Archivo por meses: noviembre 2016

El liderazgo socialmente responsable y la creatividad de las organizaciones empresariales

[Visto: 670 veces]

Dr. Freddy William Castillo Palacios

 

RESUMEN

El análisis del liderazgo organizacional y la responsabilidad social que contribuye a la creatividad de las empresas, es el objetivo de la investigación que se presenta a continuación. A través de la revisión de los aportes de distintos estudiosos en la materia se llega a la conclusión de que las características del líder con responsabilidad social influyen en el análisis de problemas concernientes al sector empresarial así como en la generación de propuestas.  Este  análisis  permitió  proponer un modelo de liderazgo con responsabilidad social dentro  del  contexto  de  la  creatividad  e innovación empresarial, enfatizando en el papel fundamental de los líderes de las organizaciones empresariales y su capacidad para asumir el compromiso de la “evolución natural” de la cultura empresarial, debiendo delinear sus valores organizacionales, para posteriormente direccionar sus objetivos como un “miembro productivo” de la sociedad.

Palabras Clave: Liderazgo, Responsabilidad Social, Creatividad Organizacional, Valores Empresariales.

 

 

INTRODUCCIÓN

 La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) marca hoy en día la “evolución natural de la cultura empresarial y de la capacidad de management de asumir este compromiso, desde la propia empresa y no solo desde normas legales” (Garriga y Mele, 2004).

 

En este contexto, la empresa debe delinear sus valores y direccionar desde allí sus objetivos como un “miembro productivo” de la sociedad, encontrando el “valor económico agregado”. De allí que el concepto de RSE resulta de “considerar seriamente la repercusión de sus acciones sobre la sociedad”. Así, el valor central de la actividad empresarial es el valor social al actuar en la sociedad, que puede cumplirse si se consigue un valor económico agregado (De la Cuesta, 2002).

 

Asimismo, la RSE debe insertarse como una totalidad en los procesos de la empresa, proveyendo medidas para las áreas de gestión y procesos de trabajo, que permitan adoptar decisiones en términos de actividad y desarrollo armónico de la cultura de la empresa. Esta nueva gestión empresarial se debe basar en la correcta planificación estratégica, en la cual tienen peso propio los aspectos inherentes al posicionamiento de la organización, el correcto direccionamiento y, actualmente, la conformación de un proyecto de sustento socialmente aceptable de la empresa, actuando como un “miembro” más de la comunidad.

 

El management debe integrar tanto aspectos propios de la gestión económico-financiera como el rol que ocupa ante la sociedad; por cierto, las diversas escuelas de la administración, iniciadas con los modelos de Taylor y Fayol y las teorías del gerenciamiento moderno, han previsto sólo un aspecto de la empresa y abrieron el camino para el desarrollo de una multiplicidad de herramientas y mayor cantidad de conceptos acerca de cómo lograr el mayor grado de competitividad organizacional y rendimientos sobre el capital invertido.

 

Estos son apenas los primeros pasos de un modelo de gestión que deberá recorrer el más difícil de los desafíos que se conciban, como es la demostración de que las organizaciones modernas pueden obtener resultados sin dejar de lado el impacto de sus decisiones empresariales. El impacto más significativo de este recorrido resultará de dotar a las organizaciones de un modelo de gestión concebido para compatibilizar los resultados esperados por los inversores, funcionarios, empleados de una firma con los desarrollados a partir de una gestión basada en las “competencias sociales” que posibilite alcanzar un equilibrio, entre la multiplicidad de instrumentos de gestión basada en resultados hasta la gestión integrada socialmente.

 

Este desafío exige una modificación de la mentalidad empresarial focalizada solamente en “resultados económicos”, requiriendo mostrar a la Responsabilidad Social Empresarial como un instrumento de gestión estratégica. Este cometido supera ampliamente el enfoque actual en el que las empresas parecen asumir tibiamente y con objetivos de mecenazgo la gestión en la materia, lo cual atenta contra los reales alcances que la temática debe asumir para cualquier organización (Porter y Kramer, 2006).

 

La empresa debe delinear sus valores y modalidad de conducta, y recién entonces direccionar sus objetivos como un “miembro productivo” de la sociedad. Sin duda, se debe encontrar un equilibrio entre el valor social y la búsqueda del “valor económico agregado” a la sociedad, como metas que deben perseguir las empresas.

 

Para reforzar esta idea debemos desarrollar una evaluación correcta del rol social empresario, comprendiendo adecuadamente el papel de las empresas en su inserción con la comunidad. La RSE es considerar, con toda seriedad, la repercusión de sus acciones sobre la sociedad (Diez de Castro, 2002). Este concepto nos provee de una idea central para el desarrollo de elementos sociales y económicos de la gestión empresarial. Arribar rápidamente a una definición del concepto buscado resulta imprescindible, si se pretende quebrar la paradoja empresaria entre la consideración de los aspectos sociales con las aspiraciones económicas. Obviamente, para poder cumplir con ello, la organización requiere de una clara concepción y equidad económico-social, ya que sin alcanzar resultados económicos la firma difícilmente cumplirá su compromiso como un miembro comunitario. Debe considerarse que el costo de oportunidad de la empresa para lograr su cometido comunitario es alcanzar un adecuado nivel de resultados económicos, que para nosotros solamente puede medirse desde la perspectiva del “Valor Económico Agregado”.

Debe establecerse la compatibilización de estos objetivos ya que, en la actualidad, los modelos de gestión están destinados a asumir la dirección de la actividad productiva de la empresa; esto puede sintetizarse a través de las medidas de desempeño que plantean a la “actividad del management” como una búsqueda constante de la equidad entre dos objetivos contrapuestos, como son la dualidad económico-social.

 

Dentro de la realidad que se presenta en las organizaciones empresariales en Piura, juega un rol importante el nivel de liderazgo y la administración del conocimiento en relación a los objetivos que se buscan en dichas organizaciones; tal es así que si retomamos la esencia de lo que significa verdaderamente un líder, este aleja su ego y piensa en las necesidades que tiene su recurso humano en cuanto a crecimiento y desarrollo, facilitando el logro de sus objetivos. Este liderazgo obtiene el poder del respeto, gratitud y admiración de los seguidores generando un verdadero compromiso a mediano y largo plazo.

 

Si analizamos el contexto en el cual está inmerso el tema de investigación, encontramos que nos presenta una realidad bastante cruda, donde uno de los grandes culpables de que existan líderes egoístas, tal vez son las mismas organizaciones dedicadas a esta actividad, que en su afán desmedido por querer competir, dejan de lado en muchos casos la responsabilidad social y ética que tienen estas organizaciones, convirtiéndose muchos de estos gerentes y administradores en un conjunto de símbolos de estatus a medida que se asciende en la organización; sin reunir las características deseadas para poder conducir y guiar recursos humanos.

 

Es así que el liderazgo organizacional tiene diferentes problemas que están incidiendo en el mismo, tales como los estilos de clase mundial de líderes que se presentan en los gerentes y administradores de estas organizaciones, al cual se suman otros problemas como la identificación y aceptación de los mismos por parte de los componentes de la organización, tal vez influye en esta problemática lo que es conocido como la falta de preparación y los conocimientos actualizados que se deben manejar en cuanto a la conducción de los recursos humanos.

 

Por otro lado, si nos referimos a los líderes que existen actualmente, podemos encontrar dos formas de líderes en cuanto a su campo de actuación; tal vez si hiciéramos una comparación podríamos decir que esto podría relacionarse a las formas como queremos que avance un auto: empujándolo o encendiendo el motor para que se impulse solo, de igual manera hay líderes que impulsan a sus subordinados y otros que dejan que ellos avancen solos; esta realidad actualmente se presenta no por desconocimiento, sino que en muchos de los casos el gerente o administrador que está al frente a estas organizaciones es nombrado a nivel familiar, sin las condiciones y características necesarias para conducirlas, lo cual tal como se ha presentado líneas arriba viene incidiendo directamente en los logros de éstas organizaciones, tal vez por falta de criterio en su elección como también, por la falta de preparación de éstos, lo cual les imposibilita conducir eficientemente estas organizaciones; sobre todo si se tiene en cuenta, las actuales circunstancias que vienen favoreciendo el despegue del sector empresarial piurano.

 

Dentro de este panorama también es necesario que se tenga en cuenta que la creatividad organizacional viene siendo afectada por esa ausencia de verdaderos líderes, que no innovan, que no cambian sus productos y que año tras año vienen desarrollando las mismas líneas de producción; donde se aprecia que existe ausencia de ideas que exploren nuevas realidades y cambios frente a la competitividad; como también se encuentra ausencia de intuición, discernimiento y verificación de estas ideas, afectando así la creatividad organizacional.

 

Finalmente, podemos decir que cuando el liderazgo organizacional no se encuentra bien consolidado, este está en crisis, lo cual se manifiesta en la premura de las decisiones y en muchos casos en el estrés generado. El liderazgo tiende a ser más directivo en el manejo de las organizaciones cuando el líder es una persona a la cual los empleados y trabajadores lo toman como ejemplo; sin embargo esto no viene ocurriendo y por el contrario hemos podido apreciar como en la última década a nivel de Piura muchas de estas organizaciones se limitaron a cerrar y despedir trabajadores, por esa falta de imaginación y creatividad para poder competir frente al incremento de la competencia legal o ilegal (como es el caso del contrabando), lo cual nos proporciona un alcance de la crisis del liderazgo en este sector y la falta de nuevas ideas para ser mejores. En la revisión de antecedentes, no se encontró estudios que aborden directamente la temática de esta investigación, por lo cual se considera que es original.

 

Lo anteriormente expuesto nos lleva a formular la pregunta ¿Contribuye el liderazgo organizacional con responsabilidad social en la creatividad de las organizaciones empresariales de Piura? Entendiéndose que la creatividad organizacional es el rasgo definitivo que caracteriza a la administración del conocimiento, como la administración del intangible de la organización determinado en esta estructura como dominio personal o ingeniería de las competencias.  El objetivo general de la investigación es analizar la relación entre el liderazgo organizacional con responsabilidad social y la creatividad de las organizaciones empresariales de Piura. Siendo los objetivos específicos:  a) Evaluar las situaciones que influyen en el líder y su relación con la toma de decisiones bajo certeza; b) Identificar las características del líder con responsabilidad social y su influencia en el profundo análisis de problemas concernientes al sector empresarial; c) Determinar si el estilo de liderazgo con responsabilidad social influye en el desarrollo de nuevas creaciones productivas y d) Investigar la relación entre el tipo de liderazgo y la experimentación o control de calidad de nuevas creaciones.

 

El modelo de Liderazgo con Responsabilidad social

 

El desarrollo de este modelo requiere de la totalidad de los elementos que hasta aquí se han presentado,  para que sean integrados de modo de constituir una “herramienta” de gestión empresarial. Partiendo del concepto de Responsabilidad Social, se establece la necesidad de lograr una definición simple que posteriormente se ha desagregado, teniendo especial cuidado en establecer cada uno de los objetivos que deben alcanzarse y las acciones concretas con las cuáles se lleva a la práctica el mismo.

 

Ahora bien, de acuerdo al grado de evolución social alcanzado por la empresa, resulta factible desarrollar el modelo de Liderazgo con Responsabilidad Social, por cuanto habilita al desarrollo de los conceptos que el mismo contiene. En su descripción se han abordado los objetivos sociales y las metas económicas de la empresa, como también la gestión gerencial. Recordemos lo expresado anteriormente en el sentido que las dos primeras decisiones son, a priori, contrapuestas entre sí, al determinar una paradoja que deviene de la incompatibilidad práctica existente entre las decisiones adoptadas con contenido meramente económico y las asumidas considerando el impacto social.

 

Por ello, el modelo de “Valor Agregado Económico” que muestra la gestión de competencias estratégico-sociales, debe ser el primero en analizarse ya que se orienta a alcanzar como meta central una correcta ecuación de rentabilidad, costo-gastos y una relación de equilibrio que denote un adecuado nivel de costo-beneficio. Esto permite explicar por qué la mayoría de los modelos de gestión empresarial colocan como punto central para su desarrollo herramientas de gestión referidas a la medición de valor agregado y la búsqueda constante de resultados

 

Podemos concluir que esta primera fase del modelo está gobernada por la eficiencia, es decir, la búsqueda de gestión integrada a un sistema de información; la eficacia, asumida como el logro de resultados basados en ecuaciones de costos beneficio esperables y, especialmente, la efectividad, en donde los resultados previstos se consiguen sobre la base de la integración de los aspectos anteriormente descriptos. Finalmente, el desarrollo de esta primera etapa de modelo puede expresarse de la siguiente manera:

 

La siguiente etapa que permita el desarrollo del modelo de RSE incluye la matriz inherente a la gestión social de la empresa, vale decir del “Modelo de Beneficios Sociales”.  En este caso, el objeto de la gestión social empresaria está orientado a compatibilizar la búsqueda de objetivos económicos, imprescindibles para cualquier organización, con las metas sociales. Al presentarse dos orientaciones marcadamente contrapuestas, es menester que la empresa resulte gobernada por el conjunto de valores, principios y factores culturales básicos que orientan la actividad, de modo tal que puedan alcanzarse las metas sociales, con las que la organización pueda contribuir con la comunidad (De la Cuesta et. al., 2002).

 

La organización debe alcanzar un determinado “Valor Agregado a la Comunidad”, niveles correctos de “Competitividad Organizacional” y, finalmente, equilibrar su metas económicas y culturales con una adecuada dosis de “Valores Culturales” del empresariado, que no solamente contemplan el modelo capitalista de valor económico agregado sino la razonable responsabilidad corporativa ante la sociedad, como se muestra en la siguiente figura:

 

Finalmente, queda por introducir el “Modelo de Gestión de Management”, como una permanente búsqueda empresaria de los beneficios económicos como esencia de gestión y metas empresariales, salvo que hasta aquí no han considerado bajo ninguna perspectiva, la compatibilización de este objetivo con el impacto social de las mismas; aquí se produce el cambio en la orientación de resultados, dado que la empresa debe hacer compatibles ambos aspectos; ello sólo puede conseguirse al integrar los valores empresariales con los cuáles intenta satisfacer a la totalidad de los ambientes con los cuáles interactúa, entre los que se cuentan a los accionistas, proveedores, niveles gerenciales, personal de la empresa, el estado, la comunidad y otros públicos con los que pueda interactuar, directa o indirectamente (Porter y Kramer, 2006).

 

En este caso la organización, así modelizada pretende alcanzar elevados niveles de eficiencia y competitividad organizacional, orienta su esfuerzo a la búsqueda de un razonable ánimo de interacción entre beneficios y medida del impacto de sus decisiones y, finalmente, compatibiliza esto último con un fuerte arraigo en la gestión de competencias sociales.

 

Así completamos el desarrollo del “Modelo de Liderazgo con Responsabilidad Social”, que podemos sistematizar en el siguiente esquema conceptual que nos permite ampliar las bases ya presentadas. El modelo que se presenta, desagregado en sus partes componentes, es un detalle de la modalidad con la que la empresa debe emprender la determinación de sus decisiones, evaluando tanto el impacto económico, insoslayable para su supervivencia y búsqueda de competitividad, como el efecto social que las mismas habrán de determinar sobre la sociedad y la comunidad.

 

En esta etapa se debe integrar el Modelo de Liderazgo con Responsabilidad Social y una verdadera evolución social de la empresa  para contar con un instrumento de gestión que involucre, por una parte, un adecuado nivel de madurez organizacional y, por la otra, la modalidad de toma de decisiones con las que hace frente a su accionar comunitario

 

CONCLUSIONES.

La investigación permitió determinar que una de las situaciones que más influye en el líder es la del sistema de valores personales, toda vez que el líder es el ejemplo para el resto de la organización, jugando un papel importante los valores personales que posee el mismo. Asimismo, son factores de importante influencia la confianza en los subordinados y  las expectativas acerca del jefe.  Estas situaciones que influyen en el líder están relacionadas con la toma de decisiones prematuras o acertadas vinculadas a la actividad de las organizaciones empresariales de Piura.

En cuanto a las características del líder, la información obtenida demuestra que éste debe tener como principales características la humildad para servir a los demás, así como poseer un liderazgo servidor y tener el poder formal, las cuales influyen en el análisis que estos realizan en cuanto a los problemas concernientes vinculados al sector organizaciones. La humildad para servir y llegar a los trabajadores, debe ser la característica fundamental en los líderes, toda vez que se trabaja con recursos humanos a su disposición a los cuales debe orientarlos y guiarlos hacia el objetivo previsto.

Ha quedado demostrado que el estilo de clase mundial de líderes más valorado es aquel donde los gerentes combinan la orientación a las tareas como a los empleados; en cambio los que se orientan para que los gerentes se dediquen más a las tareas están encaminados a la supervisión, y los que se encaminan hacia los empleados son aquellos que tienen como objeto asegurarse que las tareas se cumplan en forma satisfactoria. Así mismo se comprobó que los mismos inciden directamente en el desarrollo de nuevos creaciones productivas en el sector organizaciones.

Los resultados demuestran que en cuanto a los estilos de clase mundial de líderes, se debe matizar actividades tanto a nivel de los obreros como de los empleados, lo cual a no dudarlo le va permitir alcanzar los objetivos previstos en estas organizaciones, en razón que las mismas circunstancias de la actividad de las organizaciones exigen cumplimiento, supervisión y un desenvolvimiento donde también prevalezca la satisfacción del personal que trabaja en las mismas.

En cuanto a los tipos de liderazgo, se encontró que efectivamente el estilo de liderazgo democrático es el más importante en las organizaciones, toda vez que se mantiene la comunicación con el principal recurso que es el humano, sin embargo es conveniente que este estilo de liderazgo democrático sea matizado con el autocrático en cuanto a las exigencias y la verticalidad que en ciertos momentos debe existir, prevaleciendo el primero de ellos. En lo referente al burocrático y al dejar hacer dejar pasar, no son recomendables, toda vez que las organizaciones no alcanzarían los objetivos previstos.   Estos tipos de liderazgo sí influyen en la experimentación o control de calidad de nuevas creaciones.

Finalmente el resultado de la investigación, también nos permite determinar que el liderazgo organizacional es importante, toda vez que permite encaminar los recursos hacia los objetivos previstos; permitiendo a la vez incidir favorablemente a través de las diferentes pruebas, controles estándares y otros en la creatividad organizacional con responsabilidad social a nivel del sector organizaciones empresariales de Piura.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  • BADARACCO, J. L. (2002). Leading Quietly. An unorthodox Guide to Doing the Right Ting, Harvard Business School Press. Boston, Massachusetts.
  • BENAVIDES DE BURGA, Marcela; DE GASTELUMENDI, Guida (2001). Responsabilidad Social: un compromiso necesario. Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico. 1º Edición. Lima.
  • CARAVEDO; Baltazar; MARISCAL, Pilar;  SALINAS, Karem;  VILLACORTA, Juan (2000).  Responsabilidad Social: una nueva forma de gerencia.  Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico. 1º Edición. Lima.
  • DE LA CUESTA ET AL. (2002). Inversiones éticas en organizaciones socialmente responsables.. UNED, 2° Edición. Madrid.
  • DÍEZ DE CASTRO, J.; et al. (2002). Administración de organizaciones. Dirigir en la sociedad del conocimiento. Pirámide, Madrid.
  • GARRIGA Y MELE (2004) Corporate Social Responsibility Theories: Mapping The Territory. Journal of Business Ethics.
  • INSTITUTO ETHOS (2005). Guía de elaboración del Informe y Balance Anual de Responsabilidad Social Organizaciónria. Brasil.
  • LLUSERA, Sergio; PORTOCARERRO, Felipe; QUEN, Viviana; SANBORN, Cynthia (2000).  Organizaciones, fundaciones y medios: la responsabilidad social en el Perú. Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico. 1º Edición. Lima.
  • MALERBA, F. (2004). Sectoral systems: concepts and issues. En Malerba, F. (Ed.), Sectoral Systems of Innovation: Concepts, Issues and Analyses of Six Major Sectors in Europe, Cambridge University Press, Cambridge.
  • PORTER, M.; KRAMER, M.R. (2006) Strategy and society: the link between competitive advantage and corporate social responsibility. Harvard Business Review.
  • RAWLS, J. (1995). Teoría de la Justicia. Ed. Fondo de Cultura Económica. Buenos Aires.