Pease, un gran hombre y político

Por : Juan Carlos Tafur

Es necesario subrayar siempre la ausencia de quienes parten dejando detrás suyo una obra y gestión importante en la vida. Es el caso indudable de Henry Pease, a quien conocí desde tiempos universitarios en la Pontificia Universidad Católica, como alumno de su icónico curso de Realidad Social Peruana.

Tuvimos una fricción epistolar cuando me im­putó en su libro “El año de la langosta” el haber contribuido ideológicamente a la ocurrencia del 5 de abril del 92 dada mi vehemen­cia editorial en con­tra del Congreso y su afán obstaculiza­dor de las reformas económicas. Ello no fue obstáculo para luego reunirnos, discutir y estable­cer tácitamente una relación distante en las ideas, pero co­rrecta, algo que sin duda fue facilitado por la común filiación jesuita que teníamos y él siempre refería con agrado.

Fue uno de los primeros en la izquierda en discrepar de la visión de la democracia como una superestructura burguesa por ende pres­cindible y, sobre todo, siempre tuvo claro que no había un solo punto de comunidad con la vesanía terrorista. Y se ganó muchos enemigos por ello, pero fiel a su manera de ser, no cejó en esa ruta y libró la batalla que desde su lugar correspondía.

Puntuación: 0 / Votos: 0
Publicado por:
Visto:393 veces
- Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *