Day: noviembre 4, 2009

Estudio sobre el consumo de energia por sexo en algunos países europeos

27/10/2009

El gasto total de energía en los hogares se ha estimado en diferentes estudios de décadas recientes y muchos han sido explicados en términos de los niveles de ingresos/gastos. Los estudios de patrones de consumo por género demuestran que los hombres consumen mayores cantidades de carne que las mujeres y manejan por distancias más largas, lo cual podría indicar que los hombres gastan más energía. En este estudio se ha calculado los patrones de uso de energía total que utilizan mujeres y hombres en cuatro países europeos (Alemania, Noruega, Grecia y Suecia) al estudiar hogares de personas solteras. Se encontraron diferencias importantes en dos países en cuanto al gasto total de energía, Grecia y Suecia. Las diferencias más grandes entre mujeres y hombres se encontraron por los viajes y comidas afuera, alcohol y tabaco, donde las mujeres usan mucha más energía que las mujeres. Se sugiere que estos resultados tienen implicaciones políticas importantes para la UE, la cual busca transversalizar el género en todas sus actividades para disminuir el gasto total de energía.

La referencia bibliografica exacta de este estudio es:
Räty R. and Carlsson-Kanyama A. 2009: Energy consumption by gender in some European countries. Energy Policy (2009), doi: 10.1016/j.enpol.2009.08.010

Y se encuentra disponible en:
http://www.sciencedirect.com/science?_ob=ArticleURL&_udi=B6V2W-4X3VM2D-3&_user=10&_rdoc=1&_fmt=&_orig=search&_sort=d&_docanchor=&view=c&_acct=C000050221&_version=1&_urlVersion=0&_userid=10&md5=f0526cc18e37b36b81228d8ba71548c2

Fuente: generoyambiente.org Leer más

Convocatoria: Profesor-Investigador – Ciencias Sociales

México

El Colegio de México, A. C. convoca a las personas interesadas en ocupar hasta tres plazas de Profesor-Investigador de tiempo completo con adscripción al Centro de Estudios Sociológicos a que presenten sus solicitudes para tal efecto. Una de las plazas tendrá afiliación compartida con el Programa Interdisciplinario de Estudios de la Mujer. La convocatoria está abierta tanto a mexicanos y mexicanas como a extranjeros y extranjeras que cumplan los siguientes requisitos:

1 – Grado de doctor en alguna de las ciencias sociales, otorgado por una universidad o centro de enseñanza superior de reconocido prestigio.

2 – Experiencia docente, con capacidad para la enseñanza de teoría o metodología.

3 – Experiencia e intereses de investigación principalmente, aunque no de manera exclusiva, en una de las siguientes áreas: educación, estudios de género, familia y migración, sociología política.

4 – Obra publicada de calidad y originalidad reconocidas.

5 – Para los residentes en México, ser miembros del sistema Nacional de Investigadores (SNI), o en su defecto poseer todos los requisitos para ingresar al SNI en la primera oportunidad existente. Los extranjeros deberán tener una categoría académica equivalente.

6 – Tener disponibilidad y vocación para la investigación y la docencia, así como motivación para realizar una carrera académica en El Colegio de México.

BASES

El plazo para la presentación de candidatos inicia el 20 de octubre y concluye el 1 de marzo de 2010. Las solicitudes deben constar de:

– Una carta personal de presentación donde se especifiquen los motivos por los que el (la) solicitante desea ingresar al Centro de Estudios Sociológicos de El Colegio de México;
– Un currículum completo con comprobantes;
– Un currículum resumido, de no más de tres cuartillas;
– Una propuesta de investigación de no más de cinco cuartillas;
– Dos cartas de referencia académicas;
– Destacar las tres publicaciones más importantes realizadas por la persona solicitante.

La solicitud debe ser enviada a: Dirección del Centro de Estudios Sociológicos Comisión para la Selección de Personal Académico del CES El Colegio de México Camino al Ajusco # 20, Pedregal de Santa Teresa México, D. F., 10740.

De acuerdo con los reglamentos vigentes, la contratación de nuevos académicos se realiza por tiempo y obra determinados, que equivalen a periodos anuales y a proyectos específicos de investigación, además de actividades docentes.

Existe un plazo mínimo de tres años y máximo de seis para que los profesores que ingresaron a la institución obtengan la planta, en los términos del Estatuto del personal Académico de El Colegio de México.

La remuneración se estipula en conformidad con las aptitudes del candidato seleccionado, tomando en consideración experiencias de investigación, docencia y publicaciones, entre otros aspectos, y ajustándose a las normas y reglamentos vigentes en la institución.

Dado que esta convocatoria se origina por las plazas vacantes de la que se puede disponer en el CES debido al proceso de renovación generacional que se ha iniciado en esta institución, quienes sean seleccionados/as para ocuparlas tendrán el derecho a afiliarse al plan de jubilación complementaria de El Colegio de México, para jubilarse entre 65 y los 70 años de edad.

El procedimiento de selección constará de cuatro etapas:

1 – Recepción de solicitudes.
2 – Selección de candidatos (as) para participar en la siguiente etapa.
3 – Visita al Centro de Estudios Sociológicos de los (as) candidatos (as) seleccionados. En esta etapa, los candidatos serán entrevistados. Además se les podrá solicitar que dicten una conferencia, impartan una clase, o lleven a cabo alguna otra actividad que la Comisión juzgue adecuada para una mejor evaluación.
4 – Comunicación del resultado. La decisión de la Comisión será inapelable. Si así lo considera pertinente, la Comisión podrá declarar los puestos como vacantes.

La fecha de inicio de contratación será el 1° de agosto de de 2010. Para mayor información, dirigirse a los teléfonos (5255) 54493000 exts. 3131 ó 3164. Correo electrónico: directorces@colmex.mx

Hugo Huberman
Educador
Facilitador de Género, paternidades y familias.
http://hombrespadresfamilias.blogspot.com/
Buenos Aires
0054 11 47830070
Celular 0054 154 041 0518 Leer más

La Teología Feminista y Yo

03.11.09 – CUBA

Daisy Rojas *

Adital –
He aceptado la responsabilidad de dialogar sobre la teología feminista porque tengo la práctica de confrontarla realidad, con principios trascendentes de la Biblia.

He aprendido a distanciar la letra fría -que sólo trasmite las costumbres de un pueblo distante geográfica y culturalmente, como es el pueblo judío-, de las cosas que son verdaderamente importantes. Estudiar las leyes, historia, cultura, inclusive, los errores humanos cometidos por los antiguos pueblos, nos aporta información a nuestro bagaje cultural, sin embargo no creo que sea ejemplo digno a ser imitado, ya que ser eminentemente patriarcal y, por tanto, someter a las mujeres a opresión salvaje y a exclusión sin límites, son sólo algunos ejemplos que recogen sin disimulo los escritos bíblicos.

Como miembro de la Iglesia Bautista “Ebenezer” de Marianao en la pastoral de género, se ha incluido el tema de masculinidad, el cual hemos trabajado por muchos años, claro, con las resistencias propias de una sociedad que heredó del capitalismo maneras peculiares de entender las relaciones de poder expresadas, entre otros ámbitos, en la familia, espacio donde por tradición se trasmiten, de generación en generación, hábitos, valores, imaginarios, y también estereotipos. Cuba es un país que no por revolucionario ha logrado liberarse totalmente de estos lastres.

En paralelo, me he vinculado a diversos espacios de articulación internacional como la Convergencia de los Movimientos de los Pueblos de las Américas (COMPA), la Marcha Mundial de Mujeres, siendo parte activa de su Comité Nacional. Como este encuentro intenta poner en diálogo nuestra base bíblica y teológica con las luchas de los movimientos sociales, siento que este testimonio está en perfecta armonía con el tema.

Durante mi vida he tenido varios encuentros importantes. Por una parte, el cristianismo, de la manera liberadora que lo siento, me provee de esperanzas y me hace inconforme y rebelde. La revolución cubana, por otra, me amplió el concepto restringido del amor que se empeña en remendar con limosnas lo que la justicia se encarga de solucionar de manera definitiva. Pero luego apareció la educación popular de la mano de Pablo Freire. Ella definitivamente me dio el método que buscaba para escuchar a las mujeres de mi comunidad.

A esto se suma, en las últimas décadas, la influencia de una mujer extraordinaria Clara Rodés, mi pastora, que me hizo evaluar las relaciones de poder que se dan en todas las esferas de la vida. Todas estas experiencias, de una u otra forma, agudizaron mi sentido crítico ante las injusticias que se ponen de manifiesto so pretexto de preconceptos teológicos, culturales, morales. Clara fue visionaria en esto pues ella misma compartió sus estudios y opiniones con la comunidad, una comunidad que no excluía a los hombres, porque según ella “la cuestión no es una lucha de géneros, sino hacer un acto de reparación, un acto de justicia”.

Toda esta mezcla de aprendizajes me condujo a discutir con Abraham por haber abandonado a Agar en el desierto, (la madre de su hijo Ismael), con su hijo en brazos, para complacer a su esposa Sara. Pero también, sufrí con Tamar, por el capricho de su hermano de poseerla a la fuerza para luego rechazarla, dejándola en medio de aquella sociedad patriarcal, abandonada a su suerte. Mis “nuevas” lecturas de la Biblia me llevaron a rebelarme ante el hecho de que la mujer sea valorada por su útero fértil, mientras aquella que es estéril, sea considerada una mujer maldita y despreciada. Procrear no puede ser el único valor que la dignifique. No justifico el hecho de que las discípulas de Jesús apenas son mencionadas en el texto sagrado, y eso nos lleva a desconocer sus nombres o que los doce apóstoles hayan sido todos varones.

Esta nueva mirada me permitió releer pasajes bíblicos que en otras ocasiones había interpretado de manera diferente, haciéndome un poco cómplice de los patriarcas y hasta disimular los errores que habían cometido con mis hermanas de aquellos tiempos.

Hacer teología feminista es partir de la experiencia de vida de las mujeres que han vivido en opresión, es ver a un Jesús solidario con ellas, dejándose tocar y bendecir por prostitutas aunque por su conducta fuera cuestionado por los hombres de su época.

La teología, desde la mirada de las mujeres, debe potenciar ese otro descubrimiento de un Dios que las acompaña, acoge y anima para la justa lucha en donde todas seamos libre. La relectura popular de la Biblia desde la experiencia feminista ha ayudado no sólo a denunciar la marginación, exclusión, y opresión de que han sido objeto las mujeres, sino que ha aportado herramientas para la lucha y la reivindicación de todas. Es, sin duda, una herramienta para empoderar a las mujeres cristianas que, en ocasiones, han estado en la retaguardia de las luchas en comparación con otros sectores.

Cuando en Cuba las mujeres se superan, rompen esquemas tradicionalistas. A raíz del triunfo revolucionario de 1959, se incorporaron al trabajo productivo, pero a las mujeres de iglesia les costó mucho más tiempo y esfuerzo enfrentarse a la jerarquía eclesial, exigir su ordenación como pastoras, ocupar responsabilidades intelectuales y de dirección y compartir aquellas, no menos importantes, labores de aseguramiento que en ciertos momentos eran tareas propias de las mujeres de iglesia. La Biblia, tal y como nos la enseñaron, no ayudaba a este proceso de cambio porque además de haber sido escrita en época patriarcal, donde las mujeres no aparecen ni en las estadísticas, durante mucho tiempo fue explicada y enseñada por los hombres, lo cual justifica su invisibilización como protagonistas.

A partir de mi experiencia personal, propongo algunos retos para el futuro.

• La teología feminista no sólo debe leerse desde la perspectiva de las mujeres, sino que sea una reflexión y una herramienta para quienes luchen por derribar todo tipo de opresión y discriminación en las relaciones de poder. Hombres y mujeres deben ocuparse de establecer nuevos tipos de relacionamiento, no sólo entre los seres humanos, sino también con toda la creación.
Que la teología feminista forme parte también de la proyección de nuestra labor educativa, sobre todo en función de nuestras niñas y niños.

• Dejar de ver la teología feminista en un marco estrecho, sólo como la lucha por las reivindicaciones de las mujeres. Ella va más allá, incluye la lucha por la justicia social.

• Derribar los mitos en torno al feminismo, sobre todo aquellos que le hacen el juego a los que ven con naturalidad la humillación, el anonimato, el sufrimiento, y la exclusión a la que hemos sido sometidas, intentando descalificar la lucha por supuestos errores del pasado.

[* Ponencia presentada en el Simposio Internacional de Movimientos Sociales y Teología en América Latina, La Paz, Bolivia, 13-17 de agosto de 2009].

* Miembro de la Iglesia Bautista “Ebenezer” de Marianao (Cuba) en la Pastoral de Género

Fuente: adital.com.br Leer más

Si ella es más joven, mucho mejor

La diferencia de edades es un factor positivo en la relación de pareja. Ahora que está de moda que la mujer sea mayor que el hombre, un estudio demuestra que la clave de la felicidad es justamente al revés: ellas deben ser menores.

Aunque conforman la “pareja perfecta” de Hollywood, Demi Moore y Ashton Kutcher están condenados a divorciarse tarde o temprano. Y la causa sería justamente aquello que los hace tan especiales: el hecho de que ella sea mayor que él.

Es que, a pesar del aumento de las relaciones de mujeres mayores con hombres jóvenes, una investigación realizada por expertos de la Universidad de Bath, Estados Unidos, reporta que, para la felicidad de un matrimonio, sigue siendo mejor que el hombre sea mayor que la mujer.

Y si, además, la mujer tiene una educación superior que la del marido –o, simplemente, es más inteligente– se puede asegurar que esa relación de pareja durará hasta que la muerte los separe.

Para el estudio, publicado en la revista European Journal of Operational Research, se analizaron las entrevistas con cerca de 1.500 parejas, casadas o en una relación comprometida, y se hizo el seguimiento de, al menos, mil durante cinco años, para ver cuáles habían sobrevivido.

Los investigadores descubrieron que si la esposa es cinco o más años mayor que el marido, hay tres veces más probabilidad de que el matrimonio acabe en divorcio que si tienen la misma edad. ¡Con razón Laura Bozzo y Cristian Zuárez terminaron! Su relación estuvo destinada al fracaso desde el principio.

Por el contrario, si él es mayor que ella, las posibilidades de felicidad marital se incrementan.

El divorcio: mala estrella

De otro lado, aquellos que jamás se han divorciado tienen mejores perspectivas, pero las parejas en las que sólo una de las partes se ha divorciado son menos estables que aquellas en las que ambos son divorciados.

El doctor Emmanuel Fragniere, quien encabezó el estudio, dice que hombres y mujeres escogen pareja en base “al amor, la atracción física, la similitud de gustos, creencias y actitudes y valores compartidos”.

Según Fragniere, valerse de “datos objetivos” como la edad, el nivel educativo y el origen cultural, “podría reducir el número de divorcios”.

Por cierto, no se trata de incentivar la proliferación de “viejos verdes”, aquellos caballeros sesentones que dejan a su pareja de años para ir detrás de alguna veinteañera que calme sus ímpetus hormonales. Fragniere y compañía se refieren a parejas donde la diferencia de edad no es excesiva, para que puedan compartir intereses y pasatiempos.

En cuanto a la diferencia cultural, no se ha dado una explicación. Probablemente, se trata de que una mujer mejor formada intelectualmente podrá conducir apropiadamente la relación.

Fuente: La República Leer más