Day: abril 10, 2011

‘La revolución sexual durará siglos’

ENTREVISTA: MARTIN AMIS Escritor

J. M. MARTÍ FONT – Barcelona – 04/03/2011

Martin Amis (Oxford, 1949) regresa al planeta del sexo; de las relaciones entre hombres y mujeres, si se prefiere. La viuda embarazada (Anagrama / Empuries) es una reflexión sobre la revolución sexual que arrancó en la década de los sesenta y que, según Amis, “durará siglos”.

Hitos de un autor prolífico

Autopsias paternas

Martin Amis

A FONDO
Nacimiento: 25-08-1949 Lugar: Oxford

La noticia en otros webs
webs en español
en otros idiomas
Pregunta. Tengo que hacerle una confesión. Hace años tuve que hacer la reseña de su primera novela, El libro de Rachel. Me gustó, pero no le hice una buena crítica. Me identificaba de tal manera con el personaje que pensé que, para eso, no hacía falta escribir una novela. Ahora me arrepiento, más aún porque creo que La viuda embarazada es, en cierto modo, una revisitación de aquel libro y aquel momento.

Respuesta. Sí, mucho. Probablemente estaría de acuerdo con su crítica, porque traté de releer El libro de Rachel y fue tan crudo… Leí 50 páginas y lo dejé. Me hubiera sido útil para recordar lo que era tener 20 años. Vi tantas imperfecciones… Era una novela vivida, pero técnicamente muy débil. Pero me gusta la última frase: “Recargo mi pluma”.

P. ¿Por qué los escritores ingleses siempre vuelven a los temas clásicos: religión y clase?

R. La religión es uno de los sedimentos de nuestras mentes y creemos haberlo superado. No creo que hayamos superado nada. Las cosas pierden algo de importancia, pero siguen ahí. Cuando empecé a salir con chicas, a los 15 años, ya te la encontrabas. Casi siempre era la religión lo que le impedía a la chica ir más lejos. La religión era el principio antiplacer y ese era mi argumento. Es que no quieren que tengas placer, les decía. El entrenamiento sigue ahí. Esperábamos que la religión desapareciera, pero no se ha ido. Es fascinante. En cierto sentido la religión es una de las cuestiones más interesantes. No se trata de creer o no creer, esto no tiene la menor importancia, es un simple cliché, un montón de banalidades y respuestas preparadas para todo. Lo importante es la atracción humana hacia la religión, que es incurable.

P. Y qué pasa con las cuestiones de clase.

R. Siguen ahí, pero muy mitigadas. Es difícil de creer cuán presentes estaban en esos años en la vida cotidiana. Hubo una especie de guerra de clases de baja intensidad en los ochenta. Fue Margaret Thatcher quien acabó con el sistema de clases y separó la aristocracia del Partido Conservador. Escogió a todos esos tipos con nombres como Norman y Cecil… Ella misma era la hija de un tendero, una pequeña burguesa.

P. ¿Reivindica el legado de Thatcher?

R. Es difícil tener algún tipo de afecto hacia esa mujer, aunque mi padre [el escritor Kingsley Amis] la adoraba -creo que tenía sueños húmedos con ella-; destruyó a los sindicatos consiguiendo que la clase obrera se volviera contra sí misma, pero, como he dicho, también destruyó las conexiones de la aristocracia con el Partido Conservador. Es la política que David Cameron admira, que Tony Blair admira. Todos le deben algo.

P. Usted ha combinado la ficción con el ensayo político. ¿Qué piensa de lo que está sucediendo en el mundo árabe?

R. Lo encuentro excitante y me produce ansiedad. La revolución egipcia es una maravilla. Me decía a mí mismo: esto va a ser terriblemente violento y fue magnífico. Veremos qué pasa en otros lugares. Recuerdo que Bruce Chatwin escribió a mediados de los ochenta, creo que en Utz, que tal vez el comunismo en Europa no acabaría a sangre y fuego, sino como hojas movidas por el viento en la calle. Y así fue. Mubarak, que parecía una gran estatua en medio de la región, simplemente se fue.

P. En su novela no es muy amable con los jóvenes.

R. Creo que sí que lo soy. Soy muy amable con las chicas…

P. No con los chicos.

R. Era más fácil para los chicos. Para las chicas era muy difícil. Tenían que tomar muchas decisiones, mientras que los chicos no tenían que cambiar, sino ser más chicos que nunca. Las chicas pensaron, al principio, que lo que había que hacer era ser como los chicos. Lo hicieron durante algunos años pero se dieron cuenta de que no eran chicos y que tampoco les interesaba pretender que lo eran. Fue la cara igualitaria del feminismo, en la que las mujeres necesitaban un referente y mirando alrededor todo lo que veían eran chicos. Pero al final de los setenta esta actitud quedó desacreditada, tanto entre las mujeres como en el feminismo. Entonces surgió la idea de la mujer fuerte que no es como un hombre. Pero la revolución sexual es una revolución permanente que seguirá durante siglos. Se progresó mucho en un corto espacio de tiempo, pero es sorprendentemente difícil conseguir un buen, decente y razonable acuerdo entre un hombre y una mujer, aunque parece que lentamente nos acercamos.

P. ¿Se parece más a una negociación permanente?

R. Sí, como algo que está en el horizonte, a lo que te acercas, pero a lo que nunca llegarás.

P. En su novela usted define la cincuentena como un tren bala donde los minutos a veces se hacen interminables, pero los años pasan vertiginosamente. Ahora ya ha entrado en los 60, ¿qué ha cambiado?

R. Tan pronto crucé la línea me dije: esto no puede acabar bien. No me había ocurrido antes. Hay miedo. Es una masacre. Ya no vas a bodas, sino a funerales y estás en primera línea. Miras las necrológicas y mueren tus amigos. Terrorífico. Y la ilusión de que siempre ibas a ser más valiente, ya no la tienes.

Fuente: elpaìs.es Leer más

El tamaño no siempre importa (a los gamos)

Las gamas (‘Dama dama’) no siempre eligen al macho dominante para aparearse. Tampoco necesariamente al más grande. Algunas hembras de esta especie valoran otras cosas aparte del tamaño y las grandes cornamentas. Eso al menos es lo que se desprende de un estudio del centro Queen Mary de la Universidad de Londres y del Hartpury Collegue.

Los investigadores han publicado los resultados de su trabajo en la revista digital ‘PloS ONE’ tras estudiar a una manada de gamos salvajes del Parque Fénix en Dublín. Concretamente, los investigadores centraron su atención en aquellas hembras que no recurrieron a los machos ‘estrella’ para emparejarse. Estas gamas en cuestión tenían entre 12 y 24 meses de edad.

Los expertos observaron que esas hembras podían juntarse con machos más jóvenes y peor posicionados dentro de la manada en comparación con las elecciones de sus congéneres de más edad. Las gamas más experimentadas se decantaron siempre por los machos más grandes y dominantes, y evitaron a los jóvenes. De hecho, las mayores se apartan de los candidatos poco deseables y se sitúan cerca de los gamos más grandes para intimidar a los menos dotados, temerosos de sufrir algún ataque.

Ligue entre gamos
Ampliar foto
Pareja de gamos. | Dina El Tounsy-Garner
Los machos gamo ponen todo de su parte para conseguir pareja y cortejan a las hembras. Además, es normal que los animales intenten montar a sus congéneres femeninas varias veces antes de consumar el emparejamiento.

Sin embargo, la elección final corresponde a las gamas. “Si una de ellas no quiere relacionarse con algún macho, se aleja andando o sale corriendo. Pese a la intensa competición entre los gamos por las hembras en celo, la mayoría de los contendientes no consiguen aparearse”, explica a ELMUNDO.es uno de los responsables de la investigación, Alan McElligott, del centro Queen Mary.

Por el contrario, casi todas las hembras se emparejan anualmente y su vida media llega a los 20 años. Mientras, sus compañeros sólo alcanzan la década y no entran en plena ebullición sexual hasta los seis o siete años. “Tras cumplir los 9, es raro que algún gamo macho se empareje”, aclara McElligott.

Una perspectiva de género en el reino animal
La mirada tradicional de los investigadores que se preguntan por la selección sexual se podría resumir en la siguiente pregunta: ¿por qué los machos más grandes y dominantes están tan solicitados? Este estudio da la vuelta a la cuestión, adopta el punto de vista de las hembras e indaga en el proceso que siguen ellas a la hora de seleccionar compañero.

La oferta de machos disponibles es menor para las hembras jóvenesLas gamas sólo están en celo unas 24 horas, pero las hembras de más edad eligen pareja antes que las novatas, a mediados de octubre. Durante el estudio, las jóvenes de entre 12 y 24 meses tardaron ocho días más de media en entrar en celo y elegir compañero. Así, cuando las hembras jóvenes escogían macho, la oferta de candidatos disponibles era mucho más reducida.

Esta elección indirecta va más allá de la mera resignación y podría tiene una explicación evolutiva. Las hembras más pequeñas podrían ser conscientes de las dificultades añadidas de relacionarse con los grandes machos. En ese caso, tendrían que hacer frente a las amenazas de otras gamas y dedicarían más energías a la búsqueda de pareja. Asimismo, estas animales jóvenes tendrían más dificultades para llevar a término un embarazo si el padre de la cría es de gran tamaño.

Si las hembras evalúan a sus parejas potenciales, la sutileza de los machos es totalmente inexistente. Un gamo sólo podría permitirse el ‘lujo’ de escoger entre dos gamas si “tuviera la oportunidad de aparearse con dos hembras en celo en el mismo momento, y eso es muy raro”, afirma McElligott. “Si pueden, la mayoría de los machos se aparearán con una hembra en celo. Si no, tal vez no vuelven a tener otra oportunidad”, sentencia.

Fuente: elmundo.es Leer más

¿Perú se juega su futuro?

Perú se juega su futuro este domingo en medio de un clima entre calma y expectativa. Las últimas encuestas que filtraron a la prensa extranjera anuncian una final entre Ollanta Humala y Keiko Fujimori, la cual fue calificada de elegir entre “el sida y el cáncer” por Mario Vargas Llosa.

Las elecciones generales comenzaron en Perú con la apertura de 103.622 mesas de votación instaladas en 15.000 colegios de todo el país que custodian 77.000 policías y 45.000 integrantes de las Fuerzas Armadas.

A partir de las 08.00 horas locales (13.00 GMT) y hasta las 16.00 horas (21.00 GMT), 19,9 millones de electores acudirán a las urnas para elegir al presidente de la República, dos vicepresidentes, 130 congresistas y 15 representantes al Parlamento Andino.

El sábado por la tarde las encuestadoras dieron a conocer las últimas cifras y el panorama parece estar definido. Todas le dan a Humala el primer lugar y el segundo a Fujimori. Apoyo le da al líder nacionalista un 28%, Datum le da una cifra tan alta como 31,9% y la Universidad Católica le da un 26%.

Keiko Fujimori según Apoyo tiene un 21,1%, Datum le da un 22,3%, y la Universidad Católica le da un 20,1%. Pedro Pablo Kuckzynski (PPK) está tercero. La cifra más alta se la da Apoyo con un 19,9% y la más baja Datum que le da un 17,3%. El ex presidente Alejandro Toledo anda cuarto en todas con cifras entre el 15 y 16%. La única encuesta que lo pone delante de PPK es la de la Universidad Católica con un 20,8%.

Toledo sería el gran perdedor de esta jornada junto a Castañeda. El ex presidente tuvo hace 2 meses un 30% de intención de voto y ahora se encuentra rezagado. “En el 2000 Toledo tenía a los sectores más democráticos contra la dictadura. Ahora ya no, es visto como una opción más. Entonces PPK, Castañeda y él se han repartido una mitad entre 3”, opina el psicoanalista y científico social Jorge Bruce.

En cada conferencia de prensa, uno que otro periodista pregunta a los candidatos del lado del centro a la derecha por qué el discurso de Humala aún tiene aceptación en Perú a pesar de los altos índices de crecimiento económico.

El gobierno de Alan García lanzó una propaganda masiva con el lema ‘El Perú Avanza’ como si fuera el país de las mil maravillas. Pero lo cierto es que en el país andino aún hay una pobreza del 34%, teniendo cuenta que es considerado pobre el que vive con 3 dólares o menos. Entonces, la pregunta cae por su propio peso. ¿No es acaso pobre también el que vive con 4 ó 5 dólares al día también?

Para el historiador y analista político Antonio Zapata la gran subida de Humala, que hace 4 meses estaba en cuarto lugar se debe “al fracaso de la política del perro del hortelano de Alan García quien prometió un cambio responsable y que el modelo económico iba a incluir a los históricamente excluidos”. También prometió subirle el impuesto a las grandes compañías mineras para con ese dinero satisfacer ciertas demandas sociales, pero tampoco cumplió.

Hay otra explicación para este supuesto final de antología y eso se debe según Zapata a “el encono entre el centro y la centroderecha que ha conducido a una campaña muy agria entre sí”. Prácticamente PPK le quitó todos los votos del sector A/B (los más pudientes) a Toledo lo que hizo bajar al ex presidente de un 30% al 15% actual. Keiko Fujimori mantuvo su núcleo duro de 20% y eso le permitiría pasar a la segunda vuelta sin haber ganado más votos de los que ya tenía. Es como si PPK hubiera jugado-sin querer-para el fujimorismo. Esto muestra también un hambre por el poder y la falta de diálogo de opciones políticas similares.

En una conferencia PPK respondió que el voto de Humala es el voto de protesta, pero algo bien ha hecho Humala para pasar de un 14% a un 28 ó 30%. “Su éxito es producto de una campaña exitosa conducida con inteligencia y un lavado de cara. Fuerzas de centro izquierda democrática no han articulado una campaña viable y le dejaron la cancha libre”, apunta Zapata. “Han bajado las resistencias en contra de su candidatura. Está más cerca que nunca de ser presidente”.

Hablan la calle y las cifras
Según una encuesta de la empresa Imasen publicada en febrero de 2011 un 36,5% de peruanos consideró que el próximo gobierno debe cambiar radicalmente el modelo y otro 37,4% pidió cambios parciales, contra un 25,1% que sí quiere la continuidad. Es decir, hay un 70% que quiere cambios. Y no sólo eso, según un informe de Apoyo un 75% de los limeños tiene un ingreso de 2000 soles (unos 750 dólares) o menos.

Según el psicoanalista y científico social Jorge Bruce la culpa de la desigualdad se debe a la “frivolidad de gobiernos que no gobiernan, que se limitan a que los negociantes hagan negocios y piensan que con eso basta”.

En Perú uno podría entender que las preferencias electorales van según el sector socioeconómico, pero no necesariamente es así. En un barrio de clase media alta en el distrito de Surco el ingeniero Juan Capcha piensa votar por Keiko Fujimori. Al igual que Elisa Atapoma una mujer ama de casa que vive en la extrema pobreza en Pamplona Alta, un asentamiento humano de San Juan de Miraflores.

“Los sectores más bajos tienen una relación precaria con la democracia. Keiko, que representa al gobierno de su padre que los sectores desfavorecidos extrañan. Es una política clientelista para atender de manera visible a estos sectores construyendo colegios, regalando ollas, cocinas. Populismo con autoritarismo. Mientras tanto, la corrupción de las instituciones les tiene sin cuidado”.

Otra encuesta de Apoyo dio cuenta de que el sector A (el 5.5% de la población y el más rico) gana en promedio 12.118 soles mensuales (unos 4.300 dólares), mientras que el sector E (el 13% de la población) gana 660 soles al mes (unos 236 dólares). Lo que se concluye es que Lo primero que salta a la vista es la enorme inequidad, pues el sector A gana 18 veces más que el E (el más pobre).

Esta situación según Bruce, de sentimiento de exclusión “es producto directo de la concepción de este gobierno, con corrupción fuerte. Con el discurso que grandes corporaciones mineras, bancos, petroleras van reducir la pobreza y aumentar el empleo. Este triunfalismo agudizó el sentimiento de exclusión y abandono de la inmensa base de la pirámide, sectores D y E que engloba el bolsón de Humala y Keiko”.

El domingo los centros de votación abrirán a las 8 AM y cerrarán a las 4 PM. El órgano electoral peruano (ONPE) informó de que dará los primeros resultados a las 8 PM. Los especialistas recomiendan no fiarse de los resultados a boca de urna porque los candidatos están muy pegados. Los peruanos esperan no pasar por el martirio por el que pasaron en las pasadas elecciones municipales cuando se demoraron semanas dar a conocer los resultados.

Fuente: elmundo.es Leer más