Jacinta y ¿el adiós a la televisión?

[Visto: 1207 veces]

El siguiente es un artículo de mi hijo Luis Fernando, extractado de un trabajo hecho por el para un curso de la Universidad, estableciendo denuncia de racismo en el programa televisivo de la “Paisana Jacinta”.

El Perú, al igual que los demás países del mundo, incluye programas cómicos o equivalentes en los canales de televisión, con el fin de entretener a la población. Así, diversos programas se transmiten en la TV peruana brindando espacios de diversión, como por ejemplo: Al Fondo Hay Sitio, El Especial Del Humor o La Paisana Jacinta. Dichos programas, se mantienen al aire debido a la gran audiencia que consiguen captar. El programa de la Paisana Jacinta fue creado y es producido por Jorge Benavides desde finales de los años 90 y se transmite por el canal de Frecuencia Latina.

En su inicio, era secuencia del programa JB Noticias, pero obtuvo gran acogida y se convirtió en un programa independiente. La Paisana Jacinta se llegó a retirar de la televisión por las críticas recibidas pero, finalmente, regresó logrando rating de 20 puntos aproximadamente (una buena cantidad). Sin embargo, nosotros consideramos que este programa influye negativamente en la sociedad peruana, especialmente para la población de la sierra, por los prejuicios y estereotipos atribuidos.

El programa de la Paisana Jacinta fue desarrollado sin considerar las consecuencias negativas en base a la discriminación y el racismo. Esto es debido a que, al momento de crear su programa independiente, solo se buscó conservar la gran acogida que obtuvo en el ámbito televisivo desde el principio. La polémica es señalada por la congresista Paulina Arpasi: “Este denigrante programa ha sido repetidas veces condenado por los organismos de derechos humanos, por presentar a la mujer andina como un ser sucio, vulgar, ignorante y violento” (Arpasi citado por Ardito 2004: 83).

Así como la congresista manifiesta su desagrado frente a dicho programa, este constituye un reclamo en defensa de la población de la sierra, la misma que identifica en ella a una representante cercana y apropiada en el Congreso. Un sector de la nación se encuentra indignado y ofendido y, a pesar de sus quejas, los productores del programa lo siguen transmitiendo, expresando insensibilidad y poco (o ningún) respeto hacia ellos.

Es también real que mucha gente continúa aceptando las burlas, pese a que denotan discriminación claramente. Éstas se derivan de los programas de la Paisana Jacinta, cuando ella evidencia rasgos sucios e indecentes al momento de expresarse hacia los demás en representación de la población de la sierra, por buscar individualmente sus medios de vida o su propia comodidad. Así, los estereotipos y prejuicios en su contra prosiguen y no se toman medidas al respecto desde el Estado, quizás por una malentendida libertad de empresa. Análogamente, se conserva una falta de consciencia en nuestra sociedad sobre las ofensas que se generan hacia los pobladores de la sierra.

Cabe resaltar que, la población es indiferente hacia ello y sigue ausente una firme voluntad para combatir la discriminación y el racismo, los cuales se deberían de encaminar a través de la educación, tanto por parte de las familias, como de las propias instituciones educativas y los medios de comunicación social; éstos últimos, encima, lo fomentan y lo convierten en parte del divertimento de la gente.

Por ello, nosotros creemos que se deben tomar medidas estrictas desde el Estado para que se asuma la eliminación del programa de la Paisana Jacinta de la televisión peruana y, junto a ello, desarrollar campañas educativas que permitan lograr que el público entienda que es debido a factores de índole discriminatoria y de exclusión que consideramos razonable su retiro de la televisión. Estamos convencidos de que el descarte de éste tipo de programas de la televisión, podrá brindar, poco a poco, una programación más adecuada y sana.

Además, lo ideal al ver televisión, es lograr que la población se entretenga sin la necesidad de acudir a prejuicios y estereotipos contra la gente de la sierra u otro sector social en general. Todos debemos de dejar de lado nuestras diferencias y colaborar para que no se coexista con la discriminación y lograr formar un país justo e igualitario.

Luis Fernando Valera Lalangui
7 de julio de 2014

Puntuación: 4.75 / Votos: 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *