Day: abril 18, 2011

No soporto a las amigas de mi novia

Algunas veces las relaciones tienen más de dos protagonistas. Cuando los ‘mejores amigos’ interfieren, los problemas en la pareja no cesan.

Siempre debe haber un balance en las opiniones de los amigos y la pareja. (Internet)
Cada vez que intentaba alguna salida con Vannesa, Paul debía soportar las opiniones de sus amigas. Siempre supo que las mejores amigas de su novia eran como sus hermanas, así que no le molestaba la idea de incluirlas en algunos planes. Lo que Paul no sabía era que esas ‘casi hermanas’ le harían la vida imposible. La competencia por conseguir la atención de Vannesa terminó colocando a la pareja en un absurdo dilema.

BALANCE. Para la psicóloga Rosa Mena, este tipo de conflictos solo tendrán fin cuando la enamorada(o) deje en claro sus prioridades. “Los amigos serán siempre parte de nuestras vidas, pero no pueden tener la misma prioridad que la persona que amamos”, indica la especialista.

En opinión de Mena, cuando una persona asume una relación, debe tener la madurez suficiente como para definir su entorno y poner límites a la interferencia del mismo. El problema empieza cuando la persona depende de la opinión de sus amigos para tomar decisiones. “Existen los que son muy inseguros y por ello necesitan siempre del apoyo y estima de los demás. En estos casos es más difícil la armonía con la pareja”, asegura la experta.

La psicóloga aconseja tener mucha comunicación y tolerancia, e incentivar la relación cordial entre el novio (a) y nuestro círculo más íntimo. “El enamorado no debe estar obligado a compartir con las amigas. Cada uno debe buscar su espacio”, señala.

Mena recuerda que la pareja, la familia y los amigos deben ocupar un espacio distinto, pero único, en la vida de la persona. La idea, en realidad, es evitar que se crucen.

CONSEJOS
Tolerancia. Demuestra que, pese a los desacuerdos, puedes tener una postura amigable con sus amistades.

Conversa. Si crees que tu enamorada(o) depende de la opinión de sus amigos, conversa con ella(él) y pídele objetividad en sus decisiones. Debe tener un balance .

Dale un espacio. Procura planificar salidas individuales con sus amigos.

)

Fuente: Perù21 Leer más

Estados Unidos aprieta al BBVA por tener un empleado en Cuba

Guillermo Nova | La Habana | La República

De los más de cien mil empleados que tiene el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) en todo el mundo, uno de ellos está en Cuba y eso no gustó a Estados Unidos, que mantiene su presión sobre las empresas extranjeras que operan en el país caribeño.

La Comisión del Mercado de Valores (SEC por sus siglas en inglés) pidió explicaciones al BBVA cuando la entidad bancaria declaró en su informe anual que tenía un trabajador en Cuba, país incluido en la lista de “patrocinadores del terrorismo” por parte del Departamento de Estado.

Washington reclamó a Javier Malagón, director financiero del BBVA, información sobre “el alcance y naturaleza de sus actividades pasadas, presentes y previstas” y la identificación de “cualquier contacto con las autoridades del país o con entidades controladas por el Gobierno”.

En el propio informe anual la entidad financiera española reseña que la presencia en la isla no es significativa y reconoce la aplicación de estrictos controles contra el blanqueo de dinero y otras posibles operaciones financieras ilegales.

Desde 1995 el BBVA mantiene una oficina de representación en La Habana la cual cuenta con un empleado y le sirve para entrar en contacto con clientes no cubanos que tienen negocios en la isla.

BBVA participa en Aurea, operadora de un centro comercial en la que la empresa española es socio con un 49 por ciento mientras que el Estado cubano tiene el 51 por ciento a través de la Oficina del Historiador de la Ciudad de la Habana.

La relación con Aurea viene desde los tiempos de la empresa pública Argentaria y la sociedad mantiene unos activos por valor de unos 8,3 millones de euros, los cuales opera, como el resto de su actividad bancaria relacionada con la mayor de las Antillas, desde su oficina en París.

Fuente: larepublica.es Leer más