EL GABINETE VALDÉS EN CAÍDA LIBRE

Publicado en El Comercio

Al país no le conviene que los ministros sean fusibles. Con un Estado sin planes ni políticas públicas estables y democráticamente trazados, los ministros pueden afectar demasiado la conducción del gobierno y si duran poco es peor. Pero los hechos mandan en política y cuando son graves el cambio es inevitable, con o sin censura, ocurre también en países donde el Parlamento ni interpela ni censura. Un fracaso estrepitoso, un escándalo o una “metida de pata” significativa y el titular, ministro o secretario, cae.

El país está conmovido por lo que ocurre en el VRAE y el detonante ha sido lo que vivieron dos jóvenes policías abandonados ¿Qué Corte Marcial ha juzgado a quienes los abandonaron a su suerte? ¿Qué moral institucional soporta esta práctica? Tantos generales y cargos rimbombantes para que éste sea el resultado? El heroísmo del que murió abandonado y de su padre que lo trajo en brazos, el valor y buen entrenamiento del que logró sobrevivir no callan estos hechos, tan graves como los actos de corrupción en gasolina, chalecos etc. Pero este es sólo el detonante ¿Cuántos años estamos girando en torno al VRAE? ¿Cuánto costó en dinero, en muertos y heridos? ¿de qué nos sirve que políticos y jefes de hoy echen las mayores responsabilidades a los de ayer? Lo único cierto es que el narcotráfico crece y gana cada día más, abre nuevos circuitos y sigue lavando su dinero hasta el punto que muchos nos preguntamos cuánto “aporta” al crecimiento económico, algo ciertamente corrupto y tan dañino.

Por eso el país siente que nos están derrotando y la banda armada que protege a los narcos tiene que ser derrotada ya, lo que obviamente no es una invocación a la barbarie como siguen pensando algunos, los de siempre.

La caída de los dos ministros era inevitable pero es insuficiente. Los comandos militar y policial tienen muy mala nota y todos sabemos que ese no es un cambio “político” que se resuelve poniendo alguien de confianza. Wiston Churchill dijo que la guerra es un asunto demasiado importante para dejarla en manos de los generales y no era antimilitar -condujo a grandes generales- sino defendía el rol de los “estadistas” algo inaudito para los afectados mentalmente por “el pensamiento único”, que destruyeron la capacidad de planificar y trazar políticas públicas, chillando ante todo fortalecimiento del Estado. En el VRAE, no hay Estado y como “todo vacío se llena en la física y en la política”, lo llenaron los narcos y Sendero Luminoso.

Los dos renunciantes eran más voceros que ministros y malos voceros porque ese rol lo restringió el cambio de gabinete reclamando técnicos que no hablen mucho. Un ministro es el líder que conduce la política de su sector en acuerdo con el Presidente pero, esa función se debilita si el Presidente es a la vez “camarada de armas” de los comandantes y tiene asesoría propia de oficiales retirados ¿no son demasiadas manos conduciendo?

Estos ministros eran el núcleo duro del Premier Valdés que no por casualidad amenazó con irse si los censuraban. El gabinete que nació bajo el lema “Conga va” y quiso resolver el problema sin diálogo con los opositores al proyecto, ya está descolocado desde que el Presidente apoyó los cambios propuestos por los peritos sobre dos lagunas porque eso dio la razón al ex ministro Giésecke. ¿Se acuerdan del documento publicado en El Comercio proveniente del Ministerio del Ambiente? Eso decía. Por supuesto que queremos que la empresa se adapte aunque gane menos. Creo haber escuchado a Yanacocha decir que cumplirían con lo que demanden los peritos aunque su socio ya comenzó a chantajear con irse a otra parte. ¿Y si trasladamos la discusión a EEUU para que se defiendan de sus ambientalistas o pasen las que comienza a vivir allá el dueño de Doe Run?

Puntuación: 3.75 / Votos: 4
Publicado por:
Visto:936 veces
- Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *