Day: abril 20, 2010

El Salvador: Usan imagen de ‘Don Ramón’ contra la violencia

Pancartas con el rostro del recordado personaje de El Chavo del Ocho son usadas en El Salvador en una campaña contra el cobro de cupos.


La palabra “rentear” hace alusión al pago de la renta que hacía Don Ramón. (Difusión)

El rostro del personaje mexicano de la serie El Chavo del Ocho , Don Ramón, amaneció este martes en pancartas por distintas zonas de San Salvador como la imagen visible de un movimiento ciudadano salvadoreño que se opone a la violencia y a las extorsiones de las pandillas.

“Yo no me dejo rentear”, dice Don Ramón con grandes letras en color negro sobre una gran pancarta blanca con su rostro impreso que cuelga de un edificio abandonado frente a la céntrica plaza Libertad, en pleno corazón de la capital salvadoreña.

En la reconocida serie mexicana “El Chavo del Ocho”, que tiene como escenario un complejo de apartamentos al que llaman “La vecindad”, Don Ramón es el único entre todos sus vecinos que siempre reclama por el cobro de la renta de su apartamento y siempre se esconde del casero para no pagar.

De ahí que el movimiento ciudadano “Don Ramón”, cuyos dirigentes se mantienen en el anonimato, usen el rostro del personaje mexicano para transmitir su mensaje a los salvadoreños en contra de la violencia y las extorsiones o cobro de “renta” que cometen principalmente las pandillas.

Fuente: Perù21 Leer más

El feminismo académico urbano, obsesionado con el arbolito…

Carrie Hamilton (Sin Permiso) / Tomado de: REBELIÓN

El feminismo académico urbano, obsesionado con el arbolito de los cabarets y las revistas de pornografía para caballeros, es incapaz de ver el bosque.

El reciente documental de la BBC “Madres”, emitido en cuatro partes, fue suficiente para hacer llorar de desasosiego a cualquier feminista experimentada. Luego de la primera emisión de rigor sobre las feministas célebres de la segunda ola, y del espanto en la segunda semana con las madres consumistas post-feministas, ansiaba ver el final. Las “activistas” prometieron celebrar el resurgimiento del activismo feminista en la Inglaterra de hoy. Es muy desafortunado que este nuevo feminismo sólo aparezca como un pequeño grupo de mujeres londinenses que atrajeron la atención de los medios durante los últimos años con una única consigna: la violencia contra las mujeres.

A lo largo y ancho del planeta no es posible encontrar feminista alguna que no se haya indignado por la violencia sexual y doméstica, y también por la aplastante evidencia de la complicidad de los gobiernos y de los sistemas policiales y judiciales, que perpetúan la violencia y protegen a los perpetradores. Es correcto que la violencia contra las mujeres sea la mayor preocupación de los movimientos feministas. Sin embargo, este grave problema no puede ser entendido -ni afrontado- sin ponerlo en relación con otras formas de violencia o de opresión, como el racismo, las leyes que restringen el trabajo y la migración, y la pobreza. Pero los grupos caracterizados como “activistas” – Object y London Feminist Network – aún reflexionan sobre la violencia ejercida sobre las mujeres principalmente de manera aislada. Tienen miles de cosas que decir sobre la forma en que los medios convierten a las mujeres en objetos pero, extrañamente, poco que decir sobre el consumismo o el capitalismo.

Los temas preferidos de estas organizaciones parecen ser los cabarets, la pornografía, las revistas porno para caballeros y la industria del sexo en general. Esto es parte de una tendencia creciente del feminismo de clase media: los Feminist writers y los bloggers can’t seem to get enough de prostitución y pornografía. Pero, para la mayoría de las mujeres no son éstos los temas más importantes. ¿Por qué una trabajadora del sexo encarna mejor el sexismo que una mujer profesional competente a la que se le niega la promoción frente a un colega varón y más joven? ¿O que una jovencita que no recibe la educación que merece porque su familia es demasiado pobre para jugar la postcode lottery [esta expresión nació para referir a la imposibilidad de acceder al tratamiento de HIV por parte de las familias pobres, y significa que el lugar en el que se vive determina la calidad y el acceso a la atención de la salud. n.T] o para pagar las matrículas? ¿O que una mujer inmigrante que tiene a su hijo encerrado en un centro de detención?

Los problemas serios de violencia contra de las mujeres, y la opresión sexista en general, resultan groseramente simplificados cuando se los asocia constantemente con la industria del sexo. Las campañas feministas para eliminar el trabajo sexual bajo el lema de que es lo mismo que la violencia en contra de las mujeres no son sólo malas para las trabajadoras del sexo a las que desean proteger; son también mala cosa para el feminismo.

Centrar la atención en la violencia machista ejercida sobre las mujeres es malo para el feminismo porque coloca a las mujeres ante todo en posición de víctimas, mientras otorga poder a la policía masculina y a los políticos para que nos “protejan” de los “hombres malos”. Nos retrotrae al modelo agotado de dos géneros opuestos: hombre-masculino-agresivo contra mujer-femenino-pasivo. Esto no estorba al análisis –y por eso mismo, impide una oposición política efectiva- de la manera en que la violencia contra de las mujeres se relaciona con otras formas de violencia que sufren mujeres (y hombres). Pero, ante todo, es malo para el feminismo porque define las experiencias femeninas de sexo y sexualidad exclusivamente en términos de temor y peligro, reservando a los hombres el terreno privilegiado del deseo y el placer.

En los últimos 25 años, todos los que estuvimos cerca percibimos los ecos de los debates feministas sobre “las guerras al sexo” de los 80. Lo más deprimente sobre esta repetida historia es que los grupos como Object y LFN ignoran la riqueza de la teoría feminista de la representación, del deseo y la sexualidad, y también los estudios sobre las intersecciones entre sexismo, racismo y clase que se vienen realizando desde hace algunas décadas. Pero la responsabilidad por esta falta de reflexión teórica no puede ser imputada únicamente a las activistas. Tiene que ser compartida por las feministas académicas, muchas de las cuales abandonaron la esfera pública del debate político y del activismo en los últimos años. Esto también es malo para el feminismo.

Un retorno del diálogo entre el feminismo académico y el activismo podría ayudarnos a entender por qué tantas mujeres jóvenes de hoy se sienten atraídas por las formas de feminismo que enfatizan la violencia masculina sobre las mujeres, antes que cualquier otra forma de sexismo. Otras personas han observado que los actuales grupos de feministas jóvenes en Inglaterra están compuestos por mujeres “predominantemente blancas, de clase media y universitarias”. ¿Por qué esas mujeres privilegiadas se encuentran atraídas por un movimiento que las pone en primer lugar y fundamentalmente como víctimas del patriarcado?

Afortunadamente hay muchísimas otras feministas, procedentes de generaciones e historias distintas, que buscan los lazos entre la violencia contra de las mujeres y otras opresiones. Un grupo de ellas ha redactado recientemente un Manifiesto para un Feminismo del siglo XXI, en el que destacan la explotación de las mujeres en todos los ámbitos del mercado laboral, y no sólo en la industria del sexo, y reconocen que la sexualización de la sociedad es parte del capitalismo consumista de hoy. Éste es el tipo de feminismo cuyo renacer necesitamos hoy.

Carrie Hamilton es una activista feminista británica, profesora en la Escuela de Artes de la Universidad Roehampton en Londres, en donde es directora del Centre for Research in Sex, Gender and Sexuality (SeGS).

Traducción para www.sinpermiso,info: María Julia Bertomeu
Género con Clase


Publicado por Luis Edmundo Gálvez Trejo para Centro de Estudios de Género y Desarrollo CEGEDES …Espacio en construcción el 4/20/2010 06:07:00 PM

Leer más

NICARAGUA: Feminicidio aún es la principal causa de muerte violenta de mujeres en el país

20.04.10 –

Karol Assunção *

Adital –
“El feminicidio y/o femicidio sigue siendo la principal causa de muerte violenta intencional de mujeres, niñas, adolescentes y jóvenes en el país; es la manifestación extrema de la violencia que las mujeres sufren por su condición de ser mujeres y una flagrante violación de sus derechos humanos”. Esto es lo que concluye el Informe Trimestral Feminicidio 2010 en Nicaragua, de la Red de Mujeres contra la Violencia (RMCV).

Prueba de ello es que, solamente en los tres primeros meses del año, en Nicaragua se registraron 12 asesinatos de mujeres, de las cuales, cuatro eran niñas menores de seis años. El año pasado, el número de crímenes contra el sexo femenino tampoco fue bajo: 79 mujeres asesinadas según los datos de la RMCV.

De acuerdo con el informe, la mayoría de los asesinatos (67%) ocurrió contra mujeres en edad reproductiva, hecho que para la RMCV demuestra que “el feminicidio es la forma de controlar los cuerpos y la sexualidad de las mujeres”. Los crímenes también están relacionados con los celos, la venganza, el rechazo a iniciar o reiniciar la relación, la negativa de mantener relaciones sexuales.

La Red resalta además que los agresores, generalmente, son hombres que conviven o convivieron con las víctimas, tales como padre, (ex) marido, novio y ex-compañero. En el 66% de los casos, los responsables de los asesinatos utilizaron instrumentos cortantes, como cuchillos, navajas y hachas. El arma de fuego fue utilizada en el 17% de los casos y, en los otros 17%, las mujeres fueron víctimas de golpes y estrangulamientos.

A causa de esto, la Red denuncia al gobierno la necesidad de que se implementen medidas de prevención y de combate a la violencia contra la mujer, juzgando y condenando a los agresores. Además, destaca la importancia de que todas las mujeres tengan acceso a la protección, al apoyo, a la asistencia jurídica y a la reparación.

“Lamentablemente los operadores de justicia muestran su insensibilidad tipificando los asesinatos de mujeres, feminicidios y/o femicidios en los delitos de homicidio y parricidio, lo que ha impedido visualizar y cuantificar estos crímenes contra mujeres y niñas como el resultado de relaciones desventajosas de poder entre mujeres y hombres”, considera.

Campaña contra Feminicidio

Ante esta situación que vive Nicaragua, el país se unió a México, Honduras, Guatemala y El Salvador en la Campaña Regional Contra el Feminicidio y por el Acceso a la Justicia para las Mujeres. La actividad, que comenzó en febrero en México, tiene el objetivo de realizar acciones durante todo el año para llamar la atención de la sociedad sobre el problema.

La situación no es grave solamente en Nicaragua. En entrevista con Trinidad Vásquez, de la Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (ALC), la coordinadora de la organización Comunicación e Información de la Mujer (Cimac), Carolina Velásquez, afirmó que, en 2009, se registraron 2.300 feminicidios desde México hasta Nicaragua.

Informe completo de enero a marzo de 2010 de la RMCV está disponible aquí: http://www.reddemujerescontralaviolencia.org.ni/Notas/IETF2010.pdf

Traducción: Daniel Barrantes – barrantes.daniel@gmail.com

* Periodista de Adital

Fuente: Adilta Leer más

Talleres clandestinos: La firma Juliana Awada

martes 20 de abril de 2010

Elena Luz González Bazán (especial para ARGENPRESS.info)

El 10 de marzo de este año, se publicó en algunos medios que Juliana Awada, quien mantiene una relación sentimental con el actual jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, tiene en su haber la explotación de talleres clandestinos textiles.

El comunicado y la denuncia de La Alameda dice que fue denunciada, valga la redundancia, por Trabajo esclavo y violar las leyes de migraciones.

En el comunicado de La Alameda se confirma que: Juliana Awada basa su producción en talleres clandestinos con trabajo esclavo.

Todo esto tiene un relevamiento anterior: el 6 de marzo del corriente año, en la Revista Noticias se publica:”Juliana Awada: denunciada por trabajo esclavo”, al día siguiente, pero en la tapa del diario Crónica se titula así: “El glamour puede tener su lado negro”.

La denuncia data de octubre del 2006, La Alameda lo hizo ante el Juzgado Federal y ante el Ministerio de Trabajo por basar su producción en talleres clandestinos, donde se explota brutalmente a inmigrantes indocumentados por una paga miserable y donde existe, además, presumiblemente el delito de trata de personas con fines de explotación laboral, dice la denuncia.
En tal sentido es responsabilizada la firma Awada en violar la ley de migraciones (artículos 117 a 121) y la ley de trabajo a domicilio (artículos 4, 35 y 36) en los talleres donde confeccionan sus prendas y de los cuales es solidariamente responsable.

Esta denuncia se hizo el 18 octubre del 2006 ante la Fiscalía Federal de Patricio Evers e inmediatamente después recayó en la megacausa que en aquel entonces administraba el Dr Oyarbide.

En la parte específica de la denuncia sobre la firma Awada y Akiabara dice así:

La misma tiene dirección en Soler 5552, en Barrio Norte, la otra en Martínez.

3. AWADA / 4. AKIABARA

Dirección: Soler 5552 (1425). www.awadaonline.com.ar URBAN TREND SA. Dirección: Paraná 3745 L114 Buenos Aires Martínez – San Isidro CP: 1640.

LA FANTASIA: La página web de Awada destaca que «un equipo interdisciplinario de diseñadoras, modelistas y muestristas trabajan cada temporada en la realización de la colección, buscando nuevas tendencias, resaltando detalles, donde la terminación de cada prenda se hace con extremo cuidado y dedicación». La de Akiabara resalta que sus prendas «combinan distintos ejes conceptuales: lo militar se cruza con lo romántico y lo retro, y las texturas vinta ge con finos voiles. Además las telas más clásicas y formales se transforman con detalles constructivos con onda cargo y los algodones con delicadas terminaciones. Las rayas en distintas direcciones y estampados especialmente seleccionados; como floreados con un toque oriental, los lunares y algunos que con reminiscencias de los años ’70, vuelven a Akiabara una marca de tendencias con sello propio».
Que dice La Alameda: LA REALIDAD Talleres clandestinos que trabajan para Awada y Akiabara y tercerizan con otros talleres denominados ¨truchos¨ 1.Taller a cargo de Feliciano Mujica – Dirección: Cabildo 5083 – Villa Ballester – General San Martín. Fabricante: Awada. 20 costureros. Todos en negro. Algunos indocumentados. Fuera de convenio. Pago por prenda. Jornada superior a las 12 horas.

2. Taller a cargo de Ricardo Guaigua. – Dirección: Urquiza 6121 -Villa Ballester – General San Martín Fabricante: Awada/ Akiavara. 15 costureros. Todos en negro. Algunos indocumentados. Fuera de convenio. Pago por prenda. Hacen sacos y pantalones. 7 a 20 horas con retiro salvo dos familias que viven ahí. Terceriza con muchos pequeños talleres.
Continúa el informe de La Alameda: Ante la pasividad del Juzgado Federal frente a nuestra denuncia, en marzo de 2008 filmamos junto con equipos de América TV un informe de varios talleres clandestinos de San Martín que trabajaban para grandes marcas que fue emitido el 12 de marzo de 2008 al aire.
También dice el comunicado que el 14 de mayo de 2008 se denunció ante el viceministro de Trabajo Gastón Guarracino una nómina de 30 talleres de la provincia de Buenos Aires que trabajan para grandes marcas, en los cuales estaban incluidos los dos talleres de Awada de Villa Ballester que ya habían sido denunciados y filmados en 2006 y 2008.
A principios de marzo de este año, el costurero Osvaldo Martín García denuncia un taller clandestino de planchado y estampado que trabajaba para varias marcas, entre las cuales se encuentra Awada.

El costurero mencionado afirma que trabajaba en condiciones más que pésimos e inexistente salubridad e higiene, extensas jornadas de trabajo. Una paga miserable muy por debajo del convenio colectivo; que entre sus compañeros varios estaban indocumentados y vivían miserablemente en el taller y que su propia esposa tuvo que trabajar hasta las vísperas del parto por cesárea.

Agrega, en el video, que no tiene ventilación, el calor es insoportable, si la temperatura ambiente es de 35 grados, en el taller 60 grados, sin un lugar para comer, con un solo baño y además más de seis años en negro, como no le pagaron lo que le debían lo echaron porque fue a reclamar,

Este taller está ubicado en Valentín Virasoro 1638, Villa Crespo, Capital Federal y según el costurero denunciante nunca fue inspeccionado como corresponde.
Juliana Awada no es la primera vez que tiene denuncias, durante el anterior gobierno anterior las tuvo, es prima de Daniel Wada denunciado por el gobierno anterior y la Defensoria por su firma Cheeky, en enero de 2007.

El gobierno de Jorge Telerman denunció penalmente a 35 talleres y la Defensoría del Pueblo a más de 60. El actual gobierno no encontró ningún taller clandestino en la Ciudad.

Llamativo… realmente llamativo.

Este es el video

Pulse aquí para ver

FUENTES: Haydeé Dessal, El Sindical, Anred, fuentes propias.

Fuente: Argenpress Leer más

La pendiente resbaladiza de la maldad

Redes (4/03/10): La pendiente resbaladiza de la maldad

Tomado del Blog de la Dra. Susana Frisancho
http://blog.pucp.edu.pe/index.php?blogid=189 Leer más

Muere la voz femenina del movimiento por los derechos civiles

Dorothy Height, presidenta durante 40 años del Consejo Nacional de Mujeres Negras de EE UU, fallece por causas naturales a los 98 años
EL PAÍS – Madrid – 20/04/2010

• Dorothy Height, una de las fundadoras y líderes del movimiento por los derechos civiles en EE UU, ha muerto esta mañana temprano en Washington a la edad de 98 años, ha informado un portavoz del hospital Howard Universit, donde estaba ingresada desde el 25 de marzo. El portavoz ha precisado que su fallecimiento se ha debido a causas naturales. Durante 40 años, presidió el National Council of Negro Women (Consejo Nacional de Mujeres Negras) y dejó el cargo en 1997. Se trata de un movimiento con cuatro millones de miembros que fundó en 1935 el educador Mary McLeod Bethune, uno de los mentores de Height.
Height, nacida en el 24 de marzo de 1912 en Richmond (Virginia), formaba parte del grupo de líderes afroamericanos que emprendieron una cruzada en favor de la justicia racial y de la igualdad entre blancos y negros en EE UU tras la II Guerra Mundial. Desde la Guerra Civil estadounidense, los reglamentos obligaban a la separación de razas en los autobuses, restaurantes e instalaciones públicas en el sur, mientras que la discriminación racial mantenía a muchos afroamericanos sin acceso a barrios y empleos en el norte del país.
Desde sus inicios como trabajadora social, Height comenzó durante los años treinta su carrera como abogada defensora de los derechos civiles y a favor de la igualdad de la mujer, informa Reuters. La activista se centró en lograr el fin de la separación en las escuelas y también trabajó para evitar los linchamientos y la segregación en las Fuerzas Armadas, al tiempo que luchaba por acabar con un sistema legal discriminatorio y por el acceso libre a la vivienda pública en EE UU.
En los años treinta, participó en las protestas de Harlem, en los cuarenta, presionó a la entonces primera dama Eleanor Roosevelt para que se sumara a su causa, en los cincuenta luchó para que el presidente Dwight D. Eisenhower acabara con la segregación en las aulas y en los sesenta ayudó a Martin Luther King, Roy Wilkins, A. Philip Randolph, Whitney Young, James Farmer, Bayard Rustin y John Lewis a dibujar la estrategia que acabó con las leyes discriminatorias en EE UU. Según el obituario publicado en la web del Washington Post, Height fue una voz muy destacada y la mujer más influyente dentro del movimiento, pero nunca alcanzó la fama y la atención mediática de otros líderes (varones) de la comunidad negra de su tiempo.
En agosto de 1963, la activista estuvo en Washington junto a Luther King mientras él pronunciaba su mítico discurso I have a dream (Tengo un sueño). Más tarde, admitiría que se sintió decepcionada porque ninguna mujer hablara ese día en favor de los derechos de la mujer. Height fue invitada en 1963 a la firma de la Equal Pay Act, por la que John F. Kennedy puso fin a las leyes segregacionistas. En 1980, recibió el reconocimiento del Barnard College -uno de los colegios de la Universidad de Columbia-, el mismo centro que no la admitió porque ya se habían matriculado los dos negros que admitían al año. En 1994, Bill Clinton le concedió la Medalla Presidencial de la Libertad, el mayor honor nacional, y en 2004 recibió la Medalla de Oro del Congreso.

Fuente: El País Leer más

Yo decido vivir sin armas

Uniendonos a las voces de las Instituciones y Organizaciones que trabajamos contra la violencia, lanzamos esta campaña virtual contra la portacion de armas, hacemos el llamado a todos los hombres a decidirse contra la violencia y contra la posecion de armas, construir una nueva masculinidad sin violencia es posible… JUNTOS!!!

20100420-Yo decido vivir sin armas.jpg

Favor de reenviarlo a sus amigos y amigas, hagamos una gran cadena contra la posecion de armas y contra la violencia, abrazos.


Publicado por Hombres Contra la Violencia, el salvador para Hombres Contra la Violencia el 4/19/2010 10:30:00 AM Leer más

BOLIVIA: La voz de una dirigente ‘sin tierra’: ‘Necesitamos una verdadera reforma agraria

19.04.10 –

Sergio Ferrari *

Adital –
• “Somos miles y miles ‘sin tierra’, todavía, en Bolivia”
• “Apostamos a la soberanía alimentaria”
• “¡Qué los emigrantes económicos regresen!”

“De cada cien personas en mi país, la mitad no tiene tierras. Nuestro movimiento no cierra puertas sino que las abre a todos los que quieran participar. Luchamos por la tierra y el territorio para todos”, enfatiza Asunta Salvatierra Domínguez. Joven líder del Movimiento Sin Tierra (MST) de Bolivia, Salvatierra realiza una gira de cuatro semanas por Suiza, invitada por E-CHANGER (Intercambiar), organización de cooperación solidaria que apoya a esa organización contraparte desde 2005.

Con apenas 30 años, Salvatierra coordina las Mujeres del MST en los departamentos de Cochabamba, Chuquisaca y Potosí. Y participa de la dirección de ese movimiento al que ingresó hace una década. “Desde los 15 años empecé a militar por la causa de la tierra y la defensa del territorio. Al inicio no fue fácil, me discriminaron. Pero ahora ya soy respetada y mis compañeros me brindan toda su confianza”, explica con cierto orgullo. Entrevista exclusiva.

P ¿De Cochabamba a Friburgo, de Bolivia a Suiza. Un largo viaje y dos realidades muy diferentes?
Asunta Salvatierra: Así es. Hace cerca de seis meses que lo empezamos a preparar con la voluntaria suiza Mathilde Defferrard que nos apoya en la actualidad. Me siento muy feliz de estar aquí. Sería imposible para mí como mujer indígena llegar como turista y conocer este continente tan distante y diverso.

P: ¿Cuáles son sus primeras impresiones?
AS: Descubro otro mundo. Todo es tan diferente. Mucho orden. Lo único que me pone un poco triste es no entender el idioma. Ahora comprendo muy bien lo difícil que debe ser para las voluntarias de Suiza llegar a trabajar con nosotras, quienes hablamos sobre todo el quechua. Para ellas también nuestra realidad es otro mundo. Un gran cambio cultural. Lo estoy experimentando yo misma ahora. Es una reflexión que voy a transmitir a mis compañeras al regreso.

INDIGENAS Y CAMPESINAS

P: Hace mención al idioma quechua. ¿Se considera más indígena o campesina?
AS: Mi origen es indígena. Pero soy también campesina. Nuestra vida es la agricultura y somos las dos cosas. Aquí en Suiza escuché el término ‘campesinado’. En Bolivia lo usábamos antes. Ahora en la nueva Constitución Política del Estado que fue aprobada durante el Gobierno de Evo Morales, se habla de “indígenas y campesinos” como una unidad. Incluso, también, de campesinos originarios o pueblos originarios. Un término más largo pero que indica un concepto único.

P: Acaba de introducir el tema de la coyuntura política boliviana… ¿Cómo ve el MST la situación actual? ¿Cómo se sitúan con respecto al Gobierno?
AS: La familia sin tierra estuvo muy feliz cuando ganó un presidente indígena. Era una esperanza muy grande. Y en realidad se dieron bastantes logros: la recuperación de los recursos naturales; de los hidrocarburos; bonos para la tercera edad; apoyo a los niños estudiantes; sostén a las mujeres y a las madres embarazadas con derecho a la asistencia médica gratuita, etc.
Todo eso es un avance general. Pero nos faltan mejorías en la entrega de tierras y la defensa del territorio. El Gobierno ha redistribuido poco. Nosotros hemos recibido un asentamiento de 7000 hectáreas para 100 familias, en el Beni, pero en una región de inundaciones. Ahora no podemos trabajar porque hay medio metro de agua en los campos y la gente no puede cultivar con el agua hasta la cintura. Sentimos que es necesario agilizar la dotación (entrega) de parcelas. Somos miles y miles sin tierra en Bolivia que seguimos esperando y exigiendo…

SOBERANIA ALIMENTARIA

P: ¿Y cómo piensan que debería gestionar este tema el Gobierno?
AS: Debe hacer una nueva reforma agraria, de verdad, que favorezca a todas y todos los que necesitamos la tierra. Según nuestra tradición y costumbres, debería ser una distribución comunitaria. Todos comemos juntos y trabajamos también juntos. Esta modalidad colectiva nos permitiría proteger mucho mejor a la madre tierra. Sin semillas transgénicas, ni abonos, ni desinfectantes químicos. Promoviendo realmente la seguridad y la soberanía alimentaria.

P: ¿Qué significan para ustedes esas dos palabras?
AS: Algo que hasta ahora no logramos alcanzar. Tenemos tierras pequeñas que no producen lo suficiente. Y no nos resulta suficiente ni para una alimentación equilibrada ni para tener un excedente que permita mandar a estudiar a nuestros hijos. Queremos empezar a pensar en ellos, en su futuro, e incluso en la calidad de vida de nuestros nietos.

P: Habla siempre de tierra y territorio…
AS: Claro. La tierra es lo que cultivamos, hasta donde llega el arado. El territorio es más amplio: los recursos naturales; los vegetales y los animales: el medio ambiente correspondiente. En quechua tenemos tres palabras para representar estos conceptos.

NUEVOS DESAFÍOS PARA LA MUJERES

P: ¿Es difícil llegar a ser dirigente social siendo mujer?
AS: Al principio no fue fácil. No me consideraban, me subestimaban. Pero luego fui ganando un espacio. Éramos dos mujeres que exigimos la participación activa.
Ahora hay reconocimiento. Y otras van llegando a puestos de responsabilidad. Nos ayudó, también, la nueva realidad política boliviana con el actual Gobierno. Hay mujeres que son ministras, parlamentarias, dirigentes…

P: ¿Es normal, para las mujeres, participar en el movimiento?
AS: No. Por eso estaba muy contenta cuando en el último encuentro departamental de las sin tierra fuimos 63 que representamos a miles de compañeras. La mujer boliviana tiene mucho trabajo. Y no es fácil que pueda dedicar los fines de semana o las noches para eventos y reuniones. Sigue habiendo mucho machismo. Por eso peleamos también al interior de la familia para lograr la igualdad en la pareja. Por el momento son pocos los hombres que ayudan en las tareas del hogar. Pero estoy convencida que en algunos años más una gran mayoría va a poder participar.

