Archivo por meses: Diciembre 2011

8 pasos para disminuir el riesgo en la innovación

Minimizar el riesgo casi siempre ahoga la innovación. Teniendo esto en cuenta
Ram Charan y A.G. Lafley, en su libro “Cambio de Juego” reseñan 8 pasos que puiede dar el lider de la innovación para prever los riesgos correspondientes y liderar a su equipo en el respectivo manejo:

1.- Conozca a su cliente
2.- Elabore prototipos
3.- Haga pruebas de consumo rigurosas
4.- Administre el portafolio de proyectos de innovación
5.- Sea abierto a la experimentación
6.- Identifique pronto los asuntos que puedan dar al traste con el proyecto
7.- Aprenda del pasado
8.- Utilice indicadores para medir la innovación Sigue leyendo

INNOVACION EN EL MODELO DE NEGOCIO: Un camino para implementar la innovación en las PYMES del Perú”

Soy testigo de los grandes esfuerzos que realizan unos pocos abanderados por conseguir colocar a la Innovación en la agenda de las organizaciones públicas y privadas de nuestro país (Perú), gracias a esta tesonera labor, hoy en día, se admite sin mayores resistencias que la ciencia, el desarrollo tecnológico y la innovación (CTI) son aspectos claves para lograr un desarrollo sostenible del país, en el largo plazo.

Algunos de estos líderes de la innovación sitúan la lucha alrededor de dos temas que guían sus mayores esfuerzos:

1.- La construcción de un Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.
2.- Conseguir que el estado y las entidades de apoyo al desarrollo destinen cada vez más fondos para la CTI, también mencionada como I+D+I (investigación, desarrollo e innovación)

Estas dos acciones principales y otras asociadas a ella, como el dar impulso a las CYTES, fortalecimiento del vinculo Universidad Empresa, etc. constituyen los ejes de una estrategia no declarada, pero que ha sido asumida por el entorno intelectual del país.

Reconociendo el invalorable merito de los líderes peruanos en pro de la innovación y si bien hay ligeros avances y se vislumbran otros, es posible que esta estrategia no logre el impacto deseado de desarrollar una cultura innovadora en nuestro país y en las organizaciones que en ellas se desenvuelven.

Que hay detrás de esta estrategia?

El objetivo de esta estrategia es el de impulsar la ciencia, la tecnología y la investigación en todos sus niveles y, a la innovación, como consecuencia de estas investigaciones, para con ello asegurar el desarrollo sostenible del Perú.

Este objetivo, si bien muy loable, a mi modo de ver, presenta algunas limitaciones o problemas, para un objetivo mucho mas sistémico y potente como sería el de fomentar y desarrollar un cultura de innovación a todo nivel en el país.

Un primer problema es que la innovación queda vinculada como consecuencia o resultado deseable de la investigación científica, colocándola como un objetivo de segundo nivel, primero la investigación y después la innovación.

Es necesario reconocer que la innovación por sí sola, como objetivo, tiene el mismo peso o nivel que la ciencia y la tecnología como generadora de riqueza, para ello solo basta admirar los excelentes resultados de dos casos peruanos que hoy en día son referentes de innovación a nivel internacional el grupo AJEPER y “Gastón Acurio”, que hoy son transnacionales peruanas. El resultado exitoso e innovador de estas dos grandes esfuerzos no derivan del desarrollo tecnológico, sino más bien de una astuta concepción de un modelo de negocio diferente a cualquier otro existente en nuestro medio.

En segundo lugar, la innovación carga con todo el pasivo que significa luchar por un objetivo que se reconoce demandante de ingentes recursos en dinero, como es el objetivo de desarrollar ciencia y tecnología. Es común oír, e incluso sostener como argumento para la necesidad de inyección de grandes recursos, que la investigación es cara y que los esfuerzos de innovación tienen un alta tasa de fracasos, por lo que con mayor razón se demanda mucho dinero……………??

Si uno se pone a pensar, el mensaje es aterrador se mire por donde se mire, sobre todo si se trata de un país emergente como el nuestro, donde existen necesidades de mayor prioridad como la pobreza o la inseguridad ciudadana y en el que la cultura de “pepe el vivo” se encuentra muy presente en el imaginario cotidiano.

Y, en tercer lugar, la innovación carga con el pasivo de ser vista junto a la investigación y el desarrollo como un esfuerzo de largo plazo, en un país con instituciones débiles, donde lo único que parece importar es el corto plazo.

Ya hemos mencionado que la innovación no tiene necesariamente que provenir de la ciencia y la tecnología y, como veremos como conclusión del presente ensayo, no tiene por que ser necesariamente costosa, ni tan de largo plazo como se piensa.

Sigue leyendo