Archivo por meses: abril 2007

¡FELICITACIONES QUERIDA CECILIA!

Cecilia Chau P-A.

Esta vez queremos compartir con ustedes nuestra alegría por el premio que el Colegio de Psicólogos del Perú le ha otorgado a nuestra amiga y compañera de equipo, la Dra. Cecilia Chau Pérez-Aranibar en la especialidad de Psicología Clínica y de la Salud (2007). Es un justo premio a la dedicación y el esfuerzo de Ceci; desde aquí le expresamos nuestro cariño y admiración sinceros. » Leer más

Burnout y su relacion con el afrontamiento

Burnout

Aquí les presentamos el resumen de un estudio realizado por Hernández, L.; Olmedo, E. & Ibáñez, I. (2003) de la Universidad de La Laguna, Tenerife-España. Nos lo hizo llegar nuestra amiga, la Dra. Joana Fornés de la UIB (Universidad de las Islas Baleares) y esperamos que sea de especial interés para todos aquellos que investigan con profesionales de la salud. En los siguientes dias, incluiremos otros fragmentos del mismo estudio.

Resumen: El presente estudio correlacional forma parte de una investigación sobre el constructo “estar quemado” (burnout) tal y como lo entendieron inicialmente Maslach y Jackson. En este trabajo nos centramos en la relación que el constructo tiene con el afrontamiento. Se aplicó el Cuestionario de Burnout para enfermería (CBE) de Hernandez, Olmedo y Fernández y el Ways of Coping Questionnaire (WOCQ) de Folkman y Lazarus a una muestra de personal sanitario de 222 participantes, de los cuales 187 son mujeres y 35 son varones. Los resultados de los análisis correlaciónales, de regresión múltiple y los efectuados para grupos criterio (“altos” frente a “bajos” en los factores de “estar quemado”) indican pocas relaciones y de escasa magnitud entre los dos constructos, si bien estos van en la línea de trabajos previos, planteándose la necesidad de recurrir a otras variables de tipo personal para explicar el fenómeno del “estar quemado”.

La primera variable de investigación fue el “estar quemado” o “burnout”; este concepto apareció en 1974 como consecuencia de la observación que el investigador americano Freudenberger hizo de muchos voluntarios que trabajaban con él. Luego de un año de trabajo continuo, estas personas experimentaban cansancio emocional junto con una pérdida de motivación, compromiso laboral y una variedad de síntomas, tanto físicos como mentales. Comenzó el estudio de esta vulnerabilidad de los profesionales de la salud en situaciones estresantes y describió el proceso que lleva a la condición de “quemarse”, proceso en el que la dedicación, el compromiso laboral y el interés de los trabajadores por los pacientes se agota; la dedicación es reemplazada por apatía y la dedicación por cinismo (Freudenberger, 1974)

La segunda variable de investigación fue el afrontamiento, que se define como los esfuerzos cognitivos y conductuales constantemente cambiantes que se desarrollan para controlar las demandas específicas externas y/o internas que son evaluadas como excedentes o desbordantes de los recursos del individuo (Folkman y Lazarus, 1985) Se evalúa el afrontamiento como estrategia de marcado carácter individual, modulando por ello el carácter estresante o no de las situaciones, que pasa de ser una característica objetiva a fruto de la valoración.

Los objetivos del estudio fueron: 1) encontrar relaciones negativas entre los distintos factores del síndrome del estar quemado y los factores del afrontamiento centrados en el problema, 2)encontrar relaciones positivas entre los distintos factores del síndrome del “estar quemado” y los factores del afrontamiento centrados en la emoción, 3) encontrar relaciones negativas entre los sujetos que puntúan bajo en los niveles de “estar quemado” y los factores de afrontamiento centrados en el problema, 4) encontrar relaciones importantes y positivas entre los sujetos que puntúan alto en los niveles de “estar quemado” y los factores de afrontamiento centrados en la emoción y 5) encontrar que los sujetos con puntuaciones altas en “estar quemado” puntúan igualmente alto en los factores de afrontamiento centrado en la emoción y puntúan bajo en los factores de afrontamiento centrado en el problema.

Los instrumentos que se utilizaron fueron: Cuestionario de Burnout para Enfermeria (CBE), adaptado por Hernández y Olmedio (1997) y el Ways of Coping Checklist (WCOQ) de Folkman y Lazarus (1985)
» Leer más

Escala de Estres para jovenes y/o adolescentes/b>

Esta es la escala de Holmes para evaluar los estresores psicosociales en adolescentes…. aquellos que conocen la versión para adultos podrán notar algunos cambios….
Esta escala es la que usaron Hernández, L´Gamiz, Maravilla, y Huitrón; en la investigación sobre estrés y toxicomanías en univeristarios mexicanos.

ESCALA DE ESTRES PARA JOVENES Y/O ADOLESCENTES

VALOR DEL EVENTO ESTRESANTE

1. MUERTE DE LA PAREJA, PADRE O NOVIO(A) 100
2. DIVORCIO (propio o de los padres) 65
3. PUBERTAD 65
4. EMBARAZO (o causar embarazo) 65
5. SEPARACION MARITAL O TERMINACION DE NOVIAZGO 60
6. PRISION 60
7. MUERTE DE ALGUN MIEMBRO FAMILIA
(que no sea esposo(a), padre o novio(a).) 60
8. RUPTURA DE COMPROMISO MARITAL 55
9. COMPROMISO DE MATRIMONIO 50
10. GRAVE HERIDA O ENFERMEDAD PERSONAL 45
11. MATRIMONIO 45
12. ENTRAR A UNIVERSIDAD O SIGUIENTE NIVEL ESCOLA
(de secundaria a preparatoria etc..) 45
13. CAMBIO DE INDEPENDENCIA O RESPONSABILIDAD 45
14. USO DE DROGAS O ALCOHOL 45
15. PERDER TRABAJO O SER EXPULSADO DE LA ESCUELA 45
16. CAMBIO EN EL USO DE DROGAS O ALCOHOL 45
17. RECONCILIACION CON LA PAREJA, FAMILIA O NOVIO(A) 40
18. PROBLEMA EN LA ESCUELA 40
19. PROBLEMA SERIO DE SALUD PERSONAL O DE ALGUN
MIEMBRO DE LA FAMILIA 40
20. TRABAJAR Y ESTUDIAR AL MISMO TIEMPO 35
21. TRABAJAR MAS DE 40 HORAS A LA SEMANA 35
22. CAMBIO DE CARRERA 35
23. CAMBIO EN LA FRECUENCIA DE SALIDAS SOCIALES CON
MIEMBROS DEL SEXO CONTRARIO 35
24. PROBLEMAS DE AJUSTE SEXUAL (confusión en la identidad
sexual) 35
25. NUEVO MIEMBRO DE LA FAMILIA (nace un hermano(a)
o algún padre vuelve a casarse) 35
26. CAMBIO EN LAS RESPONSABILIDADES DEL TRABAJO 35
27. CAMBIO EN EL ESTADO FINANCIERO 30
28. MUERTE DE UN AMIGO CERCANO (no miembro de la familia) 30
29. CAMBIO DEL TIPO DE TRABAJO 30
30. CAMBIO EN EL NUMERO DE DISCUSIONES CON LA
PAREJA, PADRES O AMIGOS 30
31. DORMIR MENOS DE 8 HORAS AL DIA 25
32. PROBLEMAS CON LA FAMILIA POLITICA O FAMILIA DE
LA NOVIA(O) 25
33. LOGRO SOBRESALIENTE PERSONAL (premios etc..) 25
34. LA PAREJA O PADRES COMIENZAN O DEJAN DE TRABAJAR 20
35. COMIENZO O FIN DE ESCUELA 20
36. CAMBIOS EN CONDICIONES DE VIDA (visitas,
remodelación,etc..) 20
37. CAMBIOS EN HABITOS PERSONALES (empezar o dejar una
dieta, fumar etc..) 20
38. ALERGIAS CRONICAS 20
39. PROBLEMAS CON EL JEFE 20
40. CAMBIO DE HORAS DE TRABAJO 15
41. CAMBIO DE RESIDENCIA 15
42. CAMBIO A UNA NUEVA ESCUELA (no por graduación) 10
43. PERIODO PREMENSTRUAL 15
44. CAMBIO DE ACTIVIDAD RELIGIOSA 15
45. DEUDA PERSONAL O DE LA FAMILIA 10
46. CAMBIO EN LA FRECUENCIA DE REUNIONES FAMILIARES 10
47. VACACIONES 10
48. VACACIONES DE NAVIDAD 10
49. VIOLACION MENOR DE LA LEY 5

» Leer más

Estres y su asocacion a toxicomanias en universitarios Parte II

Para aquellos interesados en el tema aquí van más datos sobre esta investigación…

FACTORES DETERMINANTES DE ESTRÉS Y SU ASOCIACIÓN A TOXICOMANÍAS EN ADOLESCENTES UNIVERSITARIOS DE LA UAEM

Hilda Hernández, Arnulfo L´Gamiz, Aurora Maravilla, Eneida Camarillo, Gerardo Huitrón.

RESULTADOS
Las fuentes de estrés-toxicomanías más importantes fueron: separación-reconciliación de la pareja, muerte de uno de los padres o pareja, divorcio o separación de los padres, discusiones, cambio de creencias religiosas, pubertad, embarazo, problemas de identidad sexual, problemas escolares e infracciones menores a la ley. Todas con p < 0.05. Las variables mantuvieron su significancia en la regresión logística.
Se puede precisar que el sexo masculino esta más expuesto a toxicomanías a problemas de identidad sexual y a actos delictivos, en contraste las mujeres tienden a ser más nerviosas, irritables, sentimentales y estresadas. Todos con p < 0.05)
Del análisis por grupo de edad se aprecia que los adolescentes de 15 a 16 años presentan mayores problemas escolares, más fricciones familiares, más alto nivel de estrés y mayor riesgo de toxicomanías. El grupo de 17 a 18 años tiene mayor tendencia a las relaciones maritales, mayor riesgo de embarazos y se incorpora a la vida laboral auque con cierta inestabilidad (p< 0.05)
Se calculó riegos mediante OR, apreciándose que a mayores niveles de estrés, el riesgo de toxicomanías se incrementa, siendo el riesgo mayor para el consumo de drogas, es decir puntajes de estrés > 500, se tiene un riesgo 4.3 veces mayor de consumir alguna droga y ese riesgo puede ser incluso hasta nueve veces mayor.

DISCUSIÓN
Este trabajo pretendía explorar las relaciones entre eventos estresantes y toxicomanías en adolescentes, bajo el supuesto de que existía una correlación entre estas variables.
Los resultados indican que el 32 % de la población estudiada reconoce más de una hábito tóxico, siendo el género masculino más asiduo al consumo de alcohol y drogas y el género femenino al tabaquismo. A este punto Valdés y Hernández (México, 2000) señalan la necesidad de incorporar una línea de investigación por género, para entender mejor esta tendencia y cambiarla. Uno de los principales retos es reconceptualizar el cigarro como algo excesivamente dañino para la salud y derribar el mito de glamour, independencia y éxito en la vida.
El 3.4 % que ha modificado el uso en el tipo de drogas, representa el grupo de mayor problema, pues un cambio en el tipo de droga, indica que son adolescentes que ya tienen algún tipo de dependencia (Nazar A,Tapia R y col; México 1994).25
El 6.4 % de los adolescentes reconoció infracciones menores a la ley y 4 % haber estado en prisión, ambas variables presentaron asociación estadísticamente significativa con toxicomanías. Numerosos estudios hacen referencia a esta variable y su asociación con adicciones.26,27,28.
Por otra parte, al clasificar por grupos de edad, el de 15 a 16 años fue el más susceptible a toxicomanías. Diversos estudios refieren la incorporación cada vez más temprana al consumo de tóxicos. Esto es de considerarse, pues el inicio de ciertas actividades se torna un preeditor más serio de riesgo cuando ocurre a menor edad. Bejarano y Jiménez (1993), destacan el inicio de la carrera alcohólica en las primeras fases de la adolescencia como un predictor de agravamiento de ésta y otras adicciones en el futuro.17
Por lo tanto debemos evitar que haya un clima de familiaridad y aceptación social hacia su uso. Para el Sector Salud la reducción de la demanda de drogas incluye las iniciativas de buscar prevenir su consumo, disminuir progresivamente el número de usuarios, mitigar los daños a la salud por el abuso, y proveer de información y tratamiento a los consumidores problemáticos, con miras a su rehabilitación y reinserción social.
Otros hallazgos de importancia, en la población estudiada, incluyen: 9.5% de los estudiantes que refirió haber causado o cursado con embarazo, el 6.7 % vive en unión marital, el 4.9 % que tienen compromiso de matrimonio y el 6.1 % que refiere problemas de identidad sexual. Resultados que invitan, a intensificar y reforzar campañas de educación sexual. En la actualidad muchos adolescentes inician una vida sexual activa sin tener la preparación adecuada, con resultados nefastos, que se traducen en embarazos no deseados, enfermedades de trasmisión sexual y maternidad o paternidad anticipada, lo que en muchos casos se traduce en frustraciones a edad temprana.
53 % de los estudiantes se perciben con estrés, lo que coincide con los resultados del cuestionario de acontecimientos de vida que indica que un 56 % presenta estrés, 72 % se refieren personas nerviosas y el 51 % irritables. Aunado a lo anterior, el 12 % refiere muerte o ausencia de uno de los padres, 21 % muerte de un amigo cercano, 30 % muerte de algún familiar, 14 % padres divorciados o en tramite de separación, 16 % cambio o expulsión de escuelas, 23 % trabajan y estudian, 10 % modificación de creencias religiosas, 6 % infracciones a la ley, 4% prisión, y 6 % problemas de identidad sexual.
Estos datos presentan otro reto para el Sector Salud y educadores, es preciso trabajar con esta población en la higiene mental, en el manejo de las emociones, el estrés y conflictos. Se ha citado con insistencia que la adolescencia es una etapa de vulnerabilidad e inestabilidad emocional, lo cual conlleva riesgos de depresión, angustia, uso de sustancias adictivas e intentos de suicidio (Marques y col. Toluca, México 2000).29
El 21 % señaló haber cursado con enfermedad, 11 % padecer alergias y el 26 % de la población femenina, reconoció modificaciones en la dieta, este último dato puede ser un indicativo de alimentación inadecuada o bien de trastornos de la alimentación como anorexia y bulimia, que son otro de los males que aquejan actualmente a los adolescentes (Chinchilla, A. 1995).30 Por lo tanto, es necesario, incorporar programas de fomento a la salud, en los planes de estudio oficiales o como actividades extracurriculares, para que se promuevan al interior de las escuelas, estilos de vida más sanos. » Leer más

Estres y su asociacion a toxicomanias en universitarios

FACTORES DETERMINANTES DE ESTRÉS Y SU ASOCIACIÓN A TOXICOMANÍAS EN ADOLESCENTES UNIVERSITARIOS DE LA UAEM

Hilda Hernández, Arnulfo L´Gamiz, Aurora Maravilla, Eneida Camarillo, Gerardo Huitrón.
Instituto de Investigaciones Médicas de la Universidad Autónoma del Estado de México.
COMENTARIOS A: Hilda Hernández Ávila, Tel 2194122. Fax 2194122. E-mail hha@uaemex.mx
________________________________________
RESUMEN

Objetivos: Identificar niveles de estrés y su asociación con toxicomanías en adolescentes. Establecer los factores determinantes y buscar diferencias por edad y género.

Material y método: Se evaluaron mediante encuesta transversal: 1) Datos demográficos y hábitos de consumo de sustancias tóxicas. 2) puntajes de estrés( escala de reajuste social de Holmes-Rahe). Se realizó análisis estadístico mediante X2, Odds Ratio, Correlación de Spearman’s y Regresión logística.

Resultados: De 327 alumnos con edad promedio 16 ± 1 año; 60% reconoció tener alguna toxicomanía: tabaquismo 40.1%, etilismo 46.2%, drogas 13%. El 32% reconoció más de una toxicomanía. Análisis por género, los hombres están más expuestos a toxicomanías a problemas de identidad sexual y a actos delictivos, las mujeres tienden a ser más nerviosas, irritables, y estresadas. (p< 0.05)
Análisis por grupo de edad, los adolescentes de 15 a 16 años tienen mayores problemas escolares, más fricciones familiares, más altos niveles de estrés y mayor riesgo de toxicomanías. El grupo de 17 a 18 años tiene tendencia a las relaciones maritales, mayor riesgo de embarazos y se incorpora a la vida laboral auque con inestabilidad. (p< 0.05)
Las fuentes de estrés-toxicomanías fueron: muerte de uno de los padres o pareja, divorcio de los padres, discusiones, cambio de creencias religiosas, separación-reconciliación de la pareja, pubertad, embarazo, problemas de identidad sexual, problemas escolares e infracciones menores a la ley. Las variables mantuvieron su significancia en la regresión logística. (p< 0.05) Discusión: Uno de los principales retos es reconceptualizar el cigarro como algo excesivamente dañino para la salud y derribar el mito de glamour, independencia y éxito en la vida. La frecuencia de contacto con las drogas(13%), supera lo reportado por la Encuesta Nacional de Adicciones (ENA1998), para este grupo de edad (5.3%). Sin embargo, se asemeja a lo reportado en estudios realizados en estudiantes del DF, en los que se observó consumo de drogas, alguna vez en la vida, 14.3 % para los hombres y 8.9 % para las mujeres. El 3.4 % que ha realizado cambios de tipo de drogas, representa un grupo problema, pues es indicativo de dependencia. El 6.4 % reconoció infracciones a la ley y 4 % haber estado en prisión. Numerosos estudios hacen referencia a la asociación de estas variables con adicciones. Al clasificar por grupos de edad, el de 15 a 16 años presentó mayor tendencia al consumo de alcohol. Bejarano y Jiménez, destacan que su consumo en las primeras fases de la adolescencia es un predictor de agravamiento de ésta y otras adicciones en el futuro. Otros hallazgos de importancia: 9.5% de los estudiantes que refirió haber causado o cursado con embarazo, al 6.7 % viven en unión marital, el 4.9 % tienen compromiso de matrimonio y el 6.1 % refiere problemas de identidad sexual. Resultados que invitan, a intensificar y reforzar campañas de educación sexual.

Conclusiones: Niveles de estrés > 250 predisponen a toxicomanías y el riesgo se incrementa con puntajes > 500 (escala Holmes-Rahe). Las fuentes de estrés más frecuentes fueron, el medio familiar y conductas de género. Por lo tanto, es necesario, incorporar programas de fomento a la salud, en los planes de estudio oficiales o como actividades extracurriculares, para que se promuevan al interior de las escuelas, estilos de vida más sanos.
Sugerencias: Para el Sector Salud la reducción del consumo de drogas incluye las iniciativas de buscar prevenir su consumo, disminuir progresivamente el número de usuarios y mitigar los daños a la salud por el abuso. Es preciso trabajar con esta población en la higiene mental, en el manejo de las emociones, el estrés y conflictos. Se ha citado con insistencia que la adolescencia es una etapa de vulnerabilidad, con riesgos de depresión, angustia, uso de sustancias adictivas e intentos de suicidio.

Palabras clave: estrés, toxicomanías, adolescentes.
» Leer más

Dtermianantes del consumo de bebidas alcoholicas en estudiantes

Los Borrachos

Aqui presentamos un resumen de la tesis doctoral de nuestra compañera de equipo Cecilia Chau:

Los estudios en Perú confirman que el alcohol es una sustancia que la población urbana entre 12 y 64 años de edad consume a menudo. La edad de inicio en los hombres tiende a empezar entre los 12 y 28 años y el periodo de mayor consumo ocurre entre los 12 y 24 años. Sin embargo, pocos estudios se han dedicado a investigar las variables psicológicas y ambientales, sobretodo en estudiantes universitarios.

Nuestra investigación se centra en los determinantes sociales y psicológicos del consumo de alcohol entre estudiantes universitarios. En nuestro modelo de investigación, consideramos como variables predictoras: el estatus socioeconómico (ESE), el género, el consumo de alcohol de los padres y el de los mejores amigos y amigas. Las variables mediadoras son: el estrés percibido, los estilos de afrontamiento y la expectativa de alcohol. Estos dos conjuntos de variables fueron relacionados al uso de alcohol durante los últimos seis meses. Se administró los cuestionarios a los participantes de tres universidades (N = 1081): una universidad pública y dos universidades privadas. Para los análisis estadísticos se utilizó Chi Cuadrado, ANOVA, análisis discriminantes y de vías (Path analysis).

Los principales hallazgos indicaron que la mayoría de estudiantes universitarios consumen bebidas alcohólicas. La prevalencia del uso de alcohol parece ser de alguna manera más bajo para estudiantes que asisten a una universidad pública, mientras que la mayoría de los estudiantes de la universidad privada ingieren alcohol. Los estudiantes presentan una baja frecuencia de bebida durante los días de semana, pero el consumo se incrementa durante los fines de semana, siendo la cerveza la bebida
preferida. El consumo de alcohol entre estos estudiantes puede caracterizarse como social, en el sentido que usualmente ocurre en compañía de otras personas, usualmente amigos, en reuniones o fiestas. El consumo de alcohol está relacionado al tabaco y a la marihuana, como ya se había reportado en otros estudios (Castro de la Mata y Zavaleta, 2004).

Los estudiantes de la universidad pública presentan una frecuencia más baja del consumo de alcohol mientras que casi todos los estudiantes de las universidades privadas beben alcohol. Se encontraron diferencias significativas en el patrón de consumo de alcohol por género y estrato socioeconómico. Se encontró que la ingesta de alcohol de los padres tenía una influencia significativa en el consumo de alcohol de sus hijos. El mejor amigo o amiga también influía en el consumo de alcohol del estudiante. En general, había más mejores amigos hombres que mujeres que ingerían alcohol.

Para discriminar entre bebedores y no bebedores, las variables más significativas fueron: el consumo del alcohol de la mejor amiga o amigo, expectativas positivas en los aspectos sociales y personales del beber, ESE, expectativas negativas en los aspectos personales y sociales del beber y el género.

El modelo reportado para los bebedores: el consumo de alcohol del mejor amigo hombre, género, y el uso de alcohol de la madre o del padre tiene, todos, un efecto directo en el consumo de alcohol del estudiante, mientras que el consumo de la mejor amiga tiene un efecto indirecto en el consumo de alcohol a través de las expectativas del alcohol en lo social y personal. El efecto del género y del consumo del mejor amigo también se modifica por las expectativas positivas sociales y personales con respecto al alcohol.
Además, el estrés percibido como una variable independiente en el modelo también tiene un efecto indirecto en el consumo de alcohol, a través de estilos de afrontamiento evitativos y expectativas sobre el alcohol positivas en lo personal y social.

Los resultados de un análisis discriminante para establecer que variables contribuyen a la diferenciación entre bebedores en riesgo y no en riesgo, indica que las expectativas positivas hacia el alcohol en los aspectos personales y sociales desempeñan un rol importante junto con el género, el consumo de alcohol del mejor amigo o amiga y los estilos de afrontamiento evitativos.

Este estudio nos lleva a plantear la necesidad de continuar desarrollando estudios con poblaciones universitarias de instituciones públicas y privadas. Ello haría posible ampliar nuestra comprensión del fenómeno psicológico relacionado al consumo de bebidas alcohólicas en este estadio de la vida. Además, podría llevar al desarrollo de programas de prevención específicos, en tanto se identifiquen grupos diferenciados de consumo de alcohol.

» Leer más

Consumo de alcohol y sus determinantes en estudiantes universitarios: estudio de focus group

Consumo de Alcohol y sus Determinantes en Estudiantes Universitarios limeños: Estudio de focus group
Cecilia Chau y Stephan Van den Broucke

Se presenta un estudio cualitativo – focus group – para conocer los hábitos de consumo del alcohol y los principales determinantes de su uso entre estudiantes universitarios de primer año de la ciudad de Lima. Se organizaron cuatro grupos homogéneos (por género y nivel socio económico) con 5 a 9 participantes. El análisis de contenido reveló que los estresores experimentados son similares a los reportados por los adolescentes occidentales, sin embargo, reportaron estrés adicional por las dificultades económicas y el control de peso (entre las mujeres).
Las expectativas sobre el alcohol fueron positivas y reflejaron lo mismo que en los adolescentes norteamericanos (mejora social, reducción de la tensión, mejora de habilidades motoras/cognitivas), aunque también se mencionaron expectativas adicionales (placer, diversión, pérdida de inhibiciones, auto confianza, y aceptación del grupo). Otras fueron consideradas menos importantes (mejora sexual, incremento de la activación y deterioro cognitivo/motor). La autoeficacia para rechazar el alcohol no fue percibida como un determinante importante entre los participantes.

Palabras clave: consumo de alcohol, estresores, autoeficacia, expectativas, estudiantes universitarios.
» Leer más

ESTRÉS Y AFRONTAMIENTO EN ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS

Van Gogh

Aqui les presentamos un resumen del articulo que publicamos en la Revista de Psicologia de la PUCP en el 2003.

Cassaretto,M.; Chau,C.; Oblitas, H.; Valdez, N. Departamento de Psicología de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Lima, Perú.

Diversas investigaciones indican como más estresantes las profesiones de ayuda; entre ellas, las más reconocida es la psicología. Si dichas profesiones están consideradas entre las más agobiantes y los profesionales de la salud ven potenciado el efecto del estrés, la posibilidad de que estas personas vean limitadas sus capacidades intelectuales y emocionales también se incrementa. En ese sentido, los estudiantes de psicología pueden verse doblemente afectados debido a que aún no cuentan con todos los recursos personales y sociales necesarios para hacer frente a demandas excesivas de estrés, a diferencia de los psicólogos ya graduados que poseen mayor experiencia.

Por lo antes expuesto surgió el interés de conocer el nivel de estrés, sus fuentes de origen, así como los estilos/estrategias de afrontamiento más utilizados en un grupo de estudiantes de psicología de una universidad privada en la ciudad de Lima. Esta fue una investigación ex post facto, de tipo correlacional (Hernández, Fernández & Baptista, 1996), donde la muestra estuvo conformada por 123 estudiantes de psicología de los primeros años de formación. Se utilizaron cuatro instrumentos: a) Ficha Demográfica, b) Cuestionario de la Respuesta de Estrés (Valdéz, 1999), c) Inventario sobre Estilos y Estrategias de Afrontamiento (Carver, Scheier & Weintraub, 1989) y el d) Cuestionario de Problemas (Seiffge-Krenke, 1995). Los resultados indicaron que el nivel de estrés de los estudiantes estuvo más influenciado por el grado de preocupación por el futuro, la edad y la utilización de la estrategia denominada supresión de actividades competentes. También se encontraron niveles de estrés moderados, aunque problemas relacionados con el futuro y el sí mismo tendían a elevarlos.
En cuanto al afrontamiento, las estrategias más utilizadas fueron la reinterpretación positiva, la búsqueda de apoyo social emocional y la planificación; asimismo, entre los estilos de afrontamiento primaron los centrados en el problema, seguidos cercanamente por los centrados en la emoción. Existieron correlaciones muy específicas entre las variables: nivel de estrés, fuente de estrés y afrontamiento de acuerdo a la edad, género, especialidad, práctica de deporte y condición laboral. Los resultados también indicaron que el grupo investigado utilizó los afrontamientos más saludables; es decir, los considerados más adaptativos, tanto a nivel conductual (activos) como cognitivo (reevaluando el estresor), de una manera versátil. Es importante anotar que las fuentes y niveles de estrés responden a las condiciones socioeconómicas del país y a la etapa de desarrollo en la que estos jóvenes se encuentran; donde el logro personal y social depende mucho de la realización profesional y donde la incertidumbre de vivir en un país con condiciones económicas variables, los enfrenta a sentimientos constantes de angustia y malestar. Finalmente, la edad también mediatiza ésta relación estrés/afrontamiento; ya que a mayor edad, aún cuando se incrementa la adquisición de recursos de afrontamiento (disminuyendo el estrés), también se eleva la posibilidad de enfrentar condiciones estresantes que se pospusieron a lo largo de los estudios de pregrado.
» Leer más

¿Y que es el Afrontamiento?

Matrix
Las consecuencias negativas del estrés son reguladas o mediatizadas por un proceso denominado afrontamiento, el que es considerado como un proceso dinámico, en respuesta a demandas objetivas y a evaluaciones subjetivas de la situación. Para Lazarus y Folkman (1986) el afrontamiento no es un estilo de personalidad constante sino que, por el contrario, está formado por ciertas cogniciones y conductas que se ejecutan en respuesta a situaciones estresantes específicas. La relación entre estrés y afrontamiento es recíproca, debido a que las acciones que realiza una persona para afrontar un problema afectan la valoración del problema y el subsecuente afrontamiento (Lazarus & Folkman, 1986; Stone, Greenberg, Kennedy-Moore & Newman, 1991).

En general, el afrontamiento ayuda a identificar los elementos que intervienen en la relación dada entre situaciones de vida estresantes y síntomas de enfermedad (Kobasa, Maddi & Kahn, 1982). El afrontamiento actúa como regulador de la perturbación emocional; si es efectivo no se presentará dicho malestar; en caso contrario, podría verse afectada la salud de forma negativa, aumentando así el riesgo de mortalidad y morbilidad. El afrontamiento puede ser entendido entonces como el conjunto de esfuerzos cognitivos y conductuales orientados a manejar (reducir, minimizar, dominar o tolerar) las demandas internas y externas de una determinada situación estresante.

» Leer más