P: El MST/mujeres ha recibido cooperación y voluntarias provenientes de Suiza…
AS: Comenzó con un apoyo material de las Mujeres Católicas Suizas para huertos colectivos. Luego recibimos a Veronique Blech, una primera voluntaria de E-CHANGER. Constituyó un aporte muy valioso para la capacitación. Me obligó a ejercitar el español que casi no hablaba hasta entonces. Aprendimos a usar la computadora, aunque al principio pensé que eso era sólo para especialistas. Ahora puedo entrar a Internet; mandar correos electrónicos; formular y redactar proyectos.
Desde hace más de un año contamos con el apoyo de otra voluntaria suiza, la socióloga Matilde Defferrard, con quien organizamos y preparamos este viaje a Suiza. Es un importante refuerzo institucional y para la formación. Hemos cuidado a nuestras voluntarias como flores y ese intercambio humano sigue siendo un gran aprendizaje y aporte mutuo. Recientemente SOLIFONDS nos acordó un proyecto para el Asentamiento “Tierra Nueva” que estamos construyendo. También Caritas de Milán, Italia, nos sostiene.
El apoyo del Gobierno boliviano a la familia sin tierra ha sido hasta ahora mínimo y por eso la solidaridad de afuera juega un papel muy trascendente.
Hemos recibido estos últimos años una solidaridad transparente. Y ha sido esencial para capacitarnos y formar a otras mujeres en temas esenciales para nosotras, como el de la tierra y el territorio. Ha sido esencial para nuestro avance en tanto mujeres y como movimiento.

P: ¿Una reflexión final?
AS: Dos temas después de estos primeros días de mi visita a Europa. Yo pensaba que el tema de la tierra era sólo importante para nosotros, las y los bolivianos, las y los latinoamericanos. Pero visitando una granja de producción biológica en Ginebra, me di cuenta que también es una cuestión muy importante en Suiza. Con la diferencia que nosotros, en Bolivia, tenemos muchas reservas fiscales y por eso exigimos una redistribución, una reforma agraria verdadera.
Otra experiencia que me conmovió. En Zürich, pude hablar, incluso en quechua, con compatriotas inmigrantes, por las ondas comunitarias de la Radio Lora. No me imaginaba que tendría esa posibilidad. Me puso muy feliz. Hasta 2005 el objetivo de miles de bolivianas y bolivianos era emigrar buscando un mundo nuevo en España y otros países. Como MST queremos decirles: ¡basta de emigración! Sería hermoso que los que emigraron por motivos económicos regresen. Y podamos recuperar nuestras tierras para trabajarlas todos y todas juntos.

*Sergio Ferrari, colaboración E-CHANGER con el apoyo de swissinfo
Link: www.e-changer.ch

Gira suiza de Asunta Salvatierra:
• La gira de Asunta Salvatierra en Suiza incorpora una decena de actividades públicas.
• Se inició en Zürich el pasado 14 de abril y finaliza en Friburgo, el 8 de mayo, con un encuentro en la Alta Escuela Pedagógica, donde participará un representante del Gobierno cantonal
• Incluye encuentros y debates en Ginebra, Bellinzona, Monthey, Lausana y Delemont. Y varias visitas a clases de gimnasio -secundaria pre universitaria-, en Friburgo.
• La campaña es organizada por E-CHANGER, y sostenida por una quincena de ONG y asociaciones helvéticas.
• Entre ellas Solifonds, Uniterre, Marcha Mundial de Mujeres/Suiza, Alianza Sur, Interagire/Misión de Belén Immensee, la Federación de Cooperación del Cantón de Vaud, Espacio Mujeres (Friburgo), Red Latinoamericana etc. Así como medios independientes de prensa. (Sergo Ferrari)

* Colaborador de Adital en Suiza. Colaboración E-CHANGER, ONG miembro de la Plataforma Comunica-CH

Fuente: Adilta Leer más

Mujeres conspiradoras

19.04.10 – BRASIL

Frei Betto *

Adital –
En esta cultura machista que nos anega apenas destacan las figuras heroicas de mujeres comprometidas en la Conjura Minera liderada por Tiradentes. Mujeres que asumieron el coraje de apoyar a los hombres que amaban, comprometidos con la principal conspiración de nuestra historia: la que pretendió liberar al Brasil del dominio portugués.

Mujeres que padecieron el dolor de ver a sus compañeros presos, torturados, desterrados, sus bienes confiscados, su infamia proclamada por sucesivas generaciones, sin la esperanza de que en el futuro pudieran volver a abrazarlos. Sólo una de ellas lo consiguió.

Tomás Antonio Gonzaga, un cuarentón, se apasionó por María Dorotea Joaquina de Seixas, 23 años más joven que él. Eternizada bajo el seudónimo poético de “Marilia de Dirceu”, los apasionados poemas habrían sido escritos antes de que el autor se enamorase de ella. Según Tarquinio J.B. de Oliveira, la verdadera “Marilia” es María Joaquina Anselma de Figueiredo, una viuda enriquecida, amante de Luis da Cunha Menezes.

Las desavenencias de alcoba entre el gobernador y el exoidor de Vila Rica habrían dado lugar a que éste redactase, bajo autoría anónima, las “Cartas chilenas”, en las cuales desprestigia a Menezes, llamado por el apodo de “Fanfarrón minesio”. Gonzaga, trasladado a Bahía, se valió del noviazgo con María Dorotea para prolongar su permanencia en Vila Rica y de ese modo encubrir su militancia en la conjura. La delación de Silverio dos Reis impidió que se casaran. El poeta, desterrado a Mozambique, constituyó allí una familia. María Dorotea falleció en Minas Gerais a los 85 años.

Bárbara Heliodora, mujer de Alvarenga Peixoto, habría evitado que su marido, una vez preso, pasase de conspirador a delator. Al ordenarse el secuestro de todos los bienes de los conspiradores, ella consiguió demostrar que estaba casada en separación de bienes y así mantener la posesión de lo que le pertenecía.

En mis tiempos de escolar los alumnos recitaban emocionados el poema que Peixoto, encarcelado en Rio de Janeiro, le dedicó: “Bárbara bella / del Norte estrella / que mi destino / sabes guiar. / De ti ausente / triste solamente / paso las horas / suspirando. / Por entre las piedras / de incultos matorrales / se me cansa la vista / de buscarte…”

El romanticismo creó el mito de que Bárbara Heliodora habría enloquecido al ver a su marido condenado al destierro en África. Las fuentes históricas atestiguan que supo manejar su patrimonio y educar a sus hijos José, Juan y Tristán, internos en el colegio de Itaverava.

Otra mujer que merece atención especial es Ignacia Gertrudis, a quien Tiradentes recurrió, en Rio, cuando le llegó la noticia de que lo perseguía el virrey. Viuda de Francisco da Silva Braga, portero de la Casa de la Moneda, vivía con su única hija, de 29 años, a la que Tiradentes había curado de una llaga cancerosa. Para evitar maledicencias por alojar al líder conspirador en casa de una viuda y de una moza soltera, llamó a su sobrino, el padre Ignacio Nogueira de Lima, y le encargó que buscara a su compadre, el joyero Domingo Fernandes da Cruz, que escondió a Tiradentes. Allí fue capturado.

Quitéria Rita era hija de Chica da Silva con el comerciante en diamantes Juan Fernandes de Oliveira. Chica había nacido esclava en la hacienda del padre del cura Rolim; era por tanto su hermana de crianza. El cura y Quiteria se amancebaron, aunque no vivieran bajo el mismo techo. Antes de ser apresado, Rolim cuidó de internar a Quitéria y a las hijas en el Asilo de Macaúbas (que sigo activo todavía hoy). Rolim pasó trece años encarcelado en Portugal. En 1805, a sus 58 años, regresó al Brasil y fue a tocar la puerta del Asilo, de donde rescató a Quitéria y a los hijos, instalándose en Diamantina. Cual fiel Penélope, ella nunca perdió la esperanza de volver a ver a su amado.

Hipólita Teixeira, rica y culta, se casó con el coronel Francisco Antonio de Oliveira Lopes. Preso el marido, y desterrado a África, ella vio todos sus bienes embargados. Pero contraatacó, en carta al vizconde Barbacena, gobernador de Minas, la delación de Joaquín Silverio dos Reis. Y también redactó y esparció avisos clandestinos dando noticias a los conjurados de que Tiradentes había sido apresado en Rio el 10 de mayo de 1789.

Historia es sustantivo femenino. A pesar de todo, en ella las mujeres suelen figurar como mera adjetivación de héroes masculinos. Es hora de que volvamos a los tiempos en que los hebreos resaltaban la actuación valiente de mujeres, hasta el punto de que la Biblia incluye tres libros con sus nombres: Rut, Judit y Ester. Sin contar la erótica del “Cantar de los cantares” y la gloriosa madre de siete hermanos mártires descrita en el 2º libro de los Macabeos.

Cualquier persona mínimamente ilustrada quizá sepa citar los nombres de los doce apóstoles de Jesús. ¿Pero quién se acuerda de que, en el grupo de discípulos, participaban también mujeres cuyos nombres están reseñados en el evangelio de Lucas (8,1): María Magdalena, Juana, Susana “y otras más”?

[Autor de la novela “Un hombre llamado Jesús”, entre otros libros. http://www.freibetto.org
Copyright 2010 – Frei Betto – Se prohíbe la reproducción de este artículo por cualquier medio, electrónico o impreso, sin autorización. Contacto – MHPAL – Agência Literária (mhpal@terra.com.br)
Traducción de J.L.Burguet]

* Escritor y asesor de movimentos sociais

Fuente: Adital Leer más

UN VIDEOJUEGO JAPONES QUE SIMULA VIOLACIONES

El juego del terror

Es de origen japonés e incita al usuario a ser protagonista de violaciones múltiples y reiteradas, incluso a niñas. Se vende en el país y ya hay reclamos para que sea prohibido.

Por Mariana Carbajal

Un videojuego de origen japonés que simula violaciones de mujeres y que ha generado una oleada de repudios y reacciones para sacarlo de la venta en distintos países se puede conseguir en la Argentina a través de Internet en sitios de descargas y de subastas. Ante esta situación y a partir de un llamado de atención de la Cámara de Diputados, la Dirección Nacional de Política Criminal, del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, acaba de emitir un dictamen con una serie de recomendaciones para prohibir la distribución y comercialización del cuestionado software. Además, en diálogo con Página/12, el secretario de Justicia, Héctor Masquelet, adelantó que promoverá desde esa cartera la redacción de una propuesta legislativa para regular los contenidos de los videojuegos, como en otros países.

El juego se llama Rapelay (rape significa violación en inglés) y comienza con la salida de la cárcel del protagonista principal de la historia, un hombre que para vengarse de una adolescente que lo denunció por intento de violación de una amiga, decide abusar de ella, de su madre y de la hermana de 12 años. Es un videojuego de rol de tipo interactivo: el jugador se mete en la piel del protagonista, del violador, y elige las formas de agresión. Puede violar virtualmente a las tres mujeres en una estación de tren, en un parque, en baños públicos. El “riesgo” que corre el protagonista es que las víctimas puedan quedar embarazadas a medida que aumenta el número de violaciones. En esos casos, el violador debe obligarlas a abortar, de lo contrario pueden incrementarse las posibilidades de que la adolescente lo mate a puñaladas y finalizar el juego. El grado de violencia sexual que transmite el videojuego es extremo.

El dictamen de la Dirección de Política Criminal –al que accedió Página/12– advierte que los contenidos del videojuego “representan una clara apología del delito en relación a los ilícitos como abuso sexual, violación, delitos contra la integridad sexual, torturas, discriminación contra la mujer y pederastia, entre otros”. Además, el organismo señala que la comercialización y venta del producto, distribución y difusión de sus contenidos y acceso y divulgación violan el artículo 128 del Código Penal, que reprime con prisión de 6 meses a 4 años al que produzca, divulgue o propague “por cualquier medio toda representación de un menor de 18 años dedicado a actividades sexuales explícitas o toda representación de sus partes genitales con fines predominantemente sexuales”. Entre otras medidas, la Dirección de Política Criminal, encabezada por Mariano Ciafardini, recomienda al Ministerio de Justicia “arbitrar las medidas necesarias para evitar el ingreso al país a través de las autoridades competentes” y “notificar a las empresas nacionales que brindan el acceso a Internet de las posibles sanciones penales que pueden caberles por la publicación del videojuego para la descarga ilegal o difusión de imágenes del mismo por su contenido ilícito”. También aconseja prohibir la venta del producto en sitios de subastas argentinos, donde actualmente se puede conseguir. La Dirección de Política Criminal detectó que un usuario de la empresa Mercado Libre subastó el videojuego y finalizó la operación el 23 de setiembre de 2009.

El organismo se abocó al tema luego de que la Cámara de Diputados expresara a fin del año pasado su preocupación por la existencia en el país del Rapelay. La violencia que trasmite el videojuego se analizó en la Comisión de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia a partir de un proyecto de un grupo de diputadas y diputadas socialistas, entre ellas, Silvia Augsburger, quien finalizó su mandato en diciembre. La iniciativa pedía al Poder Ejecutivo que “adopte las medidas necesarias para impedir el ingreso y difusión en la Argentina de este tipo de juegos que humillan y degradan los derechos humanos básicos de las mujeres”. Y recordaba que en 2007 la venta del Rapelay fue prohibida en Gran Bretaña por parte de su Parlamento por considerarlo “ultraviolento”.

En realidad, Rapelay ya lleva varios años en el mercado. Fue lanzado en 2006. Es un videojuego de tipo animé producido por la empresa Illusion Software, con sede en Japón, especializada en la venta de productos interactivos para adultos de contenido erótico o pornográfico. Se encuentra dentro del género hentai (que en japonés significa perversión o transformación), “caracterizado por mostrar o representar en su contenido imágenes de personas desnudas o escenas de sexo de tipo pornográfico”, explica el dictamen. “Las características interactivas del juego brindan la posibilidad al jugar de desvestir a las víctimas, abusar de ellas sexualmente a través de una mano virtual, forzar situaciones de sometimiento mediante el uso de determinados elementos (esposas, por ejemplo) y elegir la forma de violación”, describe el informe, elevado al secretario de Justicia.

Organizaciones de mujeres en distintas partes del mundo realizaron campañas para sacar el videojuego de la venta, entre ellas Equality Now, que trabaja a favor de la protección y la promoción de los derechos humanos de las mujeres en distintos países y en cuya junta directiva, entre especialistas de distintos países, está la abogada rosarina Susana Chiarotti. En su sitio, Equality Now destaca que el fabricante del software retiró de la venta Rapelay, pero sigue vendiendo juegos similares de pornografía extrema en forma de dibujos animados que incluyen a mujeres y niñas que son violadas y agredidas sexualmente de distintas formas. El problema es que Rapelay se encuentra disponible en docenas de sitios de Internet, de forma gratuita. “Obviamente es muy difícil detener la actividad en Internet. Pero los gobiernos tienen un papel en la regulación de este tipo de pornografía infantil extrema, tanto en sus países como en Internet”, señaló Taina Bien-Aime, de Equality Now, en declaraciones a la CNN. En ese sentido, consideró que el gobierno japonés debe “prohibir todos los juegos que promueven y simulen la violencia, la tortura y el acoso sexual”. A mediados del año pasado, el Comité de Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer le hizo a Japón un llamado en ese sentido. Los videojuegos del género hentai, sin embargo, siguen fabricándose en ese país. Y el Rapelay no es difícil de conseguir.

FUENTE: http://m.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-144086-2010-04-18.html

Enviado por foro permanente de estudios sobre masculinidades Leer más

1 2