BAYLY, OTRA VEZ

“El Francotirador” obtuvo le mejor sintonía del domingo 8, debido a la presentación de Silvia, la supuesta “novia” de 21 años de Jaime Bayly. Se trató de un recurso periodístico muy característico en el programa de Frecuencia Latina que, domingo a domingo, trata por todos los medios de ganar la preferencia de los televidentes (recuérdese las numerosas apariciones de Tongo y otros personajes).
Pero, lo que motiva este artículo no es la presentación de la “novia” sino la comprobación de lo que ha hecho y hará Jaime Bayly en su programa para conseguir el interés del público, en esta etapa de una anunciada candidatura a la Presidencia de la República.
No se pretende discutir el derecho de Bayly a ser candidato y a exponer un plan de gobierno con temas provocadores y motivadores de mil comentarios. Nada de eso.
Tal como lo indiqué en un artículo de este blog sobre “Periodistas y Candidaturas”, la legítima preocupación de los profesionales del periodismo es la utilización de un espacio televisivo para promover esa candidatura y su aprovechamiento para desmerecer y criticar a los probables rivales en la competencia electoral que, por supuesto, no cuentan con programas similares para responder.

Un fin no un medio
Desde hace decenas de años, los periodistas tratamos de respetar el principio elemental que no se puede utilizar los medios de comunicación para propósitos personales. Hacerlo es ir contra la ética de la profesión.
Estuvimos convencidos de que el periodismo es un fin y no un medio para alcanzar intereses y propósitos ajenos a la profesión. Y los que tuvimos la oportunidad de formar a futuros periodistas en la práctica diaria y en la cátedra universitaria pusimos todo el empeño para que ese comportamiento ético fuera como una Biblia.
Y ahora vemos que un programa periodístico tira por la borda toda esa línea de conducta.
Es cierto que Bayly no es aún candidato. Es una intención, acogida y estimulada por una agrupación política menor. Pero, lo que se aprecia en el programa es una reiterada refutación, muchas veces con comentarios hirientes, a todos los que se atreven a formular algún comentario sobre esa posible candidatura. Con ello, desacredita y desmerece a todos los que no están de acuerdo con su determinación.
Y no vale que diga que todos pueden estar en el programa para las entrevistas correspondientes, porque se sabe que esas entrevistas no serán objetivas e imparciales y resultarán poco menos que suicidios políticos, debido a la reconocida habilidad y experiencia de un personaje televisivo curtido e implacable para ridiculizar y mostrar los aspectos más negativos de sus entrevistados.

La Responsabilidad del Medio
Sin embargo, hay otro aspecto que debe tenerse en cuenta: la responsabilidad del medio.
Es indudable, que un diario, una emisora o un canal de televisión manejados por empresarios siempre buscarán el beneficio económico, sobre todas las cosas. Y lo que está ocurriendo con “El Francotirador” es una muestra de ello. A los empresarios del canal les interesa el rating del programa. De ahí el indudable respaldo que cuenta y seguirá contando Bayly…siempre y cuando logre una audiencia justificatoria para su permanencia en el aire. Por ello, apreciaremos recursos periodísticos extremos, como la presentación de la “noviecita”.

Puntuación: 5.00 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*