Category: Derechos Humanos

La masacre de 1932 en El Salvador

Alirio Montoya
Rebelión

George Orwell dijo que quien controla la historia, controla el presente, y a lo mejor hasta el futuro. Resulta de obligada urgencia que se rediseñe y reescriba toda la tergiversada historia salvadoreña, es decir, escuchar la historia desde la posición de los vencidos. Se vuelve un imperativo conocer la cultura de nuestros antepasados, cómo se fueron configurando los diversos grupos étnicos, la independencia de 1821, el surgimiento de la oligarquía, la sangrienta historia de los golpes de Estado y las dictaduras militares. Por estar en el mes de enero, el mes del levantamiento indígena-campesino o comunista, iniciado el 20 de enero de 1932, es oportuno señalar algunos episodios de esa parte de la historia de lucha de clases en nuestro El Salvador, para que las futuras generaciones no olviden lo ocurrido, bien para prepararse ante eventos de ese tipo, o bien para que no se repitan.

Los “sucesos de 1932” como algunos historiadores se han tomado la tarea en llamar, es una concurrencia de varios factores que incidieron para que el pueblo, en su mayoría campesinos-indígenas, se sublevaran en contra de la dictadura militar del General Maximiliano Hernández Martínez, apoyado por la oligarquía cafetalera. Por ejemplo, uno de los factores fue el descontento de la población por el asunto relacionado con la tenencia desproporcional de la tierra, concentrada ésta mayoritariamente en manos de la oligarquía. Para algunos este suceso fue un levantamiento campesino, para otros una insurrección propiamente dicha, y no falta quien opine que fue un movimiento comunista para la toma del poder. Todos tienen relativamente la razón, porque las variables de esos acontecimientos del 32 reúnen las características de las denominaciones que anteriormente señalamos; pero fue también, a mi juicio, un etnocidio; porque la mayoría de asesinados fueron campesinos y nativos que representaban la mayoría de la población salvadoreña en la zona donde se generaron estos hechos; en una palabra integradora, fue un hecho abominable en la historia no sólo de El Salvador, sino de la humanidad. Antes de emitir un juicio es necesario remontarnos a los orígenes de los “sucesos del 32”.

Los orígenes de esta matanza se remontan a la invasión de los españoles a nuestras tierras y la subsecuente independencia de los criollos y mestizos; todo ello fue un factor negativo para que las condiciones de vida de la población se volvieran cada vez más en un estado de precariedad. La misma independencia de 1821 incidió a que surgiera un escenario de desigualdades, la cual dejó a la población nativa en una miseria sin precedentes; sumado a ello, la caída en los precios del café a raíz de la crisis mundial de 1929 fue un detonante de gran envergadura para que se diera este fenómeno sociopolítico. Aunque una década antes ya existía el descontento generalizado de la población; la crisis cafetalera incidió en gran medida porque al tiempo que se disminuían las exportaciones, aumentaban los despidos de los campesinos que trabajaban en las haciendas de los terratenientes cafetaleros.

Planteada así la situación, la sociedad salvadoreña entra en una fase de lucha entre opresores y oprimidos. Específicamente a finales de la década de 1920 se transforma El Salvador en un territorio propicio para las luchas populares; surgen las primeras organizaciones proletarias como la Sociedad de Obreros de El Salvador, la Sociedad Cooperativa de Zapateros y Sastres, entre otras; y con ello la Federación Regional de Trabajadores Salvadoreños (FRTS). Además, es justamente en marzo de 1930 cuando se funda el Partido Comunista Salvadoreño (PCS) y dos años más tarde se da la masacre.

Este hecho histórico dio paso al escenario de una larga dictadura militar caracterizada por la represión, en tanto después a esta fecha no se habla solamente de las categorías opresores-oprimidos; por cuanto el régimen, al ver que el pueblo comienza a organizarse para defender sus derechos fundamentales, diseña un mecanismo de represión para contrarrestar la resistencia y el avance popular; es así como surge la lucha represores-reprimidos. Los líderes de los movimientos sociales son perseguidos, exiliados, torturados y en el peor de los casos asesinados; la dictadura militar trata de silenciar el descontento del pueblo implementando más represión. La injusticia social y económica se incrementa en el país, las voces populares nos revelan que el 80% de la población gozaba del 20% de la riqueza nacional, y el 20% de la población gozaba del 80% de la riqueza nacional, lo cual es una enorme injusticia.

Esta riqueza nacional es entendida como la suma total de todos los bienes con valor económico que poseen los gobiernos centrales, regionales y locales de un determinado país. Concretamente en tiempos de las dictaduras militares comprendidas desde 1932 a 1992, lo que caracterizaba y le daba fuerza a la riqueza y economía de El Salvador era la agricultura; el café, el algodón y la caña de azúcar eran productos de exportación, y esa riqueza también era distribuida desigualmente como ya se ha señalado.

Vayamos a los hechos que dieron origen a la insurrección señalada. En primer lugar, evidentemente en la década de 1920 ya había un descontento de la clase trabajadora y los campesinos, quienes son explotados por los grandes cafetaleros. A este descontento se suman los indígenas y los líderes comunistas de esa época. Para algunos, este levantamiento o insurrección popular fue obrero-campesino, y que los comunistas se aprovecharon de esa coyuntura para emprender su conspiración. Pero al hacer un análisis de esos acontecimientos, diremos categóricamente que fue el PCS el que orientó y enrumbó esa convergencia de factores que generaron las condiciones para que se diese la insurrección. Es decir, que el PCS le imprimió el alma de todo movimiento social, político y revolucionario, que es en sí la dialéctica marxista interpretativa de esas condiciones, la cual no puede estar divorciada de la lucha popular porque es la esencia de toda revolución originada a consecuencia de las mismas contradicciones sociales.

No tenemos que perder de vista el elemento que le dio vida al levantamiento; y es que ese acontecimiento, según Tomas Anderson, se distingue por ser el primer movimiento revolucionario latinoamericano en el cual desempeñaron el papel más importante hombres considerados como comunistas internacionales. Por cuanto, quedémonos con que fue una insurrección popular en donde el PCS jugó un importante papel.

Es preciso señalar que no tenemos por qué perder de vista el elemento que le dio vida al levantamiento; y es que ese acontecimiento, según Tomas Anderson, se distingue por ser el primer movimiento revolucionario latinoamericano en el cual desempeñaron el papel más importante hombres considerados como comunistas internacionales. Por cuanto, quedémonos con que fue una insurrección popular en donde el PCS jugó un importante papel junto a los campesinos e indígenas.

Se tiene que decir también con toda propiedad que fue el problema agrario el que más incidió, relacionado éste con la tenencia desproporcional de la tierra y el salario de los trabajadores y campesinos-indígenas. El salario que los grandes cafetaleros pagaban a los campesinos era de miseria, al respecto Marx ya había señalado que, “El nivel mínimo de salario, y el único necesario, es lo requerido para mantener al obrero durante el trabajo, y para que él pueda alimentar una familia y no se extinga la raza de los obreros. El salario habitual es, según Smith, el mínimo compatible con la simple humanité, es decir, con una existencia animal”. La crisis mundial de 1929 también fue un elemento que incidió a que el café, como monocultivo de exportación y base de la economía salvadoreña, disminuyeran sus exportaciones, en consecuencia, los despidos aumentaron y los salarios de hambre pagados a los campesinos-indígenas fueran aun más bajos. Fue por lo tanto una conjunción de factores que le dieron vida a las contradicciones de clase, y ello propició a que en enero de 1932 se iniciara la insurrección.

Una vez llevada a cabo la insurrección, comandada en algunos sitios del occidente del país por líderes campesinos e indígenas, y en otras partes por líderes sindicales y comunistas, las fuerzas represivas de la dictadura militar del General Martínez apoyado por la oligarquía respondieron con represión indiscriminada contra el pueblo. Algunos afirman que los muertos fueron cinco o quince mil muertos, pero hay otros que registran más de treinta mil muertos, en su inmensa mayoría indígenas; por ello es que anteriormente he señalado que fue un etnocidio porque la mayoría de ejecutados fueron indígenas que no comprendían lo que era el comunismo, únicamente ellos se sublevaron con la intención de que cambiaran sus condiciones precarias de vida, y esa motivación era coincidente con el planteamiento de los comunistas.

El régimen de manera preeminente y con toda la premeditación perversa del caso, tergiversaron la idea del comunismo hasta llegar a satanizarlo. Una vez que la dictadura militar sembró en la opinión pública la vinculación entre comunistas e indígena, a manera de sinónimo, propició la “legitimación” o “justificación” de la masacre. En esto, como ha sido siempre y hasta la fecha, los medios de comunicación de derecha o conservadores, hicieron su papel de distorsionar los hechos. En los periódicos como La Prensa aparecían las siguientes líneas tendientes a favorecer y justificar la masacre propiciada por el régimen: “gracias a la energía del Gobierno del General Martínez ha sido restablecida totalmente la paz”. Es de observar cómo este periódico manejó y ocultó la realidad, porque cuando se menciona el término “energía” lo hace para no mencionar la palabra violencia o genocidio. Los muertos se contaban por centenares en las líneas férreas del occidente del país, y para justificar la desaparición y calcinación de esos cuerpos masacrados el periódico en mención seguía diciendo: “Para evitar las epidemias, la dirección General de Sanidad ha ordenado la incineración de los cadáveres de los comunistas muertos en los diferentes encuentros habidos en la República”. Y a los indígenas los definían como terroristas y personas salvajes.

Héctor Lindo Fuentes señala que el hecho de que la historia esté condenada a repetirse tiene que ver tanto con la capacidad de olvidar como con la capacidad de recordar. Y sigue diciendo que una exploración de cómo diferentes elementos de la sociedad salvadoreña seleccionaron, silenciaron y reacomodaron diferentes aspectos de la historia de la matanza de miles de campesinos e indígenas que tuvo lugar en 1932 nos ayuda a comprender la problemática historia de El Salvador.

Como país hemos entrado en una fase transicional, y es oportuno señalar la importancia de recobrar la verdadera memoria histórica de nuestro pueblo, la cual los anteriores regímenes han ocultado durante tanto tiempo. Es de mencionar que la rebelión de 1932 finaliza con el fusilamiento de uno de sus líderes, como fue Farabundo Martí, y por supuesto tiene que resaltar el nombre de otros líderes que sobrevivieron a la masacre como Miguel Mármol, fundador del Partido Comunista Salvadoreño y dirigente sindical. Así finaliza el levantamiento del 32 pero se recrudece la represión contra el pueblo salvadoreño mediante la imposición de un estado de excepción que se promulgó y prolongó durante la dictadura de Martínez hasta las posteriores dictaduras militares.

Esta suspensión de garantías constitucionales implicó represión contra el pueblo organizado y persecución contra sus líderes. Así tenemos que Miguel Mármol huyó hacia el oriente del país, específicamente se radicó en el Departamento de Usulután, otros se exiliaron en el extranjero. Pero lo más importante es que quedó sembrada la semilla insurreccional que germinó en las décadas de 1970 y 1980, dando como resultado la guerra civil que duró 12 años y se culminó con la firma de un Acuerdo de Paz, por razones del destino firmado en el mes de enero de 1992.

Mediante este Acuerdo lo que se logró fue simplemente un cese al enfrentamiento armado, pero no se logró erradicar el problema de raíz que es la injusticia social, siendo la oligarquía la más beneficiada porque instauró un neoliberalismo ortodoxo que, hasta la fecha y aun con cambio de gobierno de izquierda, se mantiene sin presentar signos de verdaderos cambios. Se espera que esto vaya cambiando pronto por el bien de la clase trabajadora y los campesinos, siendo éstos últimos los que mayor protagonismo han tenido en las luchas armadas en toda la historia insurreccional de El Salvador.

Los hechos de 1932, por haber ocurrido justamente al finalizar el mes de enero, es importante que se le dé mayor importancia a su celebración, incluso muy por encima del Acuerdo de Paz. Creo que está más lleno de significado ese acontecimiento, en el entendido de la imperiosa necesidad de comprender la historia para controlar el presente y evitar en el futuro que un hecho abominable como la masacre del 32 se repita.

*El autor es salvadoreño.

Rebelión ha publicado este artículo a petición expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Fuente: rebeliòn.org Leer más

¿Cómo detectar turistas sexuales pedófilos?

Publicado el : 17 Enero 2010 – 7:00 de la mañana
| Por Perro de Jong

El ministro holandés de Justicia, Ernst Hirsch Ballin, ha lanzado esta semana una nueva campaña para combatir el turismo sexual de pedófilos.

El titular holandés recomienda a los holandeses mantenerse alertas y denunciar el abuso sexual de niños por parte de sus compatriotas. ¿Pero, cómo reconocer a un pederasta?

“¡Tenga cuidado, no actúe como detective!” advierte en su página web la organización contra el abuso sexual infantil, ECPAT, que apoya la campaña de concienciación promovida por el Ministerio de Justicia, en la que también participan la asociación de agencias de viaje ANVR, y la Policía Militar holandesa.

Lo que sí se puede hacer, como turista, es mantener bien abiertos los ojos y los oídos, recomienda Greet Koster de la Policía Militar. “Particularmente sospechosos son aquellos hombres de entre los cincuenta y los sesenta años que frecuentemente andan en compañía de niños. También se debe observar la presencia de niños pequeños en bares, ya que esto puede ser un indicio de que algo no anda bien.”

Denuncia en Holanda
Esa sensación experimentó también el guía turístico David de Koning, de Koning Aap, cuando se encontraba en el río Kwai en Tailandia. “Yo me alojaba en un barco-vivienda,” narra, “y vi que a su regreso, mi vecino entraba a su barco llevando consigo a una niña pequeña. Dijo que era su hija pero, por los sonidos que se escuchaban por la noche, era evidente que no lo era, por lo cual lo denuncié a la policía.“

No obstante, las autoridades locales no pudieron impedir la fuga del individuo. En su nueva campaña, el Ministerio subraya que también existe otra posibilidad, la de presentar una denuncia más tarde en Holanda. Pocas personas saben que eso es legalmente posible.
Quien, por ejemplo, viaja en el mismo avión con uno de esos individuos, puede anotar el número de su silla y averiguar su nombre en las oficinas de la aerolínea.

Escasas condenas
Hasta ahora, sólo dos holandeses han sido condenados en Holanda por casos de abuso sexual infantil en las Filipinas, y uno por abuso en Gambia. Según un estudio realizado en el 2002, los pocos casos de condena no guardan ninguna relación con el número total de turistas holandeses que mantiene relaciones sexuales con menores, cifra que se calcula más de tres mil al año.

Incluso esas estimaciones pueden ser demasiado bajas, teme Greet Koster. A medida que los turistas respondan y denuncien efectivamente lo que puedan detectar, la campaña de concienciación podría revelar nuevos datos. “Holanda, lamentablemente, es uno de los países problemáticos en este sentido.”

Por ello es importante reducir al máximo los obstáculos para presentar denuncias. A partir de esta semana, la página web ‘meldingsekstoerisme.nl (en lengua holandesa) remite al conocido sitio de Internet para presentar denuncias de abuso sexual infantil (Meldpunt Kinderporno op Internet). También se pueden presentar denuncias de forma anónima a través de una línea telefónica especialmente creada para ese fin (0800-7000).

Anónimos
Esas líneas de denuncia anónima han dado sorprendentes resultados en Holanda. Sólo en el año pasado, gracias a tales denuncias se efectuaron unas mil detenciones “normales”, y se esclarecieron más de ocho mil casos. El número de denuncias on-line de pornografía infantil asciende actualmente a mil por año.

Sin embargo, la suboficial Greet Koster considera que es demasiado prematuro para celebrar victoria, porque una acusación anónima no tiene demasiado peso, sobre todo cuando se trata de un caso único que no es corroborado por los demás viajeros. “Pero es un comienzo,” subraya.

Fuente: Radio Nederland Leer más

CNDDHH: “Rechazamos denuncia contra fiscal Cristina Olazábal por el caso Accomarca”

CNDDHH: “Rechazamos denuncia contra fiscal Cristina Olazábal por el caso Accomarca”

——————————————————————————–

La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos deplora que la Fiscal de la Nación haya declarado fundada la denuncia interpuesta por Alan García Pérez, presidente de la República, contra la doctora Cristina Olazábal, Fiscal Adjunta de la Primera Fiscalía Supraprovincial de Ayacucho, por la supuesta comisión del delito de prevaricato en la formulación de la denuncia penal por los hechos de Accomarca ocurridos en su primer mandato presidencial; asimismo, rechaza el envío “de los actuados al Fiscal competente” para el ejercicio de la acción penal en contra de la recta señora fiscal adjunta.

La decisión de la Fiscal de la Nación nos causa profunda preocupación en tanto se estaría cuestionando la labor de la doctora Cristina Olazábal, quien –como es de conocimiento público- se ha mostrado a favor del proceso de verdad y de la lucha contra la impunidad de los violadores de derechos humanos.

La fiscal Cristina Olazábal ha tenido una actuación valiente y decidida en diferentes investigaciones de los crímenes cometidos durante el período de violencia política, y ha sido gracias a su labor que casos como el de Accomarca, en el que se dio muerte a numerosas personas inocentes por agentes del Estado, pudo judicializarse. Igualmente, su desempeño profesional posibilitó conocer las muertes y desapariciones de personas en el interior del cuartel “Los Cabitos”, lugar donde se encontraron fosas con cadáveres de las víctimas y hornos en los que fueron cremados los cuerpos. Más recientemente, sobre la base de las investigaciones que ella realizó se llegó a conocer el caso del asesinato de más de cien pobladores, incluidos niños, en la comunidad de Putis. Por cierto, su recta labor también ha permitido denunciar los pavorosos crímenes perpetrados por el grupo terrorista Sendero Luminoso.

Los fundamentos de sus resoluciones, cualquier sea el sentido de ellas, no constituyen sino la mera aplicación de los criterios y principios jurídicos que se consagran y recogen en la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y de nuestro propio Tribunal Constitucional.

Llama poderosamente la atención que una mujer que ha contribuido significativamente en el proceso de búsqueda de verdad y justicia en la zona más golpeada por la violencia política, como es Ayacucho, se vea denunciada precisamente por ello. Someter a la fiscal Cristina Olazábal a un proceso penal es, en verdad, un duro golpe a la lucha por la justicia en relación a los crímenes del pasado. Y puede ser leído como un mensaje de advertencia a otros miembros del Ministerio Público y del Poder Judicial que actúan con objetividad, imparcialidad y apego a la verdad.

Instamos a las autoridades encargadas de evaluar la viabilidad de la denuncia que se presentará contra la doctora Cristina Olazábal, Fiscal Adjunta de la Primera Fiscalía Supraprovincial de Ayacucho, a actuar con la razón y el derecho, entendiendo que los criterios aplicados por ella no constituyen en lo absoluto delito alguno, ni existe razón que sustente denunciarla penalmente.

Lima, 11 de Enero de 2010

Coordinadora Nacional de Derechos Humanos

http://blog.dhperu.org

Fuente: CCNNDDHH Leer más

El tiempo es hoy – Beds are burning – Tck Tck Tck (justicia climática)

Este video clip ha sido realizado por cantantes peruanos, para representar a
América Latina en la conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático en
Copenhague (ningún otro país preparò nada, y en el Perú, insólitamente, sòlo canal N, “le ha dado bola”).

Buena la música, buenos los artistas, PERO mejor aún, la intención y
preocupación!

John Din (misionero laico columbano) y un gran equipo de “Lima Norte”, son
parte de esta gran iniciativa.

Leer más

ASTERIO PUJUPAT WACHAPEA

ALGUNAS REFLEXIONES EN TORNO A LA CAPTURA DEL HERMANO ASTERIO PUJUPAT WACHAPEA

Imacita , 06 de enero del 2 010

Como es deconocimiento de la opinión publica local y nacional, que el DIA 29 de diciembre del año 2009, el sistema de inteligencia del Gobierno peruano ha capturado, mediante una estrategia, con agentes infiltrados dentro de la Comunidad Awajún de Nazareth, del distrito de Imaza, provincia de Bagua,
región Amazonas, al hermano awajún Asterio Pujupat Wachapea, quien según fuentes periodísticas se encuentra en la dependencia policial de Bagua Grande, para lo cual tengo algunas reflexiones que compartir en torno a este acontecimiento que esta produciendo cada día mas rechazo e indignación de la población que considera una provocación más del gobierno del Sr. Alan García, al pueblo indígena:
1) Según el relato de los testigos del hecho Asterio estaba en la Comunidad, a donde han acudido los agentes infiltrados, haciéndose pasar por comerciantes de madera, y que deseaban hacer negocios con el, le conducieron a la capital distrital del pueblo de Chiriaco, donde le invitaron ha parecer una bebida con alguna sustancia para doparlo y de esta manera sacarlo con destino a la ciudad de Bagua Grande donde se encuentra hoy detenido.
2) Asterio no ha tenido ni un mandato de detención judicial, citación fiscal, ni siquiera citación policial en ningún momento, desde los trágicos hechos del 05 de Junio del año pasado, por lo que ni el apu de la comunidad tenia conocimiento que él estaba en investigación. El hermano asterio no está en ninguna lista ni como dirigente, participante, no encuentro su nombre en ninguna de las listas de retorno que elaboró la Defensoria del Pueblo, ni en los albergues de las casas que nos acogieron, en los días posteriores al viernes 05 de junio.
3) Asterio es un humilde comunero, que se dedica ala actividad agrícola para subsistencia y a la actividad forestal comercial, no ha registrado jamás problemas de ninguna índole en la comunidad ni en el distrito, se le conoce como persona de respeto, perfil bajo, amable, colaborador, bastante callado, gozando del respeto de las personas y de las autoridades, tanto locales y distritales.
4) Cada día la población de Imacita ve como la Policía entra con su camioneta armados con AKM, buscando a los dirigentes indígenas, de forma provocativa, e irreponsable, por que esto puede ocasionar algo lamentable, que no lo queremos.
5) ¿Se puede tener un dialogo sincero con Represión y persecución a los hermanos Dirigentes?
6) Con este hecho donde el estado Peruano ha violado: PRIMERO: la Constitución Política del Estado Artículos 2º inciso 24, numerales b, “No se permite forma alguna de restricción de la libertad personal,..” f, “Nadie puede ser detenido sino por mandamiento escrito y motivado por el juez o por las autoridades policiales en caso de flagrante delito…” 89º, en todo cuanto dice el articulo, sobre la autonomía. 149º no s eha considerado ni notificado a las autoridades Comunales. SEGUNDO: La ley Nº 22175, Ley de
Comunidades Nativas y campesinas, donde indica que la Policía Nacional ni las Fuerzas Armadas pueden entrar a la Comuidad sin el dar cuenta al apu como autoridad máxima de la Comunidad. TERCERO: Una vez más a violado el Convenio 169 OIT, y la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, y otros Convenios Internacionales de la que el Perú es parte.
7) Por lo que se siente en Imaza, una política represiva, discriminatoria, donde se está entrando a una especie de casería de dirigentes y buscar a como de lugar a responsables, aunque con la mentira y
el soborno; amparados en el informe mal intencionado de los Comisionados que representan al Gobierno, donde ningún ciudadano indígena ni hispano se siente seguro al contrario la densa y tensa calma que esta reinando, es muestra que se avecina tiempos muy difíciles, por la falta de capacidad de solucionar los problemas amazónicos de parte del Gobierno.
8) Ante este panorama, que se puede hacer, es necesario que concertemos para estar unidos en la defensa de nuestros hermanos dirigentes inocentes de toda acusación, acusados injustamente por malos elementos
policiales y de procuradores; La Comunidad de Nazareth y el distrito de Imaza, con sus dirigentes y Organismos como Aidesep, Orpian, pueden acudir ante los organismos internacionales como la Corte Interamericana de Derechos Humanos, La ONU, CERD, sobre este nuevo caso de violación del Derecho contra
los Pueblos Indígenas.
9) El Gobierno Peruano, representado por Alan García Pérez, esta perdiendo credibilidad con el pueblo indígena de la amazonia peruana, por que no hay muestra de buena voluntad para resolver el problema de la
amazonia y falta de capacidad para solucionar los conflictos sociales.
10) La captura del hermano Asterio Pujupat, una vez más demuestra que el Gobierno está desesperado; por estar capturando a personas inocentes que no
tienen nada que ver con la desaparición del Mayor Felipe Bazan.
11) El pueblo y sus autoridades piden vivir en PAZ, EN ARMONIA, SOLIDARIAMENTE, para ir buscando caminos que nos conduzcan a la verdadera reconcialicion, con la verdad, que nos lleven a la construcción de una Nueva patria Peruana, donde los indígenas sean personas valoradas y respetadas por
el Estado Peruano.

Solidariamente, en la defensa de nuestra Amazonia;

Carlos Navas; Coordinador de la mesa 01 de dialogo.

Enviado por CODEHICA Leer más

DDHH: Un vaso bastante vacío

Dom, 10/01/2010 – 20:37

.Por Óscar Schiappa-Pietra

La lucha por la afirmación de los DDHH en el Perú lleva ya varias décadas, pero los resultados son aún magros. Cierto es que ahora existe mayor conciencia entre la población y que algunos de los principales violadores de DDHH están encausados o hasta presos. Pero también es cierto que muchos otros siguen impunes y algunos incluso mantienen una presencia político-electoral sustancial; o que los procesos judiciales discurren con clamorosa lentitud; o que el Estado muy poco hace en conjunto para cumplir sus diversas obligaciones internacionales en materia de DDHH. Acaso más grave: sigue sin recibir compensaciones la inmensa mayoría de las víctimas directas o –tratándose de ejecuciones extrajudiciales– sus deudos, y algunos ya mueren de vejez.

Tal escenario plantea la necesidad de una reflexión estratégica para introducir rumbos correctivos. Cierto es que no hay margen para claudicar en lo tocante a la responsabilidad penal de los perpetradores, y que cualquier intento de amnistía resultaría incompatible con las obligaciones internacionales del Estado. Pero, sin perjuicio de ello, es de elemental justicia prestar mayor atención a la reparación a las víctimas o a sus deudos. Hasta ahora, el enfoque predominante entre las ONG especializadas en DDHH ha tendido a enfocarse en la promoción de los procesos penales contra los perpetradores.

Desde el punto de vista jurídico-procesal, las dimensiones punitiva y compensadora admiten ser abordadas a través de procesos distintos. El proceso penal tiende a enfocarse en la sanción de los perpetradores a expensas de sacrificar la dimensión compensadora. Pero, aun sin que exista una determinación individualizada de responsabilidad penal en casos de violaciones de DDHH, debieran promoverse procesos civiles y administrativos para obtener del Estado el pago de compensaciones a las víctimas o a sus deudos. Esto es posible en aquellos casos en que el Estado ha admitido las violaciones alegadas aunque no se haya sancionado penalmente a los autores. Aún más, podría promoverse que este tipo de casos sean resueltos por medio de arbitraje bajo supervisión de la CIDH, para procurar resultados prontos y equitativos, como ya lo hace Argentina. El paso del tiempo, los escasos resultados alcanzados en sede penal y la objetiva realidad de la masiva y prolongada existencia de víctimas directas y deudos sin compensación, demanda adoptar un enfoque matizado que, sin arriar banderas en lo tocante a la sanción de los perpetradores, procure alguna justicia compensadora y pronta en favor de aquéllas.

Adicionalmente, en los pocos casos en los que el Estado ha compensado a las víctimas directas de violaciones de DDHH o a sus deudos –generalmente a instancias de la CIDH– los dineros pagados han sido aportados por el erario nacional –es decir, por todos los contribuyentes– sin que el Estado haya promovido diligentemente procesos civiles y administrativos de repetición contra los perpetradores para recuperar esos montos. Esto genera una situación de ilegitimidad por cuanto la carga financiera de tales transgresiones es asumida por toda la sociedad preservando así la impunidad absoluta de los perpetradores. Ni siquiera existe información contable que permita establecer cuánto ha recuperado hasta ahora el Estado sobre los miles de dólares que ya ha pagado por concepto de compensaciones ante violaciones de DDHH perpetradas por sus agentes. Esta es otra dimensión a la que la Defensoría del Pueblo y las ONG debieran prestar atención, supervisando que el Estado promueva eficazmente acciones judiciales y administrativas de repetición contra los perpetradores para recuperar los montos de compensaciones que ya ha pagado.

Fuente: La Repùblica Leer más

La involución cultural en el corazón de Latinoamérica

Sobre la campaña difamatoria contra la ONG Justicia y Paz

Héctor José Arenas A.

La mentira puede correr cien años,
pero la verdad la alcanza en un día.

Una vez mas en Colombia algunos medios de comunicación están siendo utilizados -y se prestan a ello- para adelantar campañas de desprestigio, obstaculizar la devolución de tierras a las comunidades desplazadas y crear climas propicios a los atentados a organizaciones y personas que además de ser victimas de infames calumnias, son calificadas como “marxistas” o “comunistas” remembrando la enfermedad del odio y la furia aniquiladora que fueron alentados durante la guerra fría (1).

En diciembre pasado se inició esta nueva campaña sobre Justicia y Paz, una organización no gubernamental que se ha destacado por su compromiso con la verdad y por el valeroso acompañamiento a las victimas de las regiones que han sido arrasadas a sangre y fuego por su valor económico o por ser consideradas estratégicas en la confrontación entre el Estados y las guerrillas.

Esta campaña difamatoria, de extrema gravedad en un país donde se cuentan por miles los precedentes que vinculan los falsos señalamientos con los crímenes en el marco de una concepción de la Guerra Política que tiende a subsumir a cualquier defensor de los derechos y las garantías fundamentales en la subversión, forma parte del proceso de degradación cultural impulsado por el nacional populismo de extrema derecha, el mismo proceso de ascensión del fascismo que se ha normalizado en amplias franjas de la comunicación masiva y la comunicación cotidiana en el país.

En esta dinámica puntual de involución cultural se yuxtaponen medios de comunicación como El Tiempo , que desde hace cerca de dos años está controlado por el Grupo Planeta de España, el diario El Colombiano de Medellín y Radio Súper, y columnistas como Fernando Londoño y José Obdulio Gaviria, que al mismo tiempo que comparten la comisión, a lo largo de sus vidas, de imborrables actuaciones contrarias a la ética más elemental, son parte principal de los áulicos del actual gobierno encargados de utilizar el acceso a algunos medios masivos de comunicación en campañas de desprestigio de quienes han tenido el valor extraordinario de denunciar a los mas altos responsables estatales de la maquinaria criminal que tantas vidas inermes ha cegado en Colombia, o en tender cortinas de humo que desvíen la atención colectiva del fracaso irremediable de políticas de seguridad llamadas “democráticas” pero en realidad concebidas y ejecutadas en favor de algunos los principales capitales nacionales y de las mega corporaciones que han impulsado en el escenario internacional el soporte a un gobierno seriamente cuestionado por su entrelazamiento con organizaciones delictivas.

La degradación cultural como proceso está unida indiscerniblemente en Colombia a la dinámica que alienta: el control creciente de la vida social, la manipulación emocional que acude a todas las herramientas de la revolución mediática, la ignorancia política, la pretensión de aniquilar la memoria esclarecedora y la vida que resurge irrefrenable en las multitudes de muertes producidas por el designio de exterminio de la diferencia, la instauración del miedo y el darwinismo social como únicos horizontes de sentido, la militarización general que desprecia los valores de las artes, las ciencias y las culturas de vida, como forma de existencia deseable, y la confrontación bélica interna y exterior como horizonte social ineludible.

Un proceso de esta naturaleza y magnitud, inscrito en el corazón del Sur de América en el momento en el que la región es observada como lugar de esperanza desde diversas latitudes por la emergencia de las culturas ancestrales de vida y de cuidado de la tierra hermanadas con formas políticas cada vez mas sensibles a la responsabilidad conjunta en la curación del planeta y a la singularidad de nuestros pueblos, exige una amplia, profunda y sostenida batalla de opinión que revele el carácter involutivo de la dinámica cultural basada en la mentira y en el aliento de las facetas mas feroces de la condición humana.

Una batalla de opinión que muestre a partir de las falsedades el valor inconmensurable del resplandor ético que ha preservado con entereza un sentido de la dignidad vital en tiempos en que la corrupción más abyecta ha causado incalculables estragos en nuestro territorio y amenaza con contagiar el entorno vecinal.

Amplios sectores sociales experimentan una fatiga y una repugnancia insuperables con un orden mafioso que ha convertido la vida social en una máquina trituradora de millones de seres por la miseria materia y espiritual que le es inherente, en estas amplias franjas sociales el conocimiento del tejido ético al que pertenecen organizaciones como Justicia y Paz, significa un horizonte vital cierto en medio de la desesperanza y la confusión expandida por quienes han sacrificado la verdad y su sagrado significado en los altares de la codicia.

(1) Ver : Orquestan campaña de difamaciones contra la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz (05.01.10)
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=98130&titular=orquestan-campaña-de-difamaciones-contra-la-comisión-intereclesial-de-justicia-y-paz-“

Fuente: rebeliòn Leer más

El derecho de la Humanidad a existir

Fidel Castro
Cubadebate

El cambio climático está causando ya considerable daño y cientos de millones de pobres están sufriendo las consecuencias.

Los centros de investigaciones más avanzados aseguran que queda muy poco tiempo para evitar una catástrofe irreversible. James Hansen, del Instituto Goddard de la NASA, asegura que un nivel de 350 partes del dióxido de carbono por millón es todavía tolerable; hoy sobrepasa sin embargo la cifra de 390 y se incrementa a ritmo de 2 partes por millón cada año, rebasando los niveles de hace 600 mil años. Las últimas dos décadas han sido, cada una de ellas, las más calurosas desde que se tienen noticias del registro. El mencionado gas aumentó 80 partes por millón en los últimos 150 años.

El hielo del Mar Ártico, la enorme capa de dos kilómetros de espesor que cubre Groenlandia, los glaciares de América del Sur que nutren sus fuentes principales de agua dulce, el volumen colosal que cubre la Antártida, la capa que resta del Kilimanjaro, los hielos que cubren el Himalaya y la enorme masa helada de Siberia se están derritiendo visiblemente. Científicos notables temen saltos cuantitativos en estos fenómenos naturales que originan el cambio.

La humanidad puso grandes esperanzas en la Cumbre de Copenhague, después del Protocolo de Kyoto suscrito en 1997, que entró en vigor el año 2005. El estruendoso fracaso de la Cumbre dio lugar a bochornosos episodios que requieren el debido esclarecimiento.

Estados Unidos, con menos del 5% de la población mundial emite el 25% del dióxido de carbono. El nuevo Presidente de Estados Unidos había prometido cooperar con el esfuerzo internacional para enfrentar un problema que afecta a ese país tanto como al resto del mundo. Durante las reuniones previas a la Cumbre, se hizo evidente que los dirigentes de esa nación y los de los países más ricos maniobraban para hacer caer el peso de los sacrificios sobre los países emergentes y pobres.

Gran número de líderes y miles de representantes de los movimientos sociales e instituciones científicas decididos a luchar por preservar la humanidad del mayor riesgo de su historia, acudieron a Copenhague invitados por los organizadores de la Cumbre. Omito referirme a detalles sobre la brutalidad de la fuerza pública danesa, que arremetió contra miles de manifestantes e invitados de los movimientos sociales y científicos que acudieron a la capital de Dinamarca para concentrarme en los aspectos políticos de la Cumbre.

En Copenhague reinó un verdadero caos y sucedieron cosas increíbles. A los movimientos sociales e instituciones científicas no les permitieron asistir a los debates. Hubo Jefes de Estado y Gobierno que no pudieron siquiera emitir sus opiniones sobre vitales problemas. Obama y los líderes de los países más ricos se adueñaron de la conferencia con la complicidad del gobierno danés. Los organismos de Naciones Unidas fueron relegados.

Barack Obama, que llegó el último día de la Cumbre para permanecer allí solo 12 horas, se reunió con dos grupos de invitados escogidos “a dedo” por él y sus colaboradores. Junto a uno de ellos se reunió en la sala del plenario con el resto de las más altas delegaciones. Hizo uso de la palabra y se marchó de inmediato por la puerta trasera. En ese plenario, excepto el pequeño grupo seleccionado por él, se les prohibió a los demás representantes de los estados hacer uso de la palabra. En esa reunión, a los Presidentes de Bolivia y de la República Bolivariana de Venezuela se les permitió hablar, porque al Presidente de la Cumbre no le quedó otra alternativa que concederles el uso de la palabra, ante el reclamo enérgico de los presentes.

En otra sala contigua, Obama reunió a los líderes de los países más ricos, varios de los Estados emergentes más importantes y dos muy pobres. Presentó un documento, negoció con dos o tres de los países más importantes, ignoró a la Asamblea General de Naciones Unidas, ofreció conferencias de prensa, y se marchó como Julio César en una de sus campañas victoriosas en Asia Menor, que lo llevó a exclamar: Llegué, vi y vencí.

El propio Gordon Brown, Primer Ministro del Reino Unido, había afirmado el 19 de octubre: “Si no llegamos a un acuerdo en el curso de los próximos meses, no debemos tener duda alguna de que, una vez que el crecimiento no controlado de las emisiones haya provocado daños, ningún acuerdo global retrospectivo en algún momento del futuro podrá deshacer tales efectos. Para ese entonces será irremisiblemente demasiado tarde.”

Brown concluyó su discurso con dramáticas palabras: “No podemos darnos el lujo de fracasar. Si fracasamos ahora, pagaremos un precio muy alto. Si actuamos ahora, si actuamos de conjunto, si actuamos con visión y determinación, el éxito en Copenhague estará todavía a nuestro alcance. Pero si fracasamos, el planeta Tierra estará en peligro, y para el planeta no existe un Plan B.”

Ahora declaró con arrogancia que la Organización de Naciones Unidas no debe ser tomada como rehén por un pequeño grupo de países como Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Tuvalu, a la vez que acusa a China, India, Brasil, Sudáfrica y otros Estados emergentes de ceder a las seducciones de Estados Unidos para suscribir un documento que lanza al cesto de basura el Protocolo de Kyoto y no contiene compromiso vinculante alguno por parte de Estados Unidos y sus aliados ricos.

Me veo obligado a recordar que la Organización de Naciones Unidas nació hace apenas seis décadas, después de la última Guerra Mundial. Los países independientes no rebasaban entonces la cifra de 50. Hoy la integran más de 190 Estados independientes, luego que el odioso sistema colonial dejó de existir por la lucha decidida de los pueblos. A la propia República Popular China durante muchos años se le negó su pertenencia a la ONU, y un gobierno títere ostentaba su representación en esa institución y en su privilegiado Consejo de Seguridad.

El apoyo tenaz del creciente número de países del Tercer Mundo fue indispensable en el reconocimiento internacional de China, y un factor de suma importancia para que Estados Unidos y sus aliados de la OTAN le reconocieran sus derechos en la Organización de Naciones Unidas.

En la heroica lucha contra el fascismo, la Unión Soviética había realizado el mayor aporte. Más de 25 millones de sus hijos murieron, y una enorme destrucción asoló el país. De esa lucha emergió como superpotencia capaz de contrapesar en parte el dominio absoluto del sistema imperial de Estados Unidos y las antiguas potencias coloniales para el saqueo ilimitado de los pueblos del Tercer Mundo. Cuando la URSS se desintegró, Estados Unidos extendió su poder político y militar hacia el Este, hasta el corazón de Rusia, y su influencia sobre el resto de Europa se incrementó. Nada de extraño tiene lo ocurrido en Copenhague.

Deseo subrayar lo injusto y ultrajante de las declaraciones del Primer Ministro del Reino Unido y el intento yanki de imponer, como Acuerdo de la Cumbre, un documento que en ningún momento fue discutido con los países participantes.

El Canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, en la conferencia de prensa ofrecida el 21 de diciembre, afirmó una verdad que es imposible negar; emplearé algunos de sus párrafos textuales: “Quisiera enfatizar que en Copenhague no hubo acuerdo alguno de la Conferencia de las Partes, no se tomó ninguna decisión con relación a compromisos vinculantes o no vinculantes, o de naturaleza de Derecho Internacional, en modo alguno; simplemente, en Copenhague no hubo acuerdo”

“La Cumbre fue un fracaso y un engaño a la opinión pública mundial. […] quedó al desnudo la falta de voluntad política…”

“…fue un paso atrás en la acción de la comunidad internacional para prevenir o mitigar los efectos del cambio climático…”

“…el promedio de la temperatura mundial podría aumentar en 5 grados…”

De inmediato nuestro Canciller añade otros datos de interés sobre las posibles consecuencias de acuerdo a las últimas investigaciones de la ciencia.

“…desde el Protocolo de Kyoto hasta la fecha las emisiones de los países desarrollados se elevaron 12,8%… y de ese volumen el 55% corresponde a Estados Unidos.”

“Un estadounidense consume, como promedio, 25 barriles de petróleo anuales, un europeo 11, un ciudadano chino menos de dos, y un latinoamericano o caribeño, menos de uno.”

“Treinta países, incluidos los de la Unión Europea, consumen el 80% del combustible que se produce.”

El hecho muy real es que los países desarrollados que suscribieron el Protocolo de Kyoto aumentaron drásticamente sus emisiones. Quieren sustituir ahora la base adoptada de las emisiones a partir de 1990 con la del 2005, con lo cual Estados Unidos, el máximo emisor, reduciría a solo 3% sus emisiones de 25 años antes. Es una desvergonzada burla a la opinión mundial.

El Canciller cubano, hablando en nombre de un grupo de países del ALBA, defendió a China, India, Brasil, Sudáfrica y otros importantes Estados de economía emergente, afirmando el concepto alcanzado en Kyoto de “‘responsabilidades comunes, pero diferenciadas, quiere decir que los acumuladores históricos y los países desarrollados, que son los responsables de esta catástrofe, tienen responsabilidades distintas a las de los pequeños Estados insulares o a las de los países del Sur, sobre todo los países menos desarrollados…”

“Responsabilidades quiere decir financiamiento; responsabilidades quiere decir transferencia de tecnología en condiciones aceptables, y entonces Obama hace un juego de palabras, y en vez de hablar de responsabilidades comunes pero diferenciadas, habla de ‘respuestas comunes, pero diferenciadas’.”

“…abandona el plenario sin dignarse a escuchar a nadie, ni había escuchado a nadie antes de su intervención.”

En una conferencia de prensa posterior, antes de abandonar la capital danesa, Obama afirma: “Hemos producido un sustancioso acuerdo sin precedente aquí en Copenhague. Por primera vez en la historia, las mayores economías hemos venido juntas a aceptar responsabilidades.”

En su clara e irrebatible exposición, nuestro Canciller afirma: “¿Qué quiere decir eso de que ‘las mayores economías hemos venido juntas a aceptar nuestras responsabilidades’? Quiere decir que están descargando un importante peso de la carga que significa el financiamiento para la mitigación y la adaptación de los países sobre todo del Sur al cambio climático, sobre China, Brasil, India y Sudáfrica; porque hay que decir que en Copenhague se produjo un asalto, un atraco contra China, Brasil, India, Sudáfrica y contra todos los países llamados eufemísticamente en desarrollo.”

Estas fueron las palabras contundentes e irrebatibles con las que nuestro Canciller relata lo sucedido en Copenhague.

Debo añadir que, cuando a las 10 de la mañana del día 19 de diciembre nuestro vicepresidente Esteban Lazo y el Canciller cubano se habían marchado, se produce el intento tardío de resucitar al muerto de Copenhague como un acuerdo de la Cumbre. En ese momento no quedaba prácticamente ningún Jefe de Estado ni apenas Ministros. De nuevo la denuncia de los restantes miembros de las delegaciones de Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua y otros países derrotaron la maniobra. Así finalizó la ingloriosa Cumbre.

Otro hecho que no puede olvidarse fue que en los momentos más críticos de ese día, en horas de la madrugada, el Canciller de Cuba, en unión de las delegaciones que libraban su digna batalla, le ofrecieron al Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, su cooperación en la lucha cada vez más dura que se estaba librando, y en los esfuerzos que deben llevarse a cabo en el futuro para preservar la vida de nuestra especie.

El grupo ecológico Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) advirtió que el cambio climático quedaría fuera de control en los próximos 5 a 10 años, si no se recortan drásticamente las emisiones.

Pero no hace falta demostrar lo esencial de lo que aquí se afirma sobre lo que hizo Obama.

El Presidente de Estados Unidos declaró el miércoles 23 de diciembre que las personas tienen razón en estar decepcionadas por el resultado de la Cumbre sobre el Cambio Climático. En entrevista por la cadena de televisión CBS, el mandatario indicó que “‘en vez de ver un total colapso, sin que hubiese hecho nada, lo que hubiera sido un gigante retroceso, al menos pudimos mantenernos más o menos donde estábamos’…”

Obama -afirma el despacho noticioso- es el más criticado por aquellos países que, de forma casi unánime, sienten que el resultado de la Cumbre fue desastroso.

La ONU ahora está en un aprieto. Pedirles a otros países que se adhieran al arrogante y antidemocrático acuerdo sería humillante para muchos Estados.

Continuar la batalla y exigir en todas las reuniones, particularmente las de Bonn y de México, el derecho de la humanidad a existir, con la moral y la fuerza que nos otorga la verdad, es a nuestro juicio el único camino.

http://www.cubadebate.cu/reflexiones-fidel/2009/12/27/el-derecho-de-la-humanidad-a-existir/

Fuente: Rebeliòn Leer más

1 13 14 15