Day: febrero 27, 2012

Argentina: Acelerar juicios por delitos de lesa humanidad

Publicado el : 27 Febrero 2012 – 12:55 de la tarde | Por Carolina Gil Posse (Foto: Blmurch)

Los jueces de la Cámara Nacional de Casación Penal de Argentina analizan las posibilidades para agilizar juicios por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar.

En función de ese interés y avalados por el Código Penal, que los habilita a dictar reglas prácticas para ser implementadas por los juzgados federales, planean elaborar un conjunto de normas que contribuyan a acelerar los procesos que se están realizando en todo el país.

Con ese objetivo, la Cámara de Casación, el segundo tribunal penal en importancia en el país, realizó una convocatoria para que quienes estuvieran interesados pudieran presentar sugerencias. En respuesta a este pedido, el abogado Javier de Luca, fiscal ante la Cámara, indagó entre colegas, querellantes, víctimas e instituciones públicas, y realizó un trabajo de coordinación que le permitió elaborar un conjunto de propuestas que ya han sido elevadas para su análisis.

Superar obstáculos y resistencias
En diálogo con Radio Nederland, De Luca explicó que uno de los obstáculos frecuentes que impiden el avance de los procesos es “cierta resistencia” de parte de algunos jueces, que demoran las causas en la etapa de investigación y generan instancias de apelación innecesarias. En este sentido, habla de la necesidad de pensar algunas medidas como si fueran una “propuesta pedagógica”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
Argentina 2011: Justicia, con avances y desafíos
Argentina: Perpetua para los genocidas
ESMA: testimonia hermana de monja desaparecida
Argentina: comenzó juicio a Videla y Bignone
Una sentencia más que esperada
Argentina: La complicidad de los obispos
“Pensemos en un joven juez de 35 años que no ha vivido la dictadura, no se ha instruido, no le han enseñado en la facultad lo que pasó, no ha leído los libros, no ha leído la literatura pertinente, ni sabía de la existencia de los documentos secretos que hoy están a la luz, en donde hay verdaderas confesiones de lo que pasó. Está probado que hubo un plan sistemático de exterminio de enemigos inventados por el propio régimen. Explicarle esto a un juez que está muy tranquilo sentado sobre expedientes tradicionales, clásicos, de delitos comunes, lleva su tiempo”, señala.
Unificar pruebas y testimonios
Por otra parte, el fiscal De Luca recomienda que se unifiquen los criterios de acumulación y conexidad de las causas. Además, en relación con la prueba producida en otros juicios, propone que se incorpore a las nuevas causas en un CD, sin necesidad de volver a pedir copias certificadas en cada causa individual.

A modo de ejemplo, menciona algunas cartas que los propios militares les enviaron a sus superiores, en las que confiesan su rol como jefes de un campo de concentración, reconocen que hicieron “cosas inconfesables” y explican cómo estaba estructurada la cadena de mando. Esto también podría aplicarse en el caso de libros, películas y otros materiales documentales que ya han sido utilizados en juicios anteriores como prueba.

Según el fiscal De Luca, algo similar podría implementarse con las declaraciones de los testigos con el objetivo de evitar su revictimización. “Algunos testigos han declarado innumerables veces sobre su caso y sobre otros, porque, al haber estado detenidos ilegalmente o torturados en determinado lugar, vieron lo que les pasaba a los demás. Que este testigo tenga que volver a declarar es bastante ridículo”.

En relación con el derecho de la defensa de los imputados a corroborar, confrontar y controlar la prueba testimonial, De Luca considera que esto se podría solucionar “incorporando la prueba por lectura, como decimos nosotros, por escrito o por filmación, y que, una vez verificada la declaración testimonial por la defensa, si tuvieran algo que preguntar, que expresamente lo expliciten, y ahí se verá en cada caso si se lo convoca al testigo o si se hace una audiencia preliminar para, con el debido control de la defensa, preguntarle lo que quiera o ponerlo en duda. Nadie más que el Ministerio Público está interesado en que se descubra la verdad, no en que sea un linchamiento”.

De las palabras a los hechos
A su vez, el fiscal explica que existen fallas en la gestión del Poder Judicial argentino, debido a un grave problema de organización interna que causa demoras en ciertos procedimientos y genera inconvenientes en el desarrollo de los procesos de justicia y verdad. “Si yo tengo que pedir que consigan un lugar para hacer un juicio, ¿a quién se lo pido? ¿A la Corte? ¿A la Cámara de Casación? ¿Al Ministerio de Justicia? Nosotros hicimos un juicio en una cancha de papi-fútbol, en un tribunal prestado y en un teatro. ¿Quién tiene la batuta de esto? ¿Quién dice ‘se hace así’?”, ejemplifica.

En cuanto a la posibilidad concreta de que se implementen estas recomendaciones de manera generalizada, De Luca se expresa con cautela: “Creo que algunas se van a poner en práctica y otras no, porque son más jurisdiccionales que de tipo normativo. Es decir, no se puede poner una regla abstracta y previa, sino que hay que decidirlo en cada caso. Pero creo que esta iniciativa es un puntapié inicial como para, por lo menos, dejar planteada la cuestión”.

Fuente: radio Nederland Leer más

Desaparecida: Graciela Rutilo Artes

Desaparecida el 29/8/76

Tenía 25 años

Graciela era argentina y estaba casada con Enrique Joaquín Lucas López y tenía una bebita de 9 meses, Carla Graciela. El 2 de abril de 1976, Graciela fue capturada junto con su bebé en Oruro, Bolivia, donde vivían. Posteriormente Enrique fue asesinado también en Bolivia.

Graciela y Carlita fueron llevadas al Departamento de Orden Político (DOP) de Oruro, donde Graciela fue brutalmente golpeada por agentes de seguridad durante toda la noche y parte de la mañana del día siguiente, mientras que la menor de tan sólo nueve meses de vida resultaba privada del alimento indispensable.

Posteriormente, Graciela y Carlita son trasladadas a La Paz, donde madre e hija son separadas. Graciela es llevada a distintas dependencias del Ministerio del Interior Boliviano, donde habría continuado siendo torturada por agentes de dicho Ministerio. Carlita es ingresada en el orfelinato “Hogar Carlos Villegas” donde permanece con el nombre supuesto de Norah Nentala y con el encargo de ser muy vigilada. Carlita fue varias veces llevada las sesiones de tortura que sufría a madre donde la pequeña fue maltratada (la traían desnudita, cogida de los pies y cabeza abajo). En virtud de las denuncias que la madre de Graciela efectuó ante la Cruz Roja Internacional, Graciela, cuyo paradero desconocía, fue localizada en su lugar de detención donde recibió la visita del Sr. Isler, Delegado del dicho organismo, quien inició gestiones ante las autoridades competentes para que la pequeña Carlita fuera reunida con su madre. Carlita fue trasladada al orfelinato de Villa Fátima (La Paz), donde ya fue posible registrarla con su nombre verdadero.

A mediados del mes de agosto una Comisión de la Policía Federal Argentina se hizo presente en La Paz. Ellos también torturaron brutalmente a Graciela en una casa de seguridad perteneciente al Ministerio del Interior Boliviano. El 25 de agosto de 1976, cuatro agentes del Ministerio del Interior boliviano , cumpliendo órdenes del Cnel. Ernesto Cadina Valdivia, sacaron por la fuerza a Carlita del orfelinato donde estaba, alegando que la niña debía viajar inmediatamente con la madre. Por su parte, Graciela fue obligada a firmar un documento donde consta “haber recibido a la niña en perfecto estado de salud”.

El 29 de agosto de 1976, a las diez y cuarto horas, Graciela y Carla fueron entregadas a las autoridades argentinas en la Frontera Villazón –La Quiaca-, a las autoridades Argentinas.

A partir de entonces estuvieron desaparecidas. Posteriormente, pudo saberse que las dos pasaron por el centro clandestino de detención “Automotores Orletti”, de Capital Federal.

En 1983, las Abuelas de Plaza de Mayo localizaron a Carla en poder de un represor, miembro de la Triple A, quien se encontraba prófugo. Finalmente se obtuvo la prisión del delicuente y la restitución de la niña el 25 de agosto de 1985. Su filiación fue probada por los análisis inmunogenéticos.

Actualmente, Carla reside en Madrid (España) junto con su abuela materna. Es madre de dos niñas, Graciela y Anahí.

Graciela Rutilo Artes permanece desaparecida.

Testimonio en Nunca Más
Fallo judicial contra Eduardo y Amanda Ruffo por la apropiación de Carla.

Fuente: http://www.desaparecidos.org/arg/victimas/r/rutilog/ Leer más