Aprendizaje social y tecnologías

[Visto: 1116 veces]

La expresión web 2.0 es ya bastante común y extendida entre las personas y grupos que usan y aprovechan las tecnologías de información y comunicación que se soportan en medios digitales y redes. No es tan frecuente leer o escuchar sobre el aprendizaje 2.0 una manera diferente de entender y enfocar el tema del aprendizaje en la actualidad. En tiempos pasados, el escenario “natural” para aprender era el aula, un lugar perteneciente al “espacio” conocido como centro educativo. Esa denominación también tenía que ver con la idea de poder hallar ahí, en el aula, todos los elementos y recursos para aprender. Hoy, todos sabemos que los principales aprendizajes, y no sólo la mayoría de ellos, ocurren en otros espacios, en escenarios abiertos, espontáneos, informales, más cercanos a la vida y experiencia cotidiana de las personas. El aprendizaje social o aprendizaje 2.0 se caracteriza por ser netamente interactivo, participativo, autoconducido, en fin, socialmente activo. Las tecnologías surgidas en las décadas anteriores, es decir, en el siglo pasado, no son las más adecuadas. La página web, el correo electrónico y el chat van quedando superados por nuevas plataformas y servicios de tecnología que pueden emplearse libremente por el usuario común: no requieren conocimientos especializados, no demandan inversiones en dinero, no dependen de terceros o proveedores externos ni comerciales, etc.

Plataformas virtuales y servicios de tecnología como Edu2.0, Elgg, o Ning ofrecen un potencial mayor y una utilidad más práctica y directa tanto para estudiantes como para docentes, para profesionales no-informáticos y organizaciones. En la actualidad se hacen necesarios soportes que permitan atender el aprendizaje formal e informal a la vez, que faciliten la actividad y participación personal y la contribución social. Estamos frente a una situación diferente.

Todo estudiante avanzado y cualquier profesional, independientemente de su especialidad laboral, debe ser competente para manejar y obtener provecho de nuevas herramientas tecnológicas: ya no se trata de “subir” documentos, audios o videos a un sitio web gratuito, ahora corresponde crearlos, producirlos y generar contenidos para compartirlos socialmente; no se trata de subscribirse a listas de interés y foros virtuales, más bien, toca el turno de crearlos, promoverlos y conducirlos; ya no es el caso de registrarse en una red como Hi5 u otras, sino de tener la capacidad para diseñar y crear las propias redes sociales en el marco de sus necesidades y proyectos personales, profesionales o institucionales.

Aunque muchas personas exploran y usan contenidos de YouTube, Delicious, Facebook, Google Reader, Google Docs, Slideshare, Flickr, Voicethread, Jing, Wikis, Ustream, Ning, etc., no lo hacen bajo un enfoque de aprendizaje 2.0 o aprendizaje social. Es urgente integrarlos de manera eficiente en entornos personales de aprendizaje, trabajo e interacción social. Cada persona, grupo o institución escogerá o adaptará aquellas herramientas y servicios de tecnología que sean más apropiados a sus necesidades y objetivos. No hay una receta. Las soluciones se van construyendo. También son parte del aprendizaje social.
Luis Palomino Iparraguirre

Puntuación: 4.00 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *