Plagio en la Red

Tal como lo manifestáramos en el artículo anterior, ‘Las TIC y su relación con la mejora en los procesos de aprendizaje’, el buen uso de la Internet y de las nuevas tecnologías en el ámbito académico, ha traído consigo numerosos beneficios. Muchos de los cuales, como la inmediatez en la comunicación, la abundante información expuesta en la red y el gran número de herramientas informáticas disponibles para todo fin, pueden favorecer los procesos de enseñanza y aprendizaje.La disponibilidad de documentación sobre prácticamente cualquier tema, hace que la capacidad que tenemos hoy de realizar monografías, realizar investigaciones o simplemente documentar nuestros trabajos, sea mayor que la de antes. A la tradicional bibliografía proveniente de textos temáticos impresos, se ha venido a sumar el material expuesto en la Internet.

Pero en muchos casos esta facilidad no es utilizada de manera apropiada, pues se opta por copiar los trabajos presentados en la red, proceso que como sabemos, es muy sencillo. El plagio en la red, o “ciber – plagio”, puede ser literal de tal forma que se asume como propios desarrollos copiados total yo parcialmente de la Web; o se pueden plagiar ideas y hacerlas pasar como propias. La copia de textos siempre ha existido en el medio académico, pero con la Internet, la reprobable práctica del “cut and paste” o “cortar y pegar” en español, se ha extendido peligrosamente, hallándose una mayor incidencia en jóvenes, cualquiera que sea su nivel educativo.

Podemos considerar dos tipos de ciber – plagio:

• Plagio Intencional, en el que se extrae de la red, total o parcialmente, producción intelectual de terceros para presentarla como propia. Hay muchas variantes en este tipo de plagio, en el que se puede intentar esconder el delito cambiando algunas palabras o frases, o haciendo traducciones de material presentado en idiomas distintos al del producto plagiado.

• Plagio No intencional o accidental, el que se da principalmente cuando copian parcial o totalmente textos desde la Web, y no se indica adecuadamente la fuente y el autor de los mismos.

Dentro de esta problemática existen dos vías de solución: prevenir el plagio o detectar el plagio.

Para prevenir el plagio las universidades y escuelas del mundo han optado por diversas alternativas, todas basadas en la normatividad y la información.

• Normatividad: Las instituciones, la PUCP entre ellas, han insertado en sus reglamentos normas con sanciones muy estrictas referentes al plagio.

• Información: Estrategia que implica el desarrollo de campañas de sensibilización hacia los alumnos, en las que se presentan la importancia de la producción propia, las consecuencias del plagio y las formas de evitarlo. Se busca enseñar a los alumnos a tratar citas, hacer referencias, a elaborar bibliografías, etc.

Podemos encontrar un ejemplo de prevención al plagio, en el artículo escrito por el Vicerrector Académico de la PUCP, doctor Marcial Rubio Correa.

La profesora Susana Frisancho, en su blog, dedica un artículo relacionado a la calidad de los trabajos de sus alumnos: “Un comentario sobre los trabajos de fin de año“.

Los profesores pueden detectar en algunos casos el plagio a simple vista si llegan a conocer la manera de redactar de sus alumnos. En esta situación pueden darse cuenta de las incongruencias, de las distintas formas de redacción dentro de un mismo trabajo, etc. Pero hay casos en que los alumnos son muy delicados y cuidadosos, lo que hace que los profesores no se percaten del plagio.

Otra alternativa que puede resultar un poco pesada y trabajosa implica que el docente busque en la web, oraciones o frases claves del trabajo. De esta manera podrá constatar la originalidad o falsedad del trabajo.

Entre los buscadores más comunes y útiles citemos:

Google

Yahoo!

Se puede disponer también de programas que permiten “detectar” el plagio, comparando el trabajo en revisión con textos existentes en la Web. Se puede así evitar el plagio de la Internet y una eventual presentación de trabajos anteriores. Algunos de estos programas necesitan de algún pago:

Eve 2 que trabaja con archivos de Microsoft Word y Corel Word Perfect. Su costo es de: US$30.

EduTie.com, cuyo costo varía desde los US $150.00 hasta los US $1,400.

Existen algunos programas que nos dan la posibilidad de descargar una versión para demostración por un corto periodo tiempo:

MyDropBox

Turnitin

Podemos también encontrar algunos programas gratuitos:

Copyscape: Revisa textos que están en la web

PlagiServe.com

Wcopyfind

EducaRed Antiplagio

Esta alternativa de programas anti-plagio ha sido bien recibida por muchas universidades, haciendo que salgan al mercado distintas aplicaciones con nuevas funcionalidades, pero estos programas no son totalmente eficaces ya que no siempre llegan a detectar casos de plagio (muchos alumnos logran burlar el sistema), además la Internet crece día a día lo cual hace imposible poder controlarla en su totalidad.

Podrán existir muchos programas para “detectar” el plagio en los trabajos, pero no sólo depende de las tecnologías sino también de los actores involucrados en esta problemática: la institución académica, profesores y alumnos.

Los profesores podrían modificar de alguna manera su metodología para asignar trabajos a sus alumnos, ya que el tipo y cantidad de éstos puede incitar a los estudiantes a cometer plagio. No encargar trabajos sobre tópicos muy generales; pedir conclusiones, críticas, opiniones y evitar pedir sólo información, son algunos de los puntos clave que un profesor debe tomar en cuenta al momento de pedir una asignación. Además se recomienda que éste pida en el transcurso del curso alguna pequeña composición para que de esta manera pueda conocer la redacción de sus alumnos. Estos útiles consejos han sido recabados de la American University of Puerto Rico.

La brecha digital que existe entre alumnos y profesores es muy amplia, ya que existen estudiantes que manejan muy bien las TIC mientras que hay profesores que no conocen mucho acerca de la Internet o recién se están familiarizando con esta. Además la red de redes cambia continuamente, ya que aparecen nuevos programas, nuevas funciones y nuevos beneficios. Para poder seguir de cerca estos cambios se necesita estar actualizado, ya que de esta manera se podrá conocer y utilizar las diversas herramientas que nos ofrece la Internet.

Mas información en :

Ciber-plagio académico.
Interfaz de usuario en sistemas de detección de plagio.
Características de los programas anti-plagio.

Puntuación: 4.14 / Votos: 7

Comentarios

  1. Irina Avila escribió:

    Gracias por los enlaces, seran de mucha utilidad!

  2. juan carlos lujan escribió:

    Me vas a disculpar pero esa definición de plagio me parece extraída de algún libro desarrollado por un teórico español. El plagio es plagio, así sea todo un texto o parte del mismo en un párrafo. Con ese argumento, gente como Rafo León podrá argumentar que el reciente caso de plagio detectado en su último libro fue un asunto "accidental" o "no intencional" porque olvídó citar a los autores de las crónicas que incluía su libro.

  3. Deliverio Gillette escribió:

    Dicen quienes saben que se educa más y mejor con el ejemplo que con la prédica. De ser así, llama la atención que casi todas las notas sobre plagio académico focalicen en el fraude cometido por alumnos y haya tan poco y nada respecto de señores plagios publicados por numerosas revistas universitarias, algunos de los cuales oportunamente hemos identificado y demostrado.
    Errar es humano pero que editores (ir)responsables y comités editoriales sostengan estos plagios aún habiendo tomado conocimiento de su carácter no puede asumirse como error, más allá del carácter "intencional" o "accidental" de los fraudes, que no se nos ocurre cómo se podría determinar.
    Difícilmente pueda evitarse que nuevas generaciones estudiantiles incurran en plagio cuando publicaciones académicas de prestigio internacional editan plagios escandalosos y los sostienen con absoluta desidia e impunidad, algunas incluso tras el reclamo de autores y editores robados.
    Atentos saludos.

  4. Roberto Diana escribió:

    Me preocupa el plagio de trabajos entre compañeros, mas que de internet (del cual podría tener mas control mediante preguntas de análisis).
    Ejemplo, si recibo por emal 40 archivos word, como detectar la similitud entre ellos

  5. Bernardo escribió:

    el plagio deveria castigarse con maltrato fisico no hay otra solucion

  6. frufra escribió:

    gracias! ahora podre saber si el profe se va a dar cuenta si cometi plagio o no.
    Gracias por links q pusiste hahaha xD

  7. María escribió:

    Considero que impedir el plagio puede partir de los docentes, cuando desarrollen innovadoras formas de evaluar las capacidades. Los alumnos copian porque solo les pedimos información, no les pedimos que demuestren capacidades. Cuando esto cambie y se trabaje desarrollo de capacidades y no solo procesar información entonces el reto será aprender de verdad.

  8. Carlos Galvan escribió:

    El plagio es un mal del cual directa o indirectamente nosotros alimentamos ya que cuantas veces hemos copiado un fragmento de canción o un poema y no ponemos la fuente de donde lo tomamos, hay que crear conciencia con respecto a esto para evitarlo y asi mismo denunciarlo en caso de detectarlo

  9. Norma Garcia escribió:

    En lo el plagio es un delito desde copiarlo de internet sin citar fuentes, hasta de plano fotocopiar un libro, cuyo autor invirtió tiempo, dinero y esfuerzo, para alguien tenga una copia.

  10. Deliverio escribió:

    No, Norma García, estás completamente equivocada. Fotocopiar un libro no es plagio excepto que al fotocopiarlo te adjudiques la autoría. Por favor informate antes de opinar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*