Y ¿cómo pondrán la vacuna, mamá?

[Visto: 42 veces]

Hoy día, hablando con mi madre, que fue enfermera durante gran parte de su vida, empecé a reflexionar sobre cómo sería o debería ser la aplicación de la vacuna del Coronavirus a nivel nacional. Mientras hablaba con ella ambos llegamos a la conclusión de que no será una labor fácil. Aplicar la vacuna tiene varias aristas y será un proceso arduo que implicará movilización, conocimiento y muchas planificaciones. Algunos de los elementos indispensables para esta labor será algunas de las cosas de las que hablaré en esta entrada.

Tiempo de inmunización

Imagen de kalhh en Pixabay

Nuestra conversación empezó con mi pregunta, tal vez ingenua, sobre el tiempo que necesita una vacuna para hacer efecto. Sabemos, sin mayor conocimiento previo, que una vacuna sirve para prevenirnos de contraer una enfermedad específica a través del método de introducirnos diferentes componentes de la enfermedad con otros que apoyan a la inmunización pero lo que no conocemos es cuánto tiempo se necesita para que estos nuevos elementos hagan su trabajo dentro de nuestro cuerpo.

La duda me saltó a la cabeza al ver a través de mi ventana a mucha gente caminando como si ya estuviesen acostumbrados a la nueva normalidad. Señores, adultos y jóvenes dándose paseos matutinos con el correcto uso de sus mascarillas. ¿Qué pasará cuando tengan inoculadas las vacunas? No me gustaría ver que la gente se empiece a contagiar sin siquiera haber dejado que la vacuna haga su trabajo dentro del organismo a donde haya sido depositada.

Mi madre, una enfermera que trabajó activamente durante las épocas del cólera en el país, me dijo que las vacunas toman un tiempo para desarrollar el efecto deseado que es el de la inmunización total de un paciente. Esto significa que las personas deberían mantener un reposo luego de haberse colocado las respectivas vacunas anti-COVID cuando estén disponibles, seguir usando sus mascarillas y guardar el distanciamiento necesario hasta que la vacuna haya hecho verdadero efecto. Una correcta información por parte del gobierno no nos vendría mal a todos cuando la vacuna haya llegado al país y empiece a ser aplicada.

Un grave error que se me viene a la cabeza sería el dejar a la libre imaginación lo expuesto en el párrafo anterior: que la gente se quite sus mascarillas una vez aplicada la vacuna y empiece el descontrol en fiestas de varios días. La aplicación de la solución a la pandemia trae diferentes efectos secundarios que involucran toda clase sensaciones y padecimientos. Además, si las personas empezasen a salir desesperadas, obviando todo lo que han aprendido durante estos meses, se produciría un contagio masivo muy peligroso para lograr la inmunidad por vacuna que se espera conseguir en el mundo.

Aplicación de la vacuna

Imagen de Arek Socha en Pixabay

El que menos querrá tener la vacuna primero. El deseo empírico de querer volver a la normalidad de antes es muy fuerte y proviene de todos los sectores de la población peruana, esto va desde las clases sociales más altas a las más humildes. Tenemos que el estado ha señalado que aplicará la vacuna primero a la línea de combate de primera acción, lo que se refiere a doctores, enfermeros y miembros de las fuerzas armadas, para luego empezar con las poblaciones de riesgo que serían los adultos mayores y los jóvenes.

Mi madre me comentaba que era necesario que los municipios hagan lo propio y designen o bien lugares de vacunación adecuados para la población o empleen brigadas de vacunación. Esto último llamó mi atención: ¿Sería lo ideal desarrollar un sistema igual al censo para realizar la vacunación en todo el Perú? Esto sin lugar a dudas tomaría un par de semanas. Recordemos que los lotes de vacunas llegaran de manera paulatina hasta completarse las 33 millones de unidades por lo que definir prioridades será algo necesario. El sistema tipo censo no podría ser útil ya que un lote llegará en diciembre 2020 y los demás a lo largo del 2021.

Si la vacuna se colocase en las postas y servicios de salud, mi madre me dijo que usualmente no se colocan en hospitales, se generarían amplias colas interminables para conseguir la ansiada dosis. Indefectiblemente, las personas se contagiarían de COVID-19 en las filas y se ocasionaría un repunte de casos a pesar de la vacuna. No estoy muy seguro de esto pero me parece que uno de los requisitos para poder ser candidato a la vacuna es no tener la enfermedad o haberla tenido.

Las postas y los servicios de salud pequeños son producto de la necesidad de tener lugares cercanos en donde obtener atención primaria. A mí me colocaron la vacuna contra la influenza en una posta de salud que queda cerca a mi hogar, por San Juan Masías en San Borja. Usualmente están atendidas por un pequeño grupo de enfermeras y un vigilante, además que suelen cerrar temprano. Las vacunaciones se tendrían que hacer en diferentes días y quizá tendrían que buscar el mismo estilo que aplicarán para las votaciones con el fin de evitar tumultos.

Una observación sobre esto

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Si me preguntaran a mí sobre cómo realizar el mecanismo de vacunación, pensaría primero en el orden. Evitar todo tipo de cola sería una prioridad. Abriría los centros de salud, colegios y hasta universidades para lograr el mayor distanciamiento social posible y empezaría por el último dígito del DNI, además de una distinción por sexo y, antes que eso, por edad. Así designaría, por ejemplo, la I.E. 7083 Manuel Gonzáles Prada para mujeres sananborjinas del sector Limatambo Norte entre los 18 y 19 años con el dígito 01 al final de sus DNI y seguiría con cada edad y dígito durante, por lo menos, de 3 a 4 semanas. Inclusive, abriría las instalaciones gubernamentales para desarrollar la vacunación. Es un plan ambicioso pero podría ser desarrollado sin problemas si es que el gobierno empieza a desarrollar un plan de vacunación que:

  1. No favorezca a nadie en especial sino a todo el Perú.
  2. Evite ocasionar mayores contagios.
  3. Sea preciso y calculador.

 

Puntuación: 5 / Votos: 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *