La OEA dice que no es posible que se tenga ‘a seres humanos en cloacas’

[Visto: 567 veces]

La OEA dice que no es posible que se tenga “a seres humanos en cloacas”

Inspección de cárceles. El relator Rodrigo Escobar Gil afirmó que la situación penitenciaria es “muy grave” y que son “horrorosas” las condiciones de internación de los menores en hogares del INAU

EDUARDO BARRENECHE

“Hay una situación muy grave” en las cárceles uruguayas donde ocurren “violaciones sistemáticas de derechos humanos”, y sus “infraestructuras son obsoletas e inadecuadas”, fueron las principales conclusiones de un enviado de la OEA.

“Cualquier ciudadano internado en el Comcar tiene necesariamente que enfermarse. No es posible que se tenga a seres humanos en cloacas expuestos a las aguas servidas, a una situación de humedad y a la intemperie. El problema es estructural”, dijo el relator especial de la Organización de los Estados Americanos (OEA) sobre los derechos humanos de las personas presas, Rodrigo Escobar Gil.

Advirtió que las condiciones edilicias, sanitarias y de higiene de los módulos 1, 2 y 4 del Comcar “son absolutamente inadecuadas” para el alojamiento de seres humanos. Esos recintos, agregó, “son espacios oscuros, húmedos e insalubres en los que las aguas negras salen de los desagües a los pisos de los pasillos y de las celdas por lo que son permanentes los olores nauseabundos”.

A juicio del comisionado de la OEA, el Estado uruguayo deberá realojar a los internos de esos módulos “en espacios más adecuados” pues “es tal el grado de degradación de estas estructuras que cualquier mejora edilicia resultaría inefectiva”.

Señaló que en el Comcar hay un hacinamiento del 200%. “La sola reclusión de personas en condiciones de esta naturaleza constituye claramente una forma de trato cruel, inhumano y degradante, violatoria del derecho a la integridad personal”, sostuvo.

Esta es la tercera relatoría de organismos internacionales de derechos humanos que arriban al país para visitar penales. El 22 de marzo de 2009, el relator sobre derechos humanos, torturas y cárceles de las Naciones Unidas, Manfred Nowak, realizó un lapidario informe sobre las establecimientos penales uruguayas cuestiondo su superpoblación y violaciones de los derechos humanos.

Nowak dijo que las condiciones de alojamiento de “las latas” (módulos de acero) del Penal Libertad “son las peores del mundo”.

Al regresar en marzo de 2009 de su viaje por China y Chile y preocupado por su prestigio en el exterior, el entones presidente Tabaré Vázquez dio un ultimátum a la ex ministra del Interior, Daisy Tourné para que elaborara un plan de descongestionamiento del sistema penitenciario con la mayor celeridad posible. La postergación de ese plan fue una de las causas de la remoción de Tourné.

Dos meses más tarde, el 6 de mayo de 2009, arribó a Uruguay el presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, Florentín Meléndez. En su informe cuestionó el hacinamiento y las malas condiciones del Comcar.

USO IRRACIONAL. Escobar Gil y su asistente, Andrés Pizarro, realizaron una visita oficial a Uruguay que comenzó el lunes 4 y finalizó ayer. En ese ínterin, mantuvieron reuniones con los ministros Eduardo Bonomi (Interior) y Luis Almagro (Relaciones Exteriores) y se entrevistaron con el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Leslie Van Rompaey, y el comisionado parlamentario Álvaro Garcé.

Ambos recorrieron las cárceles de Libertad, Comcar, Punta de Rieles, Cabildo (mujeres) y los hogares Ituzaingó, Sarandí y SER de la Colonia Berro del INAU.

Escobar Gil dijo que “tomó nota” del incremento de la inversión pública en cárceles, la creación de 4.000 nuevas plazas en distintos centros penitenciarios, la prestación de servicios de salud de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) en algunos centros y que se extenderá a otros. También destacó el cierre de “las latas” del penal de Libertad y la apertura de Punta de Rieles. Sin embargo, la relatoría de la OEA manifestó su preocupación por el “uso generalizado” de la prisión preventiva por períodos de tiempo que, muchas veces, exceden los plazos razonables.

“Hay mafias en las cárceles”
E.B.

-¿Por qué compara algunos módulos del Comcar con una cloaca?

-La situación de algunos edificios del Comcar es muy grave. Se trata de instalaciones físicas que no son muy apropiadas y que no se les hace mantenimiento a sus sistemas eléctricos, hidráulicos y sanitarios.

-¿Qué vio usted en el penal de Libertad durante su visita?

-En Libertad también hay muchas deficiencias. Lo más grave es la falta de trabajo y de educación de los internos. Con una población de aproximadamente 1.200 reclusos, solo tienen la posibilidad de trabajar 90 internos.

-El comisionado Álvaro Garcé relató que uno de los principales problemas del penal de Libertad es la elevada violencia existente entre presos.

-Pude ver problemas graves como el elevado consumo de drogas en el interior de los centros carcelarios, lo cual implica que existan organizaciones y mafias que ejercen cierto control sobre el establecimiento.

-¿La existencia de mafias ocurre solo en el penal de Libertad o también operan dentro del Comcar?

-Es un problema de los dos lados.

-En un informe que realizó ayer ante directores de cárceles, usted planteó la existencia de extorsiones en los penales. ¿A qué se refería?

-La existencia de mafias o de organizaciones delictivas en el interior de las cárceles generalmente se organizan no solamente para la venta de drogas y estupefacientes sino también para la práctica de extorsiones. Generalmente extorsionan a las familias de los adictos que se ven obligados a consumir la droga dentro de los penales.

-¿Qué opinión tiene de la Colonia Berro del INAU?

-De tres hogares que visité, en dos las condiciones de internación son horrorosas. A los niños se los somete todo el tiempo a encerramiento. A uno se le abre la puerta a las cuatro de la tarde y están durmiendo porque no le dan una alternativa distinta. No tienen la posibilidad de estudiar, trabajar o hacer deportes. Están todo el tiempo encerrados sin posibilidad de ver el sol. Son condiciones infrahumanas. Las celdas del centro SER no tienen condiciones higiénicas. Los menores tienen que hacer sus necesidades en un balde que permanece ahí hasta que les abran las puertas. También carecen de sábanas y toallas.

-¿Cuál es su visión sobre la decisión del gobierno de que militares controlen los ingresos de las cárceles?

-Los manuales de buenas prácticas recomiendan que el Ejército no esté presente o no realice requisas. Lo recomendable es que sea personal civil que haga las inspecciones.

fuente: EL PAIS URUGUAY

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *