos, más realizadores de la voluntad de Dios.

Todo ello hay que vivirlo desde cada uno, cada uno tiene que saber responder al desafío de la misericordia como sentido de vida y aportar de modo más consciente a construir país, empezando quizás por ser mejor hijo e hija, marido o esposa, padre o madre, hermano/a, familia solidaria. Viviendo todo ello en discernimiento, desde el amor y servicio, recreándolo en libertad, orándolo. E integrándolo al conjunto de nuestra vida, como expresión de nuestra fe.

Guillermo Valera Moreno
Magdalena del Mar, 10 de enero de 2016

Puntuación: 5 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *