Day: abril 17, 2011

Masturbación terapéutica

18 ABR 2011 02:11

Tema delicado éste. Sólo hay que recordar la que se lía cada dos por tres, cuando llegan a las aulas manuales de educación sexual para adolescentes en los que se habla del tema de la masturbación de una manera clara y directa, sin cortapisas o prejuicios. Automáticamente algunos padres ponen el grito en el cielo porque consideran que sus hijos ‘no hacen esas cosas’ y que, cuanto más ignorantes sean en esta materia, mejor. Bueno, es una opción. Allá cada uno con su conciencia. Sin embargo, todos sabemos que por mucho que le digas a un adolescente que cada vez que se masturba, Dios mata a un gatito, el onanismo es una práctica sexual habitual, y no sólo a esas edades. La autosatisfacción erótica es algo que nos acompaña a lo largo de nuestra vida, independientemente de nuestro estado civil. Aunque bueno, a medida que te vas haciendo mayor priorizas otras prácticas: no hay nada más feo que tu pareja te pida mambo y tú ya hayas tenido tu orgasmo del día de manera auto-gestionada…

Aunque las mentiras y patrañas tejidas alrededor de la masturbación (te quedarás ciego, te crecerá pelo en las manos, te volverás idiota) no se sostienen científicamente por ningún lado, todavía hoy en día sigue siendo un tema incómodo. Son muchos años de propaganda, supongo. Además, todo lo que implique culpabilizar o ensuciar la actividad sexual de un ser humano, siempre encuentra eco en determinados sectores. Por eso, hablar de los aspectos beneficiosos de la masturbación siempre resulta complicado. Como si al hacerlo, estuvieras diciéndole a todo el mundo: ‘¿A qué esperáis? ¡Todos a tocar la zambomba!’. Nada más lejos de la realidad. Allá cada uno lo que haga con su cuerpo, aunque no está de más conocer los aspectos positivos para nuestro organismo asociados a esta sana costumbre. Algunos beneficios son de cajón: aprendizaje sexual, autoconocimiento corporal, relajación, bienestar psicológico… Otros, aún estar por descubrir, pero algunos científicos se han puesto manos a la obra.

Según recientes investigaciones desarrolladas por la Universidad Federal de Sao Paulo (Brasil), la masturbación es beneficiosa para calmar el síndrome de las piernas nerviosas, una dolencia que afecta a un diez por ciento de la población occidental. Tal y como recoge un artículo de New Scientist, este síndrome es un trastorno neurológico que se caracteriza por una angustiosa necesidad de mover las piernas, además de experimentar hormigueo y dolor, especialmente durante las horas de sueño del enfermo. El desequilibrio en los niveles de dopamina del cerebro parece ser el principal causante de esta dolencia. Pues bien, si existe una actividad humana que asegure una buena liberación de dopamina, ésta es el sexo. Especialmente, en el momento del orgasmo, como descubrieron recientemente unos investigadores holandeses de la Universidad de Groningen. Por lo visto, el hallazgo científico referente al síndrome de las piernas inquietas se ha dado de manera casual, cuando un paciente aseguró dormir como un tronco desde que empezó a masturbarse antes de dormirse, circunstancia que puso tras la pista a los médicos. ¡Hala, otro beneficio más!

Fuente: elmundo.es Leer más

Cuando no hay sexo en el matrimonio

¿Es posible?, sí, de hecho las causas del matrimonio no consumado (MNC), pueden ser físicas como el vaginismo (dolor en el momento de la penetración), eyaculación precoz o impotencia. Los psicólogos explican que muchas mujeres evitan a sus parejas porque piensan que van a haber desgarros, sangrados y mucho dolor.

Sin embargo, aclara que en el caso del MNC, también hay razones psicológicas. Aquí se puede encontrar antecedentes de abuso, miedos y traumas. También personalidades obsesivas, angustia y hasta depresión que hacen que muchas personas desarrollen una ausencia de deseo. La disfuncionalidad se puede presentar en parejas de todas las edades que desarrollan una especie de complicidad que hace que duren juntos mucho tiempo, incluso se dedican a desarrollar otros aspectos de la relación como la economía, las relaciones sociales intensas, viajes, compras, familia, etc. El problema es más común de lo que se cree, pero las parejas no recurren a pedir ayuda. Los expertos en el tema dicen que el síndrome del Matrimonio no Consumado (NMC) tiene solución, pero las parejas deben decidirse a hablar con psicólogos, sexólogos, ginecólogos o urólogos. Hay medicamentos para quitar los miedos y fobias y terapias para aprender a tener sexo.

Fuente: laprimera.pe Leer más