Quintuplica Movistar, Adicción y Marketing. El currículo oculto

La ansiedad, al parecer tiene su raíz en el temor a la pérdida. Estaba pensando que le ocurrirá a un familiar mío. Sentía unas ganas de despejar esos pensamientos ansiosos, pensaba, tal vez algo malo le ocurre. El celular Nokia que me habían regalado, estaba con el servicio prepago de la empresa Movistar y no tenía saldo para realizar la llamada. Tenía que comprar la tarjeta, y estaba atento al anuncio en la TV si ofertaban el triplica movistar a partir de 10 soles. Pero, mi alegría fue muy grande, cuando aparece el anuncio que con una recarga de 15 soles, ofertaban quintuplicar esa suma. Pasé por la bodega y lo mismo me ofertó la vendedora, compré la tarjeta de 15 soles, cargué al celular, y envíe el mensaje al 515; pero, como tenía la urgencia de hacer llamada, pasados unos minutos, ya tenía consumido dos soles. Recuerdo que al momento de hacer la recarga, la voz femenina de la contestadora me dijo que tenía un plazo de espera de 48 horas para quintuplicar. Ayer se venció el plazo de 48 horas, y por mas mensajes de texto con la letra S que enviaba al número 600, nunca llegó el saldo del quintuplica. Me dirigí a un local de la empresa Movistar, y una atenta señorita, me pidió el número de mi celular, lo tecleo en la PC, y me preguntó si después de recargar el celular había gastado el crédito, le dije que si. Entonces, me respondió, su saldo ha sido gastado y ya no hay manera de quintuplicar, debió esperar hasta las 48 horas y que le llegue el mensaje de confirmación del quintuplica. Entonces, le repliqué, mientras tanto no podía hacer llamada del celular, así es, me respondió. Entonces todos los misios que a penas recargan lo mínimo, fueron timados por este marketing.

Mi colega, que usa un celular Nokia pero con chip de la empresa Claro, me dice que ellos no quintuplican, solo cuadruplican y que acababa de gastar 40 soles llamando a su mamá. ¿Qué tanto has gastado? No, me dice, solamente recargué 10 soles, pero como estos se convierten en 40 soles y lo consumí todo, entonces efectivamente gasté 40 soles.

Cómo he sentido el gasto de estos 15 soles, que los cuido por su gran valor. Las llamadas, ahora, siento que me cuestan, seguramente si se convertían los 15 en 75 soles, los hubiera gastado rápidamente sin mayor cuidado. ¿Cómo es posible que mediante una propaganda de impacto, dos docentes universitarios, crean que efectivamente, su dinero se cuadruplica y quintuplica como por arte de magia? ¿A qué resortes humanos está dirigida la propaganda o el marketing de estas empresas? ¿Por qué tienen que recurrir a estos mecanismos propagandísticos, en lugar de establecer una tarifa única por cada segundo? El objetivo, es vender un servicio caro, haciendo creer a la gente que es barato. Si no tienes para pagar, entonces espera las ofertas, te dicen. Pero éstas se repiten todos los días, solamente cambian el contenido del mensaje, pero enfatizan que la oferta se acaba mañana o pasado mañana, y todos, a quienes previa campaña los convirtieron en adictos al celular, corren a recargar su celular antes que la oferta termine. Por que créame, la mayoría lo utiliza para conversar lo que come el gato o para comentarse la novela del día o para dar rienda al fisgoneo del chisme. Todos son adictos al celular, los niños en la escuela, los adolescentes en la universidad, de padres adictos, que a cada rato los llaman para saber hasta si ya han ido al baño. Las generaciones de adolescentes, están creciendo vigilados por sus padres a través de las ondas electromagnéticas del celular, sin posibilidad de ejercer su autonomía, que les permita afianzar su seguridad en si mismos.

El problema no está en la tecnología, sino en la forma de cómo se lo utiliza. A las empresas les interesa vender la mayor cantidad de chips, y para ellos es normal, en una economía de mercado cruel, que tengan que bombardear con propaganda y marketing a las mentes de personas, que fácilmente sucumben a una adicción. Este marketing, viene trastocando los valores de una cultura productiva, al haber incrementado los niveles de ansiedad, promoviendo el consumismo. A parte de la ilusión del quintuplica, cuadruplica, triplica o duplica, según fechas especiales, eta propaganda ha convertido a una población que vivía en un ambiente tranquilo a un ambiente ansioso, por ejemplo, hoy viajar en bus interprovincial, es asistir al espectáculo de los tonos musicales de los celulares, de familiares que a cada rato llaman, para enterarse si el bus todavía sigue en camino o ya se desbarrancó o chocó. Al arribo del bus a los terminales, se cruzan las llamadas, anunciado o preguntado la llegada y así en otros muchos casos.

Una escuela, que sustenta su currículo, sin atender la perniciosa influencia del currículo oculto, que viene transformando la mente de los niños y adolescentes en consumistas ansiosos, vive de espaldas y es cómplice de la distorsión de valores que viene sufriendo estas generaciones. Amén que el currículo actual de las escuelas, no educa en un proceso educativo ligado a la producción, la forma más efectiva que permite formar sólidos valores de laboriosidad, honestidad y justicia; con su omisión, deja a merced, a las nuevas generaciones, de inescrupulosos, que mediante el marketing, solamente les interesa obtener beneficios económicos, mediante intercambios corruptivos, recurriendo a la manipulación, especulación y a la timba de sorteos y loterías. Por eso, voy a restringir el uso del celular, voy a mantenerlo apagado para ver que ocurre.

Puntuación: 3.20 / Votos: 5

Comentarios

  1. aldo escribió:

    Del punto de vista Marketero y pensando como un profecional, la campaña de marketing de Telefonica es un exito rotundo han encontrado la manera de sucumbir las mentes de las personas con este tipo de promociones que yo tambien era adicto a cargar mi cel y me ha pasado mil veces lo mismo pero encontre la manera de gastar menos pagando una linea pos pago, que no PARTICIPA EN ESTAS PROMOCIONES,

  2. Anonimo escribió:

    hmmm a mi me llega (en mi pais) todos los dias el mensaje de quintupica, o mensajes de minutos gratis, mensajes de texto gratis, etc, etc, y si tengo saldo en mi telefono no compro nada, si ya uno sabe que a los pocos dias la promo esta vigente otra vez, solo compro una tarjeta 1 vez al mes, y a veces cada mes y medio, hay que ser idiota para recargar todos los dias o cada vez que te llega el mensaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *