Agatha Christie

Antes de empezar abro nota, las disculpas del caso por traer a Agatha al blog tan tarde, cierro nota. 1890-1976: una larga vida. Ese fue el periodo de tiempo que vivió Agatha Christie, escritora representante del género policial. Este es un peso pesado. Es la tercera escritora que más libros ha vendido en el mundo después de la Biblia y Shakespeare. Es correcto, es abrumador.

Agatha supo hacerse paso en la vida y resaltar por su trabajo. En tiempos donde era aún más difícil ser mujer, siempre se dio el tiempo de escribir. Gracias a su tenacidad y constancia, al día de hoy podemos disfrutar de una larga colección de textos escritos por ella. Así, el día de hoy reseñaremos Los relojes, la última novela de la autora que he leído (aunque ya ha pasado un buen tiempo).

Los relojes

Esta es una de la serie de novelas donde participa Hércules Poirot, uno de sus personajes más conocidos. Aquí el argumento es el siguiente: una llamada que pide una mecanógrafa, de preferencia Sheila Webb, para asistir con una tarea en casa de la dueña, una señora mayor, ciega, la señorita Pebmarsh. Cuando Sheila llega al lugar, descubre que hay un hombre muerto en el piso de la sala. Una sala con muchos relojes. Todo empeora cuando Pebmarsh asegura no haber llamado a nadie y el detective que estudia el caso, Colin Lamb, decide pedir la asistencia de Hercúles Poirot que, con la misma información, resuelve el caso de una manera muy creativa.

El tiempo, Holmes y Poirot

Para cuando se publica Los relojes estamos en 1963. Agatha fue contemporánea a Conan Doyle aunque bastante menor que él. Cuando lees las obras de Agatha (al menos yo me he leído unas cuatro en total hasta ahora y con eso mantengo mi hipótesis) te sientes en el universo de Sherlock Holmes. Para esto, añado que he leído la obra extendida sobre Sherlock Holmes, que Penguin Random House recopila en tres tomos, uno de Relatos y dos de Novelas. Entonces, al menos hasta ahora, puedo asegurar que el estilo es parecido. Basta decir eso para darle mérito a Agatha, porque replicar el estilo de Conan Doyle es bastante complicado. Definitivamente haber pertenecido casi al mismo tiempo ayuda mucho (y te lo digo, que replicar algo así ahora, sin parecer ridículo, es demasiado complicado), pero hay un mérito claro.

Hércules Poirot no solo comparte casi la misma personalidad que Sherlock Holmes, sino que la manera de resolver sus casos es bastante común también.

No obstante, también hay diferencias. La diferencia más grande: las obras relacionadas a Holmes son cortas. El trabajo de Agatha sobre cada historia es más extenso, lo cual indica mucho más trabajo en su elaboración y ahí hay mucho más valor. Mientras que el primero debe hacer un recopilado de varios relatos, el segundo desarrolla historias más completas.

Es por eso que considero la obra de Agatha como la mejor, relacionada al género policial, que he leído hasta el momento.

Eso ha sido todo por la reseña de hoy; sin embargo, no quiero cerrar la entrada sin antes invitarte a leer a Agatha Christie si aún no lo has hecho. Hay de dónde escoger y muchas historias de detectives esperan por ti. Empezar con Los relojes no es una mala elección.

Nos vemos el martes con otra reseña.

Que estés bien,

R.

 

Puntuación: 0 / Votos: 0
Los relojes (The clocks) – Agatha Christie
Etiquetado en:                                                    

R

Un economista al que le gusta leer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue este blog

Obtén un correo semanal con todos los nuevos posts.