Luego de analizar las causas y consecuencias del hacinamiento carcelario, podemos establecer que la solución al problema no parte de un sentido unilateral, sino de una solución multilateral que fomente la participación del Estado y la sociedad peruana. Los esfuerzos que se realicen por dar una solución integral al problema del hacinamiento carcelario deben concretarse con serias reformas.

El Estado como parte esencial en la búsqueda de soluciones a la problemática del hacinamiento carcelario debe poner fin a la ineficacia del sistema judicial. Esto se vio reflejado en enero del 2005 en la población penal en calidad de sentenciados, entre varones y mujeres que alcanzan el 29,53%, mientras que la gran mayoría se encuentra en calidad de procesados: el 70,47% (CEAS. 2005: 8). La reforma del sistema judicial es un paso muy importante que debe dar el Estado en pro de la solución al problema del hacinamiento carcelario en nuestro país.

Como contribución del Estado a la solución del hacinamiento carcelario, se debe declarar la descentralización del INPE. Cuyo manejo económico y administrativo pasaría a cargo de los gobiernos regionales que aprovecharían los recursos provenientes del canon minero y las exoneraciones tributarias. Lo que permitiría invertir en la mejora de las cárceles cuya carencia presupuestaria está reflejada en el informe del CEAS: el presupuesto del año 2004 ascendió a S/. 143 622 000.00 nuevos soles, el cual fue modificado a S/. 148 266 858.00, incremento insuficiente para las carencias que vienen sufriendo muchos de los penales de nuestro país( CEAS. 2005: 8).

Por otro lado, la contribución de la sociedad civil a una solución integral-multilateral del hacinamiento carcelario parte de la ejecución de proyectos de inserción laboral en la sociedad de las personas con antecedentes penales, tal y como se establece en uno de los principios básicos para el tratamiento de los recursos: “Se crearán condiciones que permitan a los reclusos realizar actividades laborales útiles que faciliten su reincorporación en el mercado laboral del país y le permita contribuir al sustento económico de su familia y al suyo propio” (ONU. R45/111).

Por lo ya expuesto anteriormente, es sensato afirmar que la solución al problema del hacinamiento carcelario parte de esfuerzos multilaterales, del Estado y la sociedad civil. Estos esfuerzos se deben concretar con reformas serias al sistema judicial, legislativo y penitenciario poniendo fin así al hacinamiento carcelario. Además así se garantiza la readaptación a la sociedad de personas con antecedentes penales y se podrá lograr el bienestar de estas personas y de la sociedad en su conjunto.
Categoría: General
Publicado por: a20068169
Visto: 4099 veces

Al despertar cada mañana, muchos nos vemos rodeados de comodidades, un espacio grande y en una cama cómoda donde nuestra única preocupación es cómo nos ira hoy. Pero también existen muchas personas que, al amanecer, se despiertan en una celda de cuatro paredes sin ninguna comodidad donde su única preocupación es si sobrevivirán otro día más. A continuación, en los siguientes párrafos, desarrollaremos algunas partes de una entrevista hecha al doctor Alejandro Solís, Abogado penalista, catedrático de la Pontificia Universidad Católica del Perú, en la cual comenta algunas posibles soluciones, desde su punto de vista, al problema del hacinamiento carcelario.

Nuestra primera pregunta consistió en cuáles son las principales cárceles que se encuentran en mal estado y por qué. El Doctor Solís nos respondió lo siguiente: “Básicamente son tres, Lurigancho, Canto Grande y Picsi (Chiclayo). Su problema se debe principalmente a la sobrepoblación que existe en estos penales, pues esto no permite que todos los reos cuenten con una atención adecuada, tanto alimenticia como hospitalaria. La sobrepoblación carcelaria no solo genera una falta de atención adecuada al reo, sino también una vida infrahumana que no permite que éste desarrolle algunas actividades; asimismo, el tiempo de recreación es muy corto y provoca males sicológicos en la persona y esto en un futuro, no le permitirá una reintegración total a la sociedad.

Por otro lado, el Doctor Solís afirmó lo siguiente: “El principal causante de los problemas carcelarios es el sistema legislativo debido a que las leyes que se dan no van de acuerdo con la capacidad de las cárceles. Es ilógico condenar a una persona a más de veinte años. Eso solo aumenta la sobrepoblación carcelaria. El poder legislativo y ejecutivo creen que con penas altas se podrá solucionar o disminuir los delitos que se cometen día a día, pero eso no ocurre, así que lo mejor sería una reforma en las leyes y políticas de construcción carcelaria.

En consideración con lo ya expuesto (entrevista), consideramos que es necesario mostrarnos a favor de lo expuesto por el Doctor Solís, una reforma drástica de las leyes (disminución de penas). El propósito de una cárcel debería ser la reformación del reo, mas no la retención de éste, para qué tener a más personas en una cárcel si éstas no lograrán su reincorporación a la sociedad.

En síntesis, el problema del hacinamiento carcelario se debe, principalmente, a la mala estructuración de las leyes, Solo si el Estado en conjunto con los poderes legislativo y ejecutivo pusieran mayor interés en estas personas se podrá disminuir el desorden de este problema. Mientras tanto, las cárceles se llenarán cada vez más y menos personas saldrán de estas.
Categoría: General
Publicado por: a20068169
Visto: 8992 veces

En la actualidad, las cárceles, en el Perú, vienen sufriendo múltiples deterioros, tanto en el aspecto de infraestructura como en la organización carcelaria. Es así que esta problemática llamó la atención del grupo.
Uno de los principales problemas desencadenantes es el hacinamiento en el que se encuentran los reos. Esto genera múltiples inconvenientes en la organización, así como en el control de los presos. El bajo presupuesto asignado, a su vez, genera la falta de una buena manutención del establecimiento penitenciario.
En las cárceles del Perú, se pueden encontrar diferentes problemas. Uno de ellos es el de la propagación de enfermedades venerias e infecto-contagiosas entre los reos, lo cual se ve acrecentado debido a la gran cantidad de presos existentes, el cual supera la cantidad establecida en principio (Por ejemplo el Penal del Lurigancho). (ROJAS 2004:28).
Otra de las consecuencias generadas es la corrupción y malversación de fondos, los cuales afectan, aún más, a los requerimientos de las cárceles. Esta problemática se puede observar tanto dentro como fuera de las instituciones carcelarias, perjudicando, también al normal desenvolvimiento que debería tener una cárcel, en el manejo de su infraestructura y población carcelaria.
Es así que podemos dar, en forma general, las principales consecuencias generadas por el hacinamiento, el cual desencadena otros sub-problemas que se ven afectados aún más por la falta de preocupación del Estado, así como el mal manejo de las mismas.

Categoría: General
Publicado por: a20068169
Visto: 4691 veces




Hoy en día, muy pocos se preguntan ¿cómo es que viven los reos?, ¿bajo qué condiciones de vida se encuentran? Pocos son los interesados y mucho menos los que apoyan la lucha por humanizarla.
A continuación, en los siguientes párrafos, detallaremos las causas de por qué las cárceles se encuentran totalmente descuidadas. Asimismo, veremos algunas declaraciones de la camarada INES, que manifiesta cómo es que se vive verdaderamente en las cárceles y no como se ven a través de los medios de comunicación.
Día a día, una gran cantidad de delincuentes cometen delitos y no pueden ser apresados, salvo aquellos que cometen delitos como matar, violar, etc. Además, para que sean definidos, es necesaria una serie de pruebas. Muchos se preguntan ¿por qué? Pero la triste realidad de las cárceles del Perú es la sobrepoblación. Esto quiere decir que la capacidad de las cárceles no es suficiente para la gran cantidad de presos, a tal punto, que los internos exceden la capacidad de las cárceles hasta en seis veces más.
Según algunas declaraciones de la camarada Inés, sobre la forma de vida, atención médica, tamaño de celdas, tenemos las siguientes respuestas: “La forma de vida que se nos brinda es deplorable, muchos de los carceleros se aprovechan de nosotras y más aún de las que se encuentran enfermas; las comidas que se nos brindan son un “tazón genocida” que contiene arroz semi-cocido infestado de gusanos y estofado de papa, al que le agregan alcanfor para sedarnos”. ”La atención médica es pésima, pues nos atienden algunos guardias del Instituto Penitenciario Nacional, quienes recibieron cursos durante diez días. Nos recetan medicamentos ignorando las indicaciones de dosificación del médico; el tópico es casi igual que una celda: no existen implementos ni aparatos médicos, así las enfermedades se vuelven más vulnerables al contagio y propagación. Las celdas se dividen en tres pabellones y son el A, B y C; estas miden 1.5 x 1.5 metros y en cada una duermen, alrededor, de tres a cuatro personas”.
Se concluye que las cárceles del Perú y las condiciones humanas que se les brinda son totalmente denigrantes. Esto se ve incrementado por la falta de apoyo del Estado y del sector público en general. Muchos, ahora, se podrán preguntar ¿Me gustaría vivir así, como reo? ¿Cómo mejorar la situación?
Categoría: General
Publicado por: a20068169
Visto: 6244 veces