Day: julio 5, 2009

Canciller de facto: Obama es un negrito que no sabe nada de nada

Canciller de facto: Obama es un negrito que no sabe nada de nada
“Dejad a los hondureños que resuelvan sus problemas”, afirmó Ortez durante una entrevista dada a la prensa local, en la que aseguró que la administración estadounidense permite “lo que sea

El ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno de facto en Honduras, Enrique Ortez, expresó este domingo que el presidente estadounidense Barack Obama, es un “negrito que no sabe nada de nada” respecto a la situación que vive la nación centroamericana tras el golpe de Estado contra el mandatario legítimo Manuel Zelaya.

“Dejad a los hondureños que resuelvan sus problemas”, afirmó Ortez durante una entrevista dada a la prensa local.
Aseguró que la administración estadounidense permite “lo que sea” y que ya no “es defensor de la democracia”, como reacción al desconocimiento que transmitió Obama al gobierno de facto liderado por Roberto Micheletti.

“Ellos permiten lo que sea. Ya Estados Unidos no es el defensor de la democracia. En primer lugar el presidente de la República, que lo respeto, el negrito, no conoce dónde queda Tegucigalpa”, argumentó.

Agregó que “nosotros somos los que conocemos dónde está Washington y somos los obligados como país pequeño, un pigmeo democrático, a aclararles las concepciones y a leerle, tal vez en su idioma, lo que está pasando”.

El canciller de facto inició su crítica a la gestión estadounidense luego de ser preguntado acerca de una supuesta amenaza de intervención militar de Venezuela u Nicaragua a Honduras, el funcionario dijo que no era posible que EE.UU, esté de acuerdo con ambos países latinoamericanos.

Al ser interrogado por el entrevistador sobre una posible intervención militar venezolana y nicaragüense y el posible respaldo tácito de Estados Unidos, Ortez arremetió contra la Administración Obama.

Fuente: radio Nacional de Venezuela Leer más

Honduras: Varios muertos y un toque de queda después

Honduras: Varios muertos y un toque de queda después
Publicado el : 6 Julio 2009 – 3:38 de la mañana

| Por Redacción InformaRN

Manuel Zelaya ha visto fracasado su intento de poder llegar hasta Tegucigalpa y ser reinstalado en la presidencia de Honduras.

P.J.Gámez-Cersosimo

Tanquetas y decenas de soldados apostados en la pista de aterrizaje impidieron que el avión en el que volaba el derrocado presidente Manuel Zelaya pudiera hacer su descenso en Tocontín, el aeropuerto internacional de Honduras.

Zelaya había partido horas atrás desde Washington rumbo de Tegucigalpa en un jet privado, en un intento de ser reinstalado en el poder de Honduras.

Una vez en vuelo, Zelaya ordenó a las fuerzas militares de su país despejar las pistas de Tocontín: “Soy el comandante general de las Fuerzas Armadas, electo por el pueblo, y le pido al Estado Mayor de las Fuerzas Armadas que cumplan esa orden de abrir el aeropuerto”, había dicho Zelaya.

Agregando: “El pueblo está en las calles. Retenga a esas tropas, general (…) Retenga esa masacre”.

Desde tempranas horas del día, miles de manifestantes al depuesto presidente se habían concentrado a las puertas del aeropuerto internacional de Honduras, produciéndose fuertes enfrentamientos con los militares del país, de acuerdo a las imágenes emitidas en directo por la cadena Telesur.

Por lo menos dos manifestantes habrían muerto por impacto de bala durante los forcejeos con los militares, y más de una decena se encuentran heridos.

Los hechos se produjeron en el extremo sur de la pista del aeropuerto Toncontín, cuando los militares rechazaron a un grupo de manifestantes que intentaba entrar por la fuerza a ese lugar mientras esperaban la llegada de Zelaya.
Un mar de personas marchaban bajo el grito de “Queremos a Mel” y “fuera los traidores golpistas”.
El ejército respondió abriendo fuego y con gases lacrimógenos para contener la marea humana que quería tomar el control de la única pista de aterrizaje de Tocontín.
Junto con Zelaya viajaba Miguel d’Escoto, presidente de la Asamblea General de la ONU. En otro avión volaban los presidentes de Argentina, Cristina de Kirchner y Rafael Correa, de Ecuador, rumbo a San Salvador, acompañados por José Miguel Insulza, Secretario General de la Organización de Estados Americanos.
Nuevamente se ha impuesto en el país centroamericano un toque de queda a partir de las 00.30 GMT. Los medios radiales y televisivos del país han dejado de emitir señal, programando solamente música.
Entretanto, Zelaya se reunirá de forma inmediata en San Salvador con los otros presidentes latinoamericanos que lo apoyaron en su intento de regresar a Honduras.

El mismo Zelaya se ha encargado de responsabilizar a Washington de no hacer lo suficiente para restablecer el orden democrático en Honduras.

Contexto
Es posible que ni Oliver Stone imaginara tan alta cuota de realismo latinoamericano: cuatro presidentes de América Latina en ejercicio acompañando a un presidente depuesto por militares para reinstalarlo en el poder, sumándose a la comitiva el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, y millones de latinoamericanos siguiendo en real-time el desenlace de uno de los momentos más emblemáticos en la historia del continente, como tratándose de un partido de fútbol o una opereta más de la dolida democracia regional.
Está mucho en juego: el ejercicio y equilibrio de las democracias en el hemisferio latinoamericano, porque la consolidación del gobierno golpista en Honduras abre un agujero del cual se asoman fantasmas golpistas y ánimas que pueden verse tentadas a imitar el accionar del Ejército hondureño, al derrocar al presidente Manuel Zelaya y al saber que no pudieron ser removidas de su proceder antidemocrático y golpista.

Posición Latinoamericana.-
De hecho la comunidad internacional del continente se juega mucho de su prestigio en esta crisis política.
El cerco internacional sobre Honduras ha sido categórico; la posición de México determinante; el rol de la OEA ejemplificador; la actitud de Brasil de consenso; y la distante actitud de Washington que anuncia que la región está lo suficientemente madura para saber quitar la mala hierba que se ha asomado en Tegucigalpa.

La expulsión de Honduras de la OEA es un hecho categórico en la historia de la diplomacia de América Latina, y sencillamente Honduras no puede actuar como lo hizo Haití bajo el gobierno golpista de Raúl Cedrás, aislándose de la comunidad internacional y descendiendo a un averno de mafias, narcotráfico y redes de contrabando. El mismo Raúl Castro, desde La Habana, ha condenado el golpe militar de Honduras

Insulza sabe que estamos ante uno de los momentos más flacos y acaso siniestros de la historia moderna del hemisferio, porque un presidente constitucional ha sido removido de su cargo por deseo y orden de un ejército actuando al servicio de los poderes consolidados de ese país centroamericano: las viejas oligarquías, terratenientes, banqueros y medios de comunicación que vieron amenazados sus privilegios en el momento en que Manuel Zelaya apostó por un pragmatismo de izquierdas, aunque sin ajustarse tampoco a las leyes democráticas.

¿Fisuras diplomáticas ?
Si bien América Latina condenó de forma inmediata el golpe militar contra Manuel Zelaya, hay distintas posiciones ahora respecto del regreso de Zelaya a Tegucigalpa.

Costa Rica y Canadá encabezan un frente que recomendó a Zelaya postergar su vuelta a Tegucigalpa, para evitar que la historia se escriba con un puño de sangre. Todas las iglesias católicas de la región han seguido esta postura.

El gobierno de Roberto Micheletti, quien asegura que en Honduras no ha habido un golpe de Estado sino una sucesión constitucional, recuerda que contra Manuel Zelaya existe una orden de captura por 18 delitos que se hará efectiva una vez pise suelo hondureño.

Ante el intento de Zelaya de regresar al país, Micheletti dijo en tono categórico: “Zelaya nunca será restituido en el poder”, garantizando que el 29 de noviembre se realizarán las elecciones generales previstas y el 27 de enero entregará el mando al vencedor.

Como era de prever, la maniobra de Manuel Zelaya de regresar a su país ha empeorado la crisis política, la cual ha involucrado a todos los países latinoamericanos, produciéndo también la condena categórica de la Unión Europea y Estados Unidos.

Fuente: radio Nederland Leer